¿Cómo un cristiano debería considerar los medicamentos recetados?


Pregunta: "¿Cómo un cristiano debería considerar los medicamentos recetados?"

Respuesta:
Muchos cristianos luchan con sus decisiones para aceptar terapias médicas válidas, tales como el uso de medicamentos recetados. La biblia no nos dice mucho sobre este tema, pero si examinamos los propósitos de los medicamentos recetados, podemos presentar un planteamiento ideal para sus usos basados en principios bíblicos. Sabemos por las escrituras que el mal estado de salud, la enfermedad y la muerte, son el resultado del pecado en el mundo. Gran parte del ministerio terrenal de Jesús tenía que ver con la lucha contra esa maldición, cada vez que Él sanaba a las personas dondequiera que iba (ver Mateo 15:31). Jesús es la representación exacta de la sustancia de Dios (Hebreos 1:3), y cuando sanaba a las personas, estaba mostrando la compasión de Dios y Su identidad como el gran médico que un día restaurará la salud de toda la creación (Romanos 8:18-25).

Entonces, se deduce claramente del ministerio de Jesús que el buscar la sanidad no es malo; de hecho, ¡es lo correcto! Además, Lucas, el escritor del evangelio de Lucas y del libro de Hechos, era un médico (Colosenses 4:14). El Dr. Lucas pudo no haber entregado recetas de la manera que los médicos lo hacen hoy en día, pero él estaba en el negocio de cómo tratar las dolencias físicas del pueblo, utilizando los medicamentos y tratamientos de su época.

En los días previos a los medicamentos recetados, las personas buscaban que su dolor se aliviara de otras maneras. El alcohol se menciona en Proverbios 31:6-7 como algo que se le daba a los enfermos terminales y a otros que sufrían. También en 1 Timoteo 5:23, Pablo aconseja a Timoteo que beba un poco de vino para aliviar su afección estomacal. Ya que otras drogas todavía no se habían desarrollado, frecuentemente se usaban bebidas fermentadas como remedios para el dolor y el sufrimiento, y el uso de estos analgésicos es aprobado en la palabra de Dios.

Asimismo, debemos tener en cuenta que en la actualidad la mayoría de los medicamentos recetados, están basados en los elementos presentes de manera natural en la creación. Por ejemplo, un médico puede recetar Amoxicilina, pero ¿de dónde vino ese antibiótico? Proviene de una sustancia producida por un molde azul verdoso llamado Penicillium notatum. ¿De dónde vino el molde? Dios lo hizo. Por lo tanto, podemos decir que Dios creó el molde de penicilina y le dio la propiedad útil de matar las bacterias infecciosas. Luego, Dios permitió que las personas descubrieran esta propiedad, aislaran el agente de acción y lo purificaran para su uso en el cuerpo humano. ¿Es incorrecto utilizar la propia creación de Dios para mejorar la salud de la humanidad? No, en absoluto. De hecho, Dios es glorificado en tales descubrimientos.

Todo esto debería ayudarnos a decidir cómo debemos pensar acerca de los medicamentos recetados. No hay nada de malo con buscar la ayuda de un doctor cuando estamos enfermos. No hay nada malo en tomar los medicamentos que el médico determina en la forma en que se han prescrito. ¿Hay peligros y efectos secundarios asociados con los medicamentos recetados? Por supuesto que sí, y los médicos y farmaceutas explicarán los riesgos. ¿Es posible abusar de los medicamentos recetados, usarlos indebidamente o desarrollar adicciones no deseadas? Sí, y los hijos de Dios nunca deben permitir estar bajo el control habitual de una sustancia (ver 1 Corintios 6:12 para este principio expresado en un contexto diferente).

Al final, el uso que un cristiano haga de medicamentos recetados, es entre él y el Señor. La biblia no nos ordena el uso de tratamientos medicinales, pero ciertamente tampoco lo prohíbe. El hijo de Dios debe cuidar de su cuerpo y verlo como el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20). Esto significa que hay que tener un cuidado preventivo, mantener una dieta saludable y hacer el ejercicio apropiado. También implica que hay que sacar provecho de la sabiduría que Dios les ha dado a los investigadores y médicos calificados. Entendemos que Dios es el sanador, no importa de qué maneras Él sana, y le damos a Él la gloria.

English

Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo un cristiano debería considerar los medicamentos recetados?

Suscríbete a la pregunta de la semana