GotQuestions.org > Español > Preguntas Bíblicas de Actualidad > Actitud Biblia

¿Apoya la Biblia la eugenesia?


Pregunta: "¿Apoya la Biblia la eugenesia?"

Respuesta:
La eugenesia es un movimiento social que apoya la supuesta mejora de la población humana a través de la cría selectiva y otros medios. Fue originalmente desarrollado por Francis Galton, un primo de Charles Darwin, y basado en la teoría de la evolución de Darwin. La palabra eugenesia significa literalmente "buen nacimiento" y viene de una palabra griega que significa "bien nacido, de buena cepa, de raza noble". El objetivo de la eugenesia es hacer del mundo (o al menos de un país) un mejor lugar guiando el curso de la reproducción humana y "purificar" el acervo genético.

Los eugenistas defienden la exploración genética, el control de la natalidad, la segregación, el transhumanismo, la eutanasia, la esterilización obligatoria, los embarazos forzados y el aborto. La eugenesia se practicó abiertamente en las primeras décadas del siglo XX en muchos países, incluidos los Estados Unidos. Se aprobaron varias leyes estatales que permitían la esterilización forzosa de personas institucionalizadas. Una ley de este tipo en Virginia sobrevivió a una impugnación judicial, y el juez de la Corte Suprema Oliver Wendell Holmes, Jr. escribió en la decisión: "Es mejor para todo el mundo, que en lugar de esperar a que se ejecute a los hijos degenerados por delito, o que se les deje morir de hambre por su imbecilidad, la sociedad pueda evitar que los que son manifiestamente incapaces continúen con su especie" (Buck v. Bell, Corte Suprema, 274 U.S. 200, decidido el 2 de mayo de 1927). Después de la Segunda Guerra Mundial, la eugenesia con ese nombre cayó en desgracia cuando se conoció el alcance de las atrocidades nazis.

Margaret Sanger, la fundadora de Planned Parenthood, el proveedor de abortos más grande de los Estados Unidos, también fue una defensora de la eugenesia que Sanger denunció en contra de la "cría imprudente" de los "no aptos". En su libro La mujer y la nueva raza, escribió: "La cosa más misericordiosa que una familia numerosa hace a uno de sus miembros infantes es matarlo" (Capítulo V, "La maldad de crear familias numerosas", 1920). Ella deseaba "criar una raza de purasangres humanos" y prefería que una sociedad "produjera mil purasangres que un millón de animalitos" (Radio WFAB Syracuse, 29 de febrero de 1924, transcrito en "El significado de la anticoncepción por radio", abril de 1924, pág. 111).

La Biblia no menciona específicamente la eugenesia, pero la idea detrás de la eugenesia — que el hombre puede mejorar a sí mismo librando al mundo de personas "indeseables" — definitivamente no es bíblica. Y los métodos promovidos por los eugenistas, incluyendo el aborto, la eutanasia y la segregación racial, son prácticas malvadas. Dios le dijo a la humanidad que "sea fructífera y se multiplique" (Génesis 1:28; 9:1, 7). En las Escrituras no se hace ninguna excepción a ese mandamiento, y ciertamente no hay ninguna modificación racial a ese mandamiento que se sugiera en ninguna parte de la Biblia. El hecho de que los ingenieros sociales usurpen la autoridad de Dios sobre la vida y la muerte para crear una "raza maestra" autodefinida es malvado. Bíblicamente, sólo hay una raza — la raza humana — con todos los descendientes de Adán y Eva. La discriminación racial y la superioridad étnica van en contra de la naturaleza misma de Dios: "Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia" (Hechos 10:34-35).

El teólogo inglés G. K. Chesterton escribió en su libro de 1922 Eugenesia y otros males, "No hay razón para la Eugenesia, pero hay muchos motivos. Sus partidarios son sumamente ambiguos en cuanto a su teoría, pero serán dolorosamente prácticos en cuanto a su práctica" (del Capítulo VIII, "Un resumen de una falsa teoría"). Ya que esa práctica involucra el aborto y la eutanasia, la eugenesia es simplemente un asesinato.

La eugenesia no se llama comúnmente con ese nombre hoy en día, pero la filosofía que la sustenta sigue siendo evidente en la genética médica. El examen genético actual y la manipulación genética fetal son vestigios de la eugenesia. Cuando se diagnostica un posible defecto genético en un niño que no ha nacido, algunas parejas deciden abortar el bebé. Los niños no nacidos con síndrome de Down son un ejemplo: en Estados Unidos, se estima que el 67 por ciento de los no nacidos diagnosticados con síndrome de Down son abortados; en Francia, el 77 por ciento; en Dinamarca, el 98 por ciento; y en Islandia casi el 100 por ciento ("¿En qué tipo de sociedad quieres vivir?"): Dentro del país donde el síndrome de Down está desapareciendo", cbsnews.com/news/down-syndrome-iceland, consultado el 22 de junio de 20). Se trata de la eugenesia con otro nombre, ya que la gente sigue intentando identificar y eliminar el material genético que considera "no apto" o indeseable.

La eugenesia es un experimento de ingeniería social inútil e inmoral. Es una pendiente resbaladiza en la que los locos científicos de Chesterton anulan la autoridad de Dios y buscan crear su propia utopía en la Tierra. Hace siglos, Job lamentó la maldad de su época: "A la luz se levanta el matador; mata al pobre y al necesitado,

Y de noche es como ladrón" (Job 24:14). Esta es la función del eugenista: matar a los pobres y necesitados y a aquellos que considera "indignos", evitar una "mala calidad de vida" (en su opinión) quitando la vida, negando la libertad de los hombres y jugando a ser Dios.

El día que Jesús y Sus discípulos caminaban por Jerusalén, Sus discípulos preguntaron por un hombre que había nacido ciego. Querían saber "¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?" (Juan 9:2). Jesús respondió: "No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él" (versículo 3). ¿Quiénes somos nosotros para decidir quién exhibe o no las obras de Dios?

En contraste directo con la eugenesia, la Biblia nos dice que defendamos a los débiles y desfavorecidos: "Librad al afligido y al necesitado; libradlo de mano de los impíos" (Salmo 82:4); "Bienaventurado el que piensa en el pobre" (Salmo 41:1; ver también Mateo 25:35-36; Hechos 20:35). Matar a los desfavorecidos, sacrificar a aquellos que los más afortunados determinan que son "no aptos" para la vida, o eliminar a los débiles resulta extremadamente perverso.

English


Retornar a la página inicial de Español

"¿Apoya la Biblia la eugenesia?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana