settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia en relación con la cultura de las selfies?

Respuesta


El término "selfie" hace referencia a una foto que se toma uno mismo, normalmente con un teléfono con cámara, y que se publica en una red social. Las selfies incluyen tanto fotos tontas con "cara de pato" como vídeos pornográficos. Por supuesto, una "cultura del selfie" es aquella en la que la gente se toma muchas selfies. Sin embargo, para el propósito de este artículo, definiremos la cultura del selfie como una obsesión generalizada por la autoexpresión, la autoestima y la autopromoción, que se manifiesta en la proliferación de autorretratos en las redes sociales. La Biblia fue escrita antes de la llegada de los teléfonos con cámara, pero la Palabra de Dios sigue teniendo mucho que decir sobre el concepto de uno mismo.

Si bien no hay nada intrínsecamente malo en tomarse una selfie y compartirla con los demás, la cultura de la selfie, como se definió anteriormente, está impregnada de narcisismo. La mentalidad selfie parece buscar una osadía y arrogancia detrás de la cámara que nunca se expresaría en persona: hay subcategorías de selfies como "selfies con indigentes" y "selfies en funerales". Al publicar selfies, cualquier persona puede saborear una gota de fama, que puede volverse rápidamente adictiva. Sin embargo, esta obsesión puede afectar a la autoestima y a las verdaderas relaciones cuando el valor personal depende del número de "me gusta", seguidores, respuestas o comentarios recibidos como respuesta.

Cuando aplicamos los estándares bíblicos a la mentalidad comúnmente avanzada en la cultura de las selfies, nos encontramos con un choque inmediato de valores. Jesús llamó a Juan el Bautista "el mayor en el reino de Dios" (Lucas 7:28). Sin embargo, el enfoque de Juan respecto a la fama personal se resume en su famosa afirmación: "Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe" (Juan 3:30). Jesús tenía claro que para ser grande en el reino de Dios hay que hacerse siervo (Mateo 23:11). Su vida fue la antítesis de la obsesión de la cultura del selfie. Cada vez que la gente intentaba hacer a Jesús rey, Él se alejaba de ellos y se iba a lugares solitarios a orar (Juan 6:15).

Jesús también reprendió lo que podríamos llamar una cultura del selfie entre algunos de los que deseaban seguirle. Jesús dijo: "Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo" (Lucas 14:26-27). En contraposición directa a nuestros deseos egocéntricos, Jesús dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará" (Mateo 16:24-25).

Para la iglesia moderna que vive en la cultura del selfie, el Nuevo Testamento amplía las palabras de Jesús, exhortándonos a mantenernos firmes en las enseñanzas que recibimos primero. Gálatas 5:24 nos recuerda que "los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos". Esas "pasiones y deseos" se describen en 1 Juan 2:15-16 como "los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida". La "vanagloria de la vida" define ciertamente el ensimismamiento.

Una cultura de selfies obsesionada con la autoexpresión no se cansa de hacerlo. Al igual que la lujuria o la avaricia, la insaciable sed de atención sólo crece cuando se la complace. Se nos dice que no debemos perseguir la auto gratificación y así distinguirnos de los que no conocen a Dios (1 Tesalonicenses 4:3-7). También se nos indica que no deseemos ser ricos, sino que busquemos la sabiduría, la piedad y el contentamiento (1 Timoteo 6:6, 9-10; Proverbios 3:13-16).

Los cristianos que viven en la cultura de las selfies deben cuidarse de crear un "cristianismo de selfies". Después de todo, vivir para Jesús es diferente a vivir para uno mismo. Las doctrinas bíblicas del pecado, el arrepentimiento y el sacrificio siguen siendo importantes. Y la advertencia de 2 Timoteo 4:3 sigue en pie: "Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias".

Los gritos de guerra del cristianismo del Nuevo Testamento siempre han sido "¡Toma tu cruz y sigue a Jesús! Sed crucificados con Cristo. Acumulad tesoros en el cielo, no aquí en la tierra" (Lucas 9:23; Gálatas 2:20; Mateo 6:19). Pero los gritos de guerra del cristianismo selfie suenan así: "¡Dios piensa que eres increíble! ¡Sigue tus sueños! Habla positivamente y Dios bendecirá lo que quieras". Este pseudo Evangelio se ha integrado en la cultura del selfie.

El Salmo 119:36 dice: "Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la avaricia". El enfoque de la Biblia es Dios, no nosotros. La Biblia es el relato histórico del amor ilimitado de Dios que persigue al Hombre inmerecido. Es la historia de la redención, a la que sólo se accede mediante el arrepentimiento (Mateo 4:17; Hechos 3:19). Dios bendice a Su pueblo (Génesis 24:1; Salmo 128:1). Se deleita en derramar Su gracia, misericordia y bendición sobre los que le temen (Efesios 1:6; Salmo 112:1). Pero cuando vemos a Dios como un mero medio para obtener bendiciones terrenales, hemos comprado un falso evangelio. Cuando se presenta a Jesús como el billete para conseguir lo que queremos de Dios, se está predicando "otro Jesús" (ver 2 Corintios 11:4).

Al tomar nuestras selfies y publicarlas para que otros las vean, debemos tener cuidado de mantener la piedad, la modestia y el decoro. La cultura del selfie tiende a fomentar el amor a uno mismo. Sin embargo, Jesús dijo que el mayor mandamiento es "amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas" (Marcos 12:30). Cuando amamos a Dios, es natural que obedezcamos. No podemos amar a Dios bíblicamente y seguir encaprichados con nosotros mismos. Cuanto más nos acercamos a Dios, más vemos la depravación de nuestros propios corazones. La autosatisfacción no tiene cabida en el amor de Dios. Sólo podemos servir a un amo (Mateo 6:24). Jesús no vino a refinar nuestra carne, sino a matarla (Romanos 6:6; Gálatas 2:20), y hasta que no estemos dispuestos a crucificar nuestra mentalidad de selfie, no podremos ser Sus verdaderos discípulos.

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia en relación con la cultura de las selfies?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries