GotQuestions.org > Español > Preguntas acerca de La Vida Cristiana > Por qué me creó Dios / Por qué me hizo Dios

¿Por qué me creó Dios? ¿Por qué me hizo Dios?


Pregunta: "¿Por qué me creó Dios? ¿Por qué me hizo Dios?"

Respuesta:
En el sexto día de la creación, Dios hizo algo que no había hecho antes. Cuando creó el mundo y todo lo que hay en él, se limitó a decir que todo existía (Génesis 1). Sin embargo, en el sexto día, metió la mano en el barro y formó al hombre. En ese momento "sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente" (Génesis 2:7). El aliento de Dios creó un alma eterna en el hombre. Dios hizo a la humanidad a Su imagen y semejanza; es decir, Adán y Eva eran más parecidos a Él que cualquier otra cosa que hubiera creado (Génesis 1:27). Los seres humanos vivirían para siempre, al igual que Dios. Dios dijo a la primera pareja que debían ser fructíferos y multiplicarse y llenar la tierra y sojuzgarla (versículo 28). Los creó con un propósito, y todas las personas que vinieron después fueron creadas también con un propósito.

En toda la Biblia hay indicios de las razones por las que Dios nos creó. La primera pista está en el Jardín del Edén. Génesis 2:15 dice que Dios tomó al hombre que había creado y lo puso en el jardín para que lo cuidara. Dios había creado un cuidador para Su tierra. Le dio al hombre el dominio sobre todo lo demás y le dio un trabajo que hacer (Génesis 1:28). El primer trabajo del hombre fue nombrar a todos los animales (Génesis 2:19-20). Dios podría haber nombrado a los animales él mismo, sin embargo, le gustaba trabajar con Adán de la misma manera que un padre amoroso disfruta viendo a su hijo en edad preescolar aprender una habilidad. Así que fuimos creados para trabajar, pero no para trabajar de la forma en que solemos definirlo. El trabajo fue diseñado para ser una forma gratificante de experimentar a Dios al trabajar en armonía con Él para alcanzar Sus objetivos.

Sabemos por el Salmo 139:13-16 que cada uno de nosotros fue formado por Dios mientras estábamos dentro de nuestras madres. Somos Sus obras maestras, creadas por Él con propósitos únicos (Efesios 2:10). Dios está íntimamente involucrado en nuestra creación: "Me llegó la palabra de Yahveh, diciendo: 'Vino, pues, palabra del Señor a mí, diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones'" (Jeremías 1:4-5). Esta afirmación, por sí sola, debería maravillarnos. El Señor Dios Todopoderoso, Creador del universo, nos elige individualmente y luego nos crea exactamente como Él quiere que seamos. Las Escrituras establecen claramente que cada ser humano fue creado por Dios por medio de él y para él (Colosenses 1:16).

Si vamos a cumplir nuestro propósito, tenemos que consultar la Biblia. La Biblia nos dice quién es Dios, quiénes somos nosotros y cómo debemos vivir nuestras vidas. Muchas personas tratan de encontrar un propósito en la felicidad, la diversión o la popularidad porque no son conscientes de que Dios tiene un propósito mayor para sus vidas. Tristemente terminan vacíos y frustrados. En realidad, no lo necesitan. Dios nos ha dado Su Palabra (la Biblia) para que podamos aprender quién es Él y quiénes somos nosotros. Cuando la consultamos para obtener orientación, hemos abierto la hoja de ruta que nos lleva a nuestro propósito.

Una cosa que aprendemos es que Dios nos ama y demostró ese amor enviando a Su Hijo, Jesús, para mostrarnos cómo es Él (Juan 14:9). Aunque Dios nos ama, nuestro pecado nos ha separado de Él (Romanos 3:23; 6:23). Jesús vino a la tierra y se ofreció por nosotros. Tomó el castigo que nuestro pecado merece (2 Corintios 5:21). Dios lo resucitó de entre los muertos tres días después, demostrando que Jesús es el Señor de todo, incluso de la muerte (Romanos 10:9-10). Luego Dios decretó que todo aquel que ponga su fe en Jesús será perdonado y entrará en una relación con Él (Juan 3:16-18). Así que el primer deseo de Dios para cada ser humano es que lleguemos a conocerlo a través de la fe en Su Hijo. Cuando sepamos quién es Él, podremos descubrir quiénes somos nosotros.

El objetivo de Dios para cada uno de Sus hijos es que adquiramos un parecido familiar. Él quiere que seamos como Jesús (Romanos 8:29). Por eso nos da dones espirituales que nos permiten servirle de manera sobrenatural (1 Pedro 4:10; 1 Corintios 12:7-11). Cuando aprendemos a caminar en armonía con Dios y usamos nuestros dones para servir a otros, estamos viviendo nuestro propósito.

Dios nos creó con un propósito, sin embargo, ese propósito será diferente para cada persona porque cada uno es único. Ser creados a la imagen de Dios significa que fuimos creados para ser espejos de la gloria de Dios - espejos únicos que reflejan los diversos aspectos de Su naturaleza. Un espejo sólo sirve para reflejar otra cosa. Un espejo es inútil cuando está cubierto de barro; de la misma manera, cuando estamos cubiertos de pecado y alejados de Dios, no estamos viviendo el propósito para el que fuimos creados. Ahora bien, cuando respondemos a la oferta de salvación de Dios y permitimos que Su Espíritu Santo nos limpie, nos volvemos hacia nuestro Creador, y Su gloria se refleja en nuestras vidas. No es nuestra luz o belleza lo que el mundo necesita ver, sino la suya (Juan 8:12; 9:5).

Miqueas 6:8 nos dice lo que Dios espera de nosotros: "Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide el Señor de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios". Dios nos creó para caminar con Él, hablar con Él, descubrir Sus atributos y bendecir el mundo desde esa perspectiva. Actuar con justicia es mantenernos en un estándar más alto que el que seguía nuestra vieja naturaleza pecaminosa (1 Corintios 10:31). Tratamos de aprender los mandatos de Dios para poder obedecerlos. Amar la misericordia es convertirnos en canales de la misma misericordia y gracia que nos rescató (Tito 3:5). Ofrecemos el perdón a los que nos ofenden y dejamos el juicio final a Dios (1 Corintios 4:5). Caminamos humildemente con nuestro Dios cuando nos mantenemos cerca de Él en los buenos y en los malos momentos, agradeciéndole todo lo bueno que nos da y corriendo hacia Él cuando nos sentimos amenazados (1 Tesalonicenses 5:18; Proverbios 18:10). Cuando caminamos humildemente con nuestro Dios, acumulamos tesoros en el cielo a medida que buscamos conocer y seguir Su voluntad. Al vivir nuestra vida en la tierra para Su gloria, podremos llegar un día a Su presencia sabiendo que hemos cumplido el propósito para el que nos creó (1 Timoteo 6:18-19; Mateo 6:20; Lucas 19:17).

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué me creó Dios? ¿Por qué me hizo Dios?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana