settings icon
share icon
Pregunta

¿Es la ignorancia una buena excusa para el pecado?

Respuesta


Si por "excusa" entendemos que, por nuestra ignorancia, Dios pasará por alto nuestros pecados, entonces no hay excusas válidas para el pecado. El pecado es cualquier pensamiento, palabra o acto que los seres humanos cometen y que es contrario a la perfección de Dios. Cuando Adán y Eva fueron creados por primera vez, no hicieron nada que fuera contrario a la perfección de Dios (Génesis 1:27-31). Fueron creados en un estado perfecto y permanecieron impecables hasta que cedieron a la tentación (Génesis 3:6-7). Se podría decir que, al no haber visto nunca la muerte, eran algo ignorantes sobre la gravedad de las consecuencias del pecado. Pero eso no excusa su pecado.

Cuando Dios dio Su Ley a los israelitas, incluyó instrucciones especiales sobre los sacrificios cuando una persona, o toda la nación, pecaba por ignorancia (Hebreos 9:7). Levítico 4 describe la provisión de Dios para aquellos que pecaron involuntariamente o por ignorancia. Números 15:22-29 reitera esta disposición y da detalles sobre los sacrificios especiales que se requerían para obtener el perdón del Señor cuando alguien pecaba por ignorancia. Levítico 5:17 lo aclara: "Finalmente, si una persona pecare, o hiciere alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento del Señor no se han de hacer, aun sin hacerlo a sabiendas, es culpable, y llevará su pecado". La ignorancia no excusa el pecado; los pecados que los israelitas cometían por ignorancia igualmente requerían un sacrificio expiatorio.

Aunque la ignorancia no excusa el pecado, puede mitigar el castigo. El castigo de la Ley por el pecado involuntario era significativamente más leve que el de la rebelión deliberada o la blasfemia. Jesús repitió este principio en Lucas 12:47-48: "Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá" (énfasis añadido).

Debemos aprender a tomar el pecado tan en serio como lo hace Dios. Una de las razones de todos los sacrificios y continuos rituales de purificación en el Antiguo Testamento era mostrar al pueblo lo lejos que estaban de la santidad de Dios. El propósito de las consecuencias negativas es enseñarnos a ver el pecado como lo hace Dios y a odiarlo como Él lo hace (Salmo 31:6; Proverbios 29:27). Cuando cometemos un pecado por ignorancia, Dios trae consecuencias para ayudarnos a aprender. Cuando conocemos más, Él espera que lo hagamos mejor. Nosotros hacemos lo mismo con nuestros hijos. El hecho de que a un niño de cuatro años no se le haya dicho específicamente que no aplaste los plátanos en la tienda, no significa que a mamá le parezca bien. Habrá consecuencias, aunque él alegue desconocimiento de esa norma específica, y se le dirá claramente que no se tolerará volver a aplastar plátanos. Por supuesto, las consecuencias de la primera vez pueden no ser tan severas como lo serán si mamá le descubre aplastando más plátanos después de habérselo ordenado.

Sin embargo, la mayoría de las afirmaciones sobre la ignorancia no son válidas. Romanos 1:20 dice que no hay excusa para no creer en la existencia de Dios: las cualidades invisibles de Dios se "ven claramente" en la creación. Miqueas 6:8 también refuta nuestras afirmaciones de ignorancia: "Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide el Señor de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios". Si la ignorancia no excusa el pecado, la ignorancia fingida es aún peor.

Dios es un Padre, y ama a Sus hijos (Romanos 8:15). No se deleita en castigarnos sino en conformarnos a la imagen de Su Hijo (Romanos 8:29). Él no tolera las excusas, incluyendo la excusa de la ignorancia; más bien, nos da oportunidades para aprender de nuestras consecuencias para que tomemos mejores decisiones. Él conoce lo que se nos ha dado a cada uno de nosotros y nos hace responsables de lo que hacemos con eso (Mateo 13:11-12; Hechos 17:30). Todos hemos cometido pecados por ignorancia, pero Dios no nos deja en la ignorancia (1 Pedro 1:14). Nos ha dado Su Palabra para mostrarnos cómo vivir, y espera que la apliquemos a nuestras vidas y busquemos la santidad, "sin la cual nadie verá al Señor" (Hebreos 12:14).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Es la ignorancia una buena excusa para el pecado?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries