¿Por qué la sana doctrina es tan importante?



 

Pregunta: "¿Por qué la sana doctrina es tan importante?"

Respuesta:
Pablo le encarga a Tito: "Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina" (Tito 2:1). Dicha orden deja en claro que la sana doctrina es importante. Pero, ¿por qué es importante? ¿Realmente lo que creemos marca la diferencia?

La sana doctrina es importante porque nuestra fe se basa en un mensaje específico. Toda la doctrina de la iglesia contiene muchos elementos, pero el mensaje principal se define claramente: "Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; [y]. . . que resucitó al tercer día, conforme a las escrituras" (1 Corintios 15:3-4). Estas son las incuestionables buenas nuevas, y son de "de vital importancia". Cambiar ese mensaje y la base de la fe, hace que cambiemos a Cristo por algo diferente. Nuestro destino eterno depende del escuchar "la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación" (Efesios 1:13; ver también 2 Tesalonicenses 2:13-14).

La sana doctrina es importante, porque el evangelio es un deber sagrado, y no nos atrevemos a manipular la comunicación de Dios al mundo. Nuestro deber es entregar el mensaje, no de cambiarlo. Judas expresa un sentido de urgencia para guardar la fe: ". . . me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos" (Judas 1:3; ver también Filipenses 1:27). "Contender" lleva la idea de luchar incansablemente por algo y de dar todo lo que tiene. La biblia incluye una advertencia de no agregar ni de quitar a la palabra de Dios (Apocalipsis 22:18-19). En lugar de modificar la doctrina de los apóstoles, recibimos lo que nos han transmitido y guardamos "la forma de la sana enseñanza, con fe y amor que es en Cristo Jesús" (2 Timoteo 1:13).

La sana doctrina es importante porque lo que creemos afecta lo que hacemos. El comportamiento es una extensión de la teología, y existe una correlación directa entre lo que pensamos y cómo actuamos. Por ejemplo, dos personas se paran en la parte alta de un puente; uno cree que puede volar, y el otro considera que no puede volar. Su siguiente acto será bastante diferente. De la misma manera, un hombre que cree que no hay tal cosa como el bien y el mal, naturalmente se comportará de manera diferente a un hombre que cree en las normas morales bien definidas. En una de las listas de pecados que se encuentran en la biblia, se mencionan cosas como la rebelión, el asesinato, la mentira y el comercio de esclavos. La lista concluye con "y para cuanto se oponga a la sana doctrina" (1 Timoteo 1:9-10). En otras palabras, la verdadera enseñanza promueve la justicia; el pecado florece cuando se opone a la "sana doctrina".

La sana doctrina es importante porque debemos verificar la verdad en un mundo de mentira. "Muchos falsos profetas han salido por el mundo" (1 Juan 4:1). Hay cizaña entre el trigo y lobos en medio de las ovejas (Mateo 13:25; Hechos 20:29). La mejor manera de distinguir la verdad de la mentira, es saber cuál es la verdad.

La sana doctrina es importante porque el final de la sana doctrina es la vida. "Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren" (1 Timoteo 4:16). Por el contrario, el final de la falsa doctrina es la destrucción. "Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo" (Judas 1:4). Cambiar el mensaje de la gracia de Dios, es hacer algo "pecaminoso", y la condena de tal acción es grave. Predicar otro evangelio ("que en realidad no es evangelio para nada"), conlleva un anatema: "¡que caiga bajo maldición!" (Gálatas 1:6-9).

La sana doctrina es importante porque anima a los creyentes. Un amor por la palabra de Dios trae "mucha paz" (Salmo 119:165), y "los que anuncian la paz. . . los que publican salvación" son realmente "hermosos" (Isaías 52:7). Un pastor "debe retener la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen" (Tito 1:9).

La palabra de la sabiduría es: "No traspases los linderos antiguos que pusieron tus padres" (Proverbios 22:28). Si podemos aplicar esto a la sana doctrina, la lección es que debemos preservarla intacta. Que nunca nos alejemos de "la sincera fidelidad a Cristo" (2 Corintios 11:3).


Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué la sana doctrina es tan importante?