settings icon
share icon
Pregunta

¿Apoya la Biblia la práctica católica de la anulación del matrimonio?

Respuesta


Dentro de la Iglesia Católica, los siete sacramentos del Bautismo, la Eucaristía, la Confirmación, la Unción de los Enfermos, la Reconciliación (Penitencia), el Matrimonio y el Orden Sagrado se consideran la manifestación externa de la gracia interior, instituida por Cristo. Son los componentes mismos de la salvación tal como la Iglesia Católica Romana lo enseña. La Iglesia Católica enseña que los sacramentos mismos -en su opinión, el fundamento de la salvación- no se pueden desechar fácilmente. Sólo si el sacramento no era lícito desde el momento en que fue conferido, se puede renunciar a él. Reconociendo el hecho de que eso puede ocurrir de vez en cuando, la Iglesia Católica ha creado el proceso de anulación del matrimonio católico, que declarará inválido un sacramento desde el principio.

Una anulación se denomina propiamente una Declaración de Nulidad. Aunque se puede aplicar a cualquiera de los siete sacramentos, se solicita con más frecuencia para el matrimonio. Ya que la Iglesia Católica sostiene que una pareja casada no puede divorciarse por ninguna razón, un divorcio no es reconocido por la Iglesia Católica como un final válido de un matrimonio. De ello se desprende que un sacerdote católico no casará a aquellos individuos que se hayan divorciado, incluso si el divorcio se produjo antes de unirse a la Iglesia Católica, e incluso si el divorcio se produjo antes de que el divorciado comprendiera realmente las consecuencias.

Cuando se emite, una anulación no pone fin a los efectos que la Iglesia Católica Romana enseña que confiere el sacramento. Más bien, la anulación declara que el sacramento en cuestión no era válido desde el principio, y quien lo recibe es tratado como si nunca hubiera recibido el sacramento. Esto no significa que los hijos del matrimonio se consideren ahora nacidos fuera del matrimonio o que los ex-cónyuges hayan cometido algún tipo de fornicación. Significa que el sacramento recibido fue de alguna manera defectuoso.

La Iglesia Católica concede las anulaciones por diversos motivos. Las razones más comunes que se presentan ante los tribunales son la falta de la debida discreción, el consentimiento defectuoso y la incapacidad psicológica. Algunas anulaciones son por tecnicismos menores y raramente implican más que rellenar los formularios correctos; por ejemplo, si una de las partes tenía un vínculo previo (estaba casada en el sentido católico de la palabra) en el momento de la boda. También existe el defecto de forma, que incluye los matrimonios celebrados por un ministro no católico o las bodas celebradas fuera de una iglesia católica. Más de la mitad de las anulaciones concedidas son por defecto de forma.

Pero, ¿es el concepto de anulación del matrimonio católico un concepto bíblico? Con respecto a que el matrimonio es un sacramento, por favor lee nuestro artículo sobre los siete sacramentos católicos ("¿Son bíblicos los siete sacramentos católicos?"). El concepto católico romano del matrimonio como un sacramento en sí mismo no es bíblico. Para empezar, esto pone el concepto de anulación en un terreno inestable. La doctrina católica se basa tanto en las Escrituras como en la tradición de la Iglesia. Basándose en las palabras de Jesús, "lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" (Mateo 19:6, Marcos 10:9) y en la tradición de la Iglesia de que recibir un sacramento crea una marca indeleble en el alma del receptor, la Iglesia enseña que un matrimonio NO PUEDE terminar. La Iglesia no ignora Mateo 5:32 y 19:9 que permiten el divorcio sólo en el caso de adulterio de la otra parte. No, la forma en que se maneja esto es mucho más inquietante. Según una traducción católica de la Biblia, Mateo 5:32 y 19:9 dicen así "Quien se divorcia de su mujer (A MENOS QUE EL MATRIMONIO SEA ILEGAL) la hace cometer adulterio, y quien se casa con una mujer divorciada comete adulterio". El concepto de "matrimonio ilegal" no se encuentra en las traducciones no católicas; más bien, Jesús habla de "infidelidad (matrimonial)", "adulterio" o "fornicación". No parece haber ninguna base textual para la elección de las palabras en la traducción católica, excepto para apoyar la propia doctrina de la Iglesia Católica.

Aunque Jesús enseñó que el divorcio sólo fue escrito en la Ley debido a la obstinación del ser humano (Mateo 19:8) y que la intención original de Dios era que los cónyuges nunca se separaran (Génesis 2:24), Él hace la excepción en casos de inmoralidad sexual/infidelidad matrimonial. La enseñanza de la Iglesia Católica sobre el matrimonio no ignora este hecho; por el contrario, traduce erróneamente las Escrituras para apoyar su propia enseñanza antibíblica del matrimonio como algo interminable, y luego crea el proceso de anulación para permitir una forma sancionada por el catolicismo de terminar dicho matrimonio declarándolo inválido. El proceso de anulación del matrimonio católico es antibíblico en el sentido de que Jesús sólo permitió la inmoralidad sexual/infidelidad matrimonial como base para terminar un matrimonio, y el proceso de anulación permite muchas, muchas razones, pero no la única razón que Jesús mencionó. La Iglesia Católica no acepta la única razón bíblica para el divorcio como válida y, de hecho, crea una nueva lista de razones no bíblicas para que un matrimonio termine.

La práctica de anulación de la Iglesia Católica Romana no es bíblica. Se basa en un concepto no bíblico, el de los sacramentos que confieren la gracia. Es esencialmente un "escape" de lo que la Biblia define como matrimonio. Ignora lo que la Biblia dice sobre el matrimonio, el divorcio y la infidelidad matrimonial. Esencialmente, la práctica católica de la anulación del matrimonio es una forma antibíblica de escapar de una doctrina que en sí misma es antibíblica.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Apoya la Biblia la práctica católica de la anulación del matrimonio?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries