settings icon
share icon
Pregunta

¿Es pecado ver pornografía con mi cónyuge?

Respuesta


Con la proliferación de Internet y la decadencia de las normas morales de la sociedad, la pornografía se está convirtiendo en una realidad cada vez más presente para muchas personas. Incluso las parejas cristianas se preguntan a veces si la pornografía puede tener un factor tranquilizador si se ve con el cónyuge como parte de su relación privada. Algunas parejas sienten la necesidad de hacer más excitante su relación sexual y creen que ver pornografía juntos aumenta el disfrute de su propia relación sexual. La pornografía apela a la lujuria de los ojos y de la carne. Sabemos que se condena la lujuria en las Escrituras (Job 31:1; Mateo 5:28), pero si la relación sexual se limita a un marido y una mujer, ¿es malo ver pornografía con el cónyuge?

Sí, ver pornografía es un pecado por muchas razones, incluso cuando se ve con el cónyuge. En primer lugar, la pornografía visual toma una unión sagrada e íntima y la convierte en un deporte para espectadores. Por definición, la pornografía involucra al menos a dos personas no casadas que participan en un comportamiento sexual ilícito frente a una cámara. Dios diseñó esta intimidad sólo para un esposo y una esposa (Mateo 19:5; Efesios 5:31). Los actos sexuales son, por naturaleza, privados. Aquellos que endurecen sus corazones al grado de poder cometer tales actos privados frente a los espectadores, están abusando del diseño de Dios. Y los que disfrutan viendo pornografía están participando en ese abuso. Romanos 1:32 puede aplicarse aquí, ya que describe la espiral moral descendente de aquellos que se oponen a Dios: "Quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican".

Otro aspecto negativo de ver pornografía con el cónyuge es que al hacerlo están invitando a extraños a su dormitorio. Se crea un trío virtual; aunque nunca piensen en participar en un ménage à trois en carne y hueso, lo están haciendo en sus mentes. Ver pornografía con tu pareja es una forma de adulterio virtual. Es como si uno dijera: "Mi cónyuge no es lo suficientemente sexy, así que he invitado a un extraño más sexy para que me ayude". Puede que los cónyuges se toquen mutuamente, pero están tocando visualmente los cuerpos de extraños adúlteros. Nada de eso es placentero en absoluto para el Señor. Jesús dijo: "Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios". No hay manera de dejar que tu corazón se deleite con imágenes infames y pornográficas y permanecer lo suficientemente puro para ver a Dios.

La tercera y más evidente razón por la que ver pornografía siempre es malo, ya sea con un cónyuge o a solas, es que la motivación para hacerlo es la lujuria (Colosenses 3:5; Mateo 5:28). La lujuria es un deseo irresistible de algo que Dios ha prohibido (Proverbios 6:25). Si ver la desnudez de otras personas es necesario para desear el sexo con el cónyuge, entonces eso es lujuria. Ver pornografía es darle permiso a Satanás para que se infiltre en nuestro pensamiento, dañe nuestro corazón y llame "sucio" a lo que Dios llama "muy bueno" (Génesis 1:26-31).

Los parámetros de Dios para el sexo son para nuestra seguridad y bienestar. Están ahí para proteger a nuestras familias y nuestros propios corazones. Dios espera que practiquemos el dominio propio en todas las áreas de la vida, incluida la sexualidad (Proverbios 25:28; 1 Corintios 7:9). Cuando permitimos que la lujuria, la sexualidad o cualquier deseo nos controle, hemos entregado el señorío de nuestras vidas a algo que no es Jesús.

El deseo de ver pornografía es una clara señal de que las prioridades se han desviado. La excitación sexual se ha convertido en algo más importante que la intimidad espiritual, la conexión emocional o el honor mutuo. Por lo general, uno de los cónyuges insiste en la idea de ver pornografía con el otro, quien acepta simplemente para mantener la paz. Sin embargo, esto es una violación del mandato de Dios de someterse el uno al otro por reverencia a Cristo (Efesios 5:21). Cristo nunca pediría a alguien que disfrutara y participara en el mismo pecado por el que murió y perdonó (Efesios 5:22). El amor "no se goza de la injusticia" (1 Corintios 13:6). Hay formas más saludables de reconectarse con un cónyuge en lugar de invitar al pecado a la relación. Ver pornografía a solas o con cualquier otra persona, incluido el cónyuge, es pecado.

Primera de Tesalonicenses 4:3-7 es tan relevante hoy como lo fue cuando se escribió, y podemos aplicar su verdad al concepto de ver pornografía con un cónyuge: "pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios;

que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación". Dios nos llama a la santidad, y la pornografía es impura; por lo tanto, nunca es el deseo de Dios que nos involucremos con la pornografía por ningún motivo.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Es pecado ver pornografía con mi cónyuge?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries