GotQuestions.org > Español > Preguntas acerca de La Vida Cristiana > Persona que complace a los demás

¿Cómo puedo dejar de ser una persona que complace a los demás?


Pregunta: "¿Cómo puedo dejar de ser una persona que complace a los demás?"

Respuesta:
Complacer a la gente es la motivación que lleva a una persona a tomar decisiones basadas únicamente en el nivel de aprobación que cree que va a recibir. La codependencia y la habilidad están relacionadas con la complacencia de las personas; dentro de un marco bíblico, complacer a las personas equivale a la idolatría.

Los que agradan a las personas han aprendido que es bueno agradar a los demás, así que dirigen sus palabras y acciones en la dirección que ofrece la mayor aprobación. A primera vista, aquellos que complacen a la gente parecen ser desinteresados, amables y generosos. Sin embargo, bajo la superficie, son terriblemente inseguros y creen que la aprobación equivale a valor. Con el tiempo, descubren que tratar de complacer a la gente todo el tiempo no sólo es agotador, sino que es imposible. Algunos de ellos pueden empezar a manipular las relaciones y las situaciones para conseguir la satisfacción relacionada con las respuestas agradables de los demás. Así que el término "complaciente" es en realidad un término erróneo. Este tipo de personas se esfuerzan por complacer a todo el mundo porque intentan complacerse a sí mismas.

Algunas personas, por naturaleza, son más propensas a complacer a la gente. Estas personas, que se muestran complacientes y sensibles, a menudo son muy conscientes de las respuestas de los demás, y por eso miden sus palabras y sus decisiones para evitar reacciones negativas. A veces ven esta característica como algo positivo, comparando su actitud de complacer a la gente con las acciones desinteresadas del Señor Jesucristo (véase Hechos 10:38). Sin embargo, la diferencia entre el servicio desinteresado de Jesús y las acciones de una persona que complace a la gente radica en el motivo. Jesús vivió para glorificar y obedecer a Su Padre (Juan 8:29). Él amaba, daba y servía a la gente, pero tampoco tenía miedo de decir lo que había que decir, incluso cuando la gente se enojaba. A veces reprendía a la gente en público por su hipocresía y falta de fe (por ejemplo, Mateo 23:15). Parece que le importaba poco la aceptación de Sus palabras por parte de los oyentes. Dijo exactamente lo que había que decir, aunque eso le llevó a la muerte (Marcos 15:1-2; Juan 18:37). Jesús era lo contrario de una persona que complacía a la gente.

Podemos tomar medidas para dejar el hábito de complacer a la gente, reconociendo primero que es un pecado. Cuando lo que nos motiva es la popularidad, hemos cambiado de dios, y eso es idolatría. Cuando permitimos que cualquier cosa nos controle, aparte del Espíritu Santo, nuestros corazones han erigido un santuario a un dios competidor (Efesios 5:18; Gálatas 5:16, 25). Buscar la aprobación de los seres humanos falibles en lugar de buscar la aprobación de Dios es un camino resbaladizo hacia el error. Juan 12:43 nos dice que, incluso en los días de Jesús, algunas personas creyeron Su mensaje pero se negaron a seguirlo porque "amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios". Complacer a la gente puede llevarnos a la separación eterna de Dios cuando dejamos que eso determine nuestras decisiones.

Cuando reconocemos que nuestras inclinaciones para complacer a la gente son pecado y nos arrepentimos al respecto, debemos encontrar una motivación alternativa. Primera de Corintios 10:31 nos dice que nuestro motivo en todo debe ser glorificar a Dios. Cuando desarrollamos una relación íntima con Él a través de la fe salvadora en Jesús, Él se convierte en nuestro enfoque. Cambiamos nuestra lealtad de la adoración a nosotros mismos a la adoración a Dios. Nuestra meta ya no es complacernos a nosotros mismos sino complacerlo a Él (Colosenses 1:10). Hallamos una inmensa libertad cuando rompemos el control que la gente tiene sobre nuestras vidas. En lugar de tratar de complacer a cien voces, sólo debemos escuchar a una (Juan 10:27). Al final de cada día, hay una sola pregunta importante para un cristiano: "Señor, ¿te he agradado hoy, así como sé que debo hacerlo?" Cuando la respuesta es "sí", podemos deleitarnos en el deleite de Dios. Hallamos nuestra aprobación en lo que Él dice que somos.

Otro paso importante para superar la adicción de complacer a la gente es proteger nuestros corazones contra la codicia. La envidia alimenta el deseo de agradar a la gente cuando anhelamos la aprobación o la popularidad de otra persona. Esto es más evidente en los adolescentes que idolatran a las estrellas de rock y a los deportistas, aunque los adultos también son culpables de esto. Complacer a la gente por envidia es más frecuente de lo que creemos, y la mayoría de nosotros puede encontrar rastros de ello en alguna parte de nuestras vidas.

Complacer a la gente nos impide ser todo lo que Dios nos ha llamado a ser. Nos hace callar cuando deberíamos hablar y nos amenaza cuando hablamos. Una forma peligrosa de complacer a la gente en la iglesia de hoy en día se ve en 2 Timoteo 4:3: "Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias". Los predicadores cuyo deseo es atraer multitudes y vender libros, cultivan el pecado de complacer a la gente y lo llaman "ministerio". Atraer multitudes no es un pecado, pero cuando la motivación es complacer a la gente y no a Dios, hay un problema. Si los apóstoles hubieran complacido al pueblo, nunca habrían sido martirizados por su fe.

No podemos servir a dos señores (Mateo 6:24). No podemos estar totalmente dedicados al evangelio de Cristo y totalmente dedicados a la aprobación de la gente. No se mezclarán. Esa puede ser una razón por la que Jesús hizo del discipulado un camino tan estrecho. Dijo: "Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame" (Lucas 9:23). Una parte de negarnos a nosotros mismos es crucificar nuestra necesidad de agradar a la gente y de caerles bien (1 Tesalonicenses 2:3-5; Gálatas 1:10).

Afirmamos como Pedro: "Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres". (Hechos 5:29). No es nuestra tarea hacer feliz a la gente. Más bien, debemos vivir como las mejores personas que podamos ser, servir al Señor en todo lo que Él nos llame, morir diariamente a nuestros propios deseos egoístas y recibir nuestra recompensa de Él (1 Corintios 4:5). Cuando ese sea el objetivo de nuestra vida, dejaremos de estar complaciendo a la gente.

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo puedo dejar de ser una persona que complace a los demás?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana