¿Cuál es el valor de tener a la iglesia como una familia?



 

Pregunta: "¿Cuál es el valor de tener a la iglesia como una familia?"

Respuesta:
¿Qué importancia existe en convertirnos como una familia para otros creyentes? Hechos 2:42 podría considerarse como una declaración básica de la actividad de la iglesia por excelencia: "Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones". La Biblia considera muy importante la unidad en la familia de la iglesia por las siguientes razones:

Estudiamos juntos la Palabra de Dios — Una iglesia como una familia proporciona una enseñanza bíblica coherente. A menudo, esto sucede a través de grupos pequeños, estudios bíblicos, enseñanza del pastor, lecciones de la escuela dominical, y así sucesivamente. La iglesia como familia está llamada a que juntamente crezca espiritualmente, estimulándose los unos a los otros. Segunda Timoteo 3:16 dice, "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia."

Honramos a Dios juntos a través de la adoración — Hay un factor de unidad cuando los creyentes adoran juntos a Dios, ya sea a través de la música, la predicación o el servicio. El Salmo 34:3 enfatiza sobre nuestro llamado a una adoración conjunta: "Engrandeced a Jehová conmigo, Y exaltemos a una su nombre".

Encontramos rendición de cuentas — La iglesia ofrece un marco práctico para la rendición de cuentas. Tan pronto como las relaciones crecen y se forman amistades, hay alguien que lo anima y lo reprende cuando sea necesario, y se regocija con usted. Proverbios 27:17 dice, "Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo". La rendición de cuentas es de vital importancia en nuestra lucha para vencer el pecado, y la familia de la iglesia es un buen lugar para encontrar a alguien con quien orar, hablar y en quien confiar.

Encontrar apoyo en las pruebas — Cuando vienen las pruebas, una red de apoyo es fundamental. Cuando usted esté en necesidad, deseará que sus hermanos y hermanas en Cristo lo sostengan en oración y lo ayuden con necesidades prácticas tales como la comida, el aseo y el cuidado de los niños. Gálatas 6:2 nos anima a que "sobrellevemos los unos las cargas de los otros, y cumplir así la ley de Cristo".

Logramos oportunidades para servir — No solamente recibimos apoyo en la iglesia, sino que además lo damos. Nuestro llamado en la iglesia es aportar y no solamente recibir. Cuando estamos en estrecha comunión con otros creyentes, sabemos cuándo necesitan apoyo y oración. Podemos intervenir y ayudar en forma práctica. Efesios 6:7 dice, "Sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres".

Hacemos discípulos — Llega un momento en que tenemos que aprender a alimentar y no simplemente a que nos alimenten (Hebreos 5:12). Podemos evangelizar, enseñar, estimular y "discipular" a nuestra familia en la iglesia. "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén" (Mateo 28:18-20).

En una época en que la cultura es cada vez más secular, es beneficioso estar en una familia de creyentes con la misma mentalidad. Estos hermanos y hermanas pueden animarlo en su camino de fe, además de dar respuesta a sus preguntas sobre temas espirituales, y ser de apoyo en los momentos de dificultad. La familia de la iglesia también puede darle la oportunidad para servir y para discipular a otros. "no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca" (Hebreos 10:25).


Retornar a la página inicial de Español

¿Cuál es el valor de tener a la iglesia como una familia?