settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué fueron las Inquisiciones?

Respuesta


Las Inquisiciones eran instituciones judiciales o tribunales establecidos por la Iglesia Católica Romana para buscar, juzgar y condenar a las personas que la Iglesia Católica Romana consideraba culpables de herejía. El propósito de las inquisiciones era asegurar y mantener la unidad religiosa y doctrinal en la Iglesia Católica Romana y en todo el Sacro Imperio Romano, mediante la conversión o la persecución de los supuestos herejes. Por lo general, los historiadores distinguen las Inquisiciones a partir de cuatro periodos de tiempo y áreas diferentes en las que tuvieron lugar. Se trata de la Inquisición Medieval o Episcopal, la Inquisición Española, la Inquisición Portuguesa y la Inquisición Romana.

Antes de la fundación de la Iglesia Católica Romana y del establecimiento de su versión del cristianismo como religión oficial del Estado del Imperio Romano en el siglo IV, el castigo por la herejía entre los cristianos solía ser la excomunión de la iglesia. Sin embargo, con la unión de la Iglesia y el Estado que surgió en el siglo IV, las personas que la Iglesia Católica Romana consideraba herejes también pasaron a ser consideradas como enemigos del Estado y fueron sometidas a muchas formas de castigo extremo, incluida la muerte. Pero no fue hasta el siglo XII cuando la Iglesia Católica Romana organizó y sancionó inquisiciones oficiales para hacer frente a lo que consideraba un aumento de los grupos heréticos organizados en el Sacro Imperio Romano.

La primera de las Inquisiciones se conoce como la Inquisición Medieval o Episcopal y se refiere a los diversos tribunales que comenzaron alrededor de 1184. Ésta incluye la Inquisición Episcopal (1184-1230) y la Inquisición Papal (1230), que surgieron como respuesta a grandes movimientos populares en Europa que eran considerados heréticos por la Iglesia Católica Romana. Fue durante esta época (1231) cuando el Papa Gregorio IX delegó el poder de castigar a los herejes a los obispos locales y puso a los inquisidores bajo la jurisdicción y autoridad especial del papado. También estableció castigos severos para los culpables de cometer herejía, y su decreto estableció nuevas directrices para investigar y castigar la herejía en el Sacro Imperio Romano. Generalmente, cuando se organizaba una Inquisición para investigar la herejía en una zona concreta del Sacro Imperio Romano, el Papa nombraba a dos inquisidores, cada uno de los cuales tenía la misma autoridad en la Inquisición o tribunal. Como estos inquisidores tenían el poder de investigar y excomulgar incluso a los príncipes, ejercían un enorme poder e influencia en el Sacro Imperio Romano.

Aunque algunos de los inquisidores tenían fama de ser hombres de justicia y misericordia, otros eran conocidos por someter a la gente a castigos crueles e inusuales, incluyendo muchas clases diferentes de tortura, que es por lo que generalmente se recuerda a las Inquisiciones. Como podían encarcelar a los sospechosos que creían que mentían, algunos inquisidores utilizaban la tortura para hacerles admitir lo que el inquisidor quería oír. En 1252, el Papa Inocencio IV sancionó oficialmente la tortura como forma de sacar la "verdad" a los sospechosos. Antes de esa fecha, este tipo de castigo extremo era desconocido para la tradición y la práctica eclesiástica. Sólo durante la Inquisición española, se quemaron en la hoguera unas 2.000 personas en la década siguiente al inicio de la Inquisición.

El siguiente periodo importante de la Inquisición se conoce como la Inquisición española. Fue establecida por los reyes Fernando e Isabel de España en 1478 con la aprobación del Papa Sixto IV. A diferencia de la Inquisición anterior, estaba completamente bajo la autoridad real y contaba con personal del clero secular. Se centró principalmente en los judíos que habían profesado su conversión al catolicismo romano, pero de los que se sospechaba que seguían practicando el judaísmo. Después, con la expansión del protestantismo en España, la Inquisición también comenzaría a perseguir a los protestantes que se separaban de la Iglesia Católica Romana. Sin embargo, tras el declive de las disputas religiosas en el siglo XVII, la Inquisición española se convirtió esencialmente en una policía secreta que investigaba y tomaba represalias contra las amenazas internas a las autoridades españolas. La Inquisición española es probablemente la más infame por sus torturas y el número de personas ejecutadas como resultado de las mismas. A lo largo de su historia, la Inquisición española juzgó a más de 341.000 personas, de las cuales unas 32.000 fueron ejecutadas.

Otro periodo importante se conoce como la Inquisición portuguesa y fue establecida en Portugal en 1536 por el rey de Portugal, João III, y funcionaba de forma muy parecida a la más famosa Inquisición española. Luego, en 1560, en la India y otras partes del Imperio portugués en Asia, se estableció la Inquisición de Goa, en la ciudad india de Goa, para hacer frente a los conversos del hinduismo que se sospechaba que seguían practicando o sosteniendo algunas creencias hindúes.

El último periodo se conoce como la Inquisición Romana, y se estableció en 1542 cuando el Papa Pablo III estableció el Santo Oficio como tribunal de apelación final en todos los juicios por herejía. Este grupo estaba formado por cardenales y otros funcionarios cuya tarea era mantener y defender las doctrinas de la Iglesia Católica Romana. Este grupo desempeñó un papel importante en la Contrarreforma, y fue también este organismo el que condenó a Galileo por "grave sospecha de herejía" y prohibió todas sus obras en 1633 por enseñar que la Tierra y otros planetas orbitaban alrededor del Sol. En 1965, el Papa Pablo VI reorganizó el Santo Oficio y lo rebautizó como Congregación para la Doctrina de la Fe, y sigue vigente en la actualidad.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué fueron las Inquisiciones?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries