¿Qué es el amor eros?



 

Pregunta: "¿Qué es el amor eros?"

Respuesta:
La lengua griega utiliza diferentes palabras para describir la gama del significado del "amor". Una palabra es eros, la palabra usada para expresar amor sexual o los sentimientos de excitación que se comparten entre individuos que se sienten físicamente atraídos uno al otro. Por el tiempo del Nuevo Testamento, esta palabra que había vuelto tan envilecida por la cultura que no se utiliza ni una sola vez en todo el Nuevo Testamento.

Otra palabra griega para el amor es phileo. Esta palabra habla más del afecto cálido compartido entre familiares o amigos. Mientras que eros está más estrechamente relacionado con la libido, phileo puede ser más asociado con las emociones o el corazón (metafóricamente hablando). Nosotros sentimos amor por nuestros amigos y familia, obviamente no en el sentido de eros, pero un amor que nos motiva a tratarlos amablemente y ayudarles a tener éxito. Sin embargo, no se siente el amor phileo entre individuos que están en enemistad el uno con el otro. Podemos sentir phileo hacia la familia y amigos, pero no hacia quienes no nos gustan u odiamos.

A diferencia de estos dos es una tercera palabra griega para el amor, agapao, que típicamente se define como el "amor abnegado." Es el amor que mueve a las personas a la acción y se asoma por el bienestar de los demás, sin importar el costo personal. Bíblicamente hablando, agapao es el amor que Dios mostró a su pueblo en el envío de su Hijo, Jesucristo, a morir por el pecado. Es el amor que se centra en la voluntad, no las emociones ni la libido. Este es el amor que Jesucristo manda a sus discípulos mostrar hacia sus enemigos (Lucas 6:35). Eros y phileo no se expresan a las personas que nos odian y nos desean el mal; agapao es. En Romanos 5:8, Pablo nos dice que el amor de Dios para su pueblo se hizo manifiesto en que "cuando todavía éramos pecadores [es decir, enemigos], Cristo murió por nosotros."

Así que yendo de lo básico a lo más puro, tenemos eros, phileo, y agapao. Esto no es para denigrar a eros como pecaminoso o impuro. El amor sexual no es inherentemente impuro o malvado. Por el contrario, es el regalo de Dios a las parejas casadas a expresar mutuamente su amor, fortalecer el vínculo entre ellas y asegurar la supervivencia de la raza humana. Hebreos 13:4 declara, “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.” La Biblia dedica un libro entero a las bendiciones del amor erótico, o sexual, El Cantar de los Cantares. El amor entre un esposo y una esposa debe ser, entre otras cosas, un amor erótico. Sin embargo, una relación a largo plazo basada exclusivamente en el amor erótico está condenada al fracaso. La “emoción” del amor sexual desaparece rápidamente a menos que haya algún phileo o agapao para ir junto con él.

Por el contrario, aunque no hay nada inherentemente pecaminoso con el amor erótico, es en esta esfera de amor que nuestra naturaleza pecaminosa se hace más manifiesta porque se centra principalmente en sí misma, mientras que phileo y agapao se centran en otros. Considera lo que el apóstol Paul dice a la iglesia en Colosas: "Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría." (Colosenses 3:5 NVI). La palabra griega para "inmoralidad sexual" (porneia) esencialmente cubre toda la gama de pecados sexuales (adulterio, fornicación, homosexualidad, bestialidad, etc.).

Cuando se comparte entre marido y mujer, el amor erótico puede ser una cosa maravillosa, pero debido a nuestra naturaleza pecaminosa caída, eros se convierte muy a menudo en porneia. Cuando esto sucede, los seres humanos tienden a irse a los extremos, convirtiéndose en ascetas o hedonistas. El asceta es la persona que evita completamente el amor sexual porque su asociación con la inmoralidad sexual lo hace parecer malvado y por lo tanto debe evitarse. El hedonista es la persona que ve el amor sexual sin restricción como perfectamente natural. Como de costumbre, se considera el punto de vista bíblico en el equilibrio entre estos dos extremos pecaminosos. Dentro de los lazos del matrimonio heterosexual, Dios celebra la belleza del amor sexual: "Venga mi amado a su huerto, Y coma de su dulce fruta. Yo vine a mi huerto, oh hermana, esposa mía; He recogido mi mirra y mis aromas; He comido mi panal y mi miel, Mi vino y mi leche he bebido. Comed, amigos; bebed en abundancia, oh amados."(Cantar de los Cantares 4:16b – 5:1). Pero fuera del matrimonio bíblico, eros se convierte distorsionado y pecaminoso.


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es el amor eros?