¿Es la Biblia un cuento de hadas?



 

Pregunta: "¿Es la Biblia un cuento de hadas?"

Respuesta:
No es nueva la acusación de que la Biblia es solamente un cuento de hadas o un libro de bonitas historias. Sin duda, la Biblia es el libro más impactante que el mundo jamás haya conocido y que ha transformado innumerables vidas. ¿Por qué, entonces, la pregunta de si la Biblia es o no un cuento de hadas, es una pregunta legitima en los corazones de muchas personas en todo el mundo?

Desde el libro de Génesis hasta el libro de Apocalipsis, leemos la historia del diseño eterno de Dios para redimir a un mundo caído. Con Dios como su autor, la Biblia es la obra de literatura más grande del mundo, y a lo largo de los siglos multitudes de personas han dedicado toda su vida a proclamar la verdad de este libro. Muchos, en realidad, han hecho el máximo sacrificio para que otros puedan sencillamente tener en sus manos una copia de las páginas de la Biblia. Sin embargo, nunca ha habido un libro que haya sido tan despiadadamente atacado como la Biblia. La Biblia ha sido prohibida, quemada, se han burlado de ella y la han ridiculizado y difamado. Muchos han sido condenados a muerte por el simple hecho de tener una Biblia. Pero aun así, persiste la idea de que la Biblia es un cuento de hadas.

El "príncipe de este mundo" ha estado cegando a la gente desde el principio de los tiempos para que no conozcan la verdad. Comenzó su "trabajo" en la tierra cuestionando las palabras de Dios (Génesis 3:1-5), y desde entonces lo ha seguido haciendo. Para donde miremos, la falsa enseñanza está proliferando, tanto en televisión, radio, libros y revistas, al igual que en nuestras escuelas y universidades, y tristemente, incluso en los lugares como iglesias y colegios cristianos, que es donde la verdad de la Palabra de Dios debería defenderse enérgicamente. Cuando se les enseña a los niños que hace miles de años nuestros antepasados salieron del fondo del océano, ¿no hemos despreciado la creación, a Adán y Eva, simplemente a una condición de cuento de hadas? Pasa lo mismo cuando los científicos y académicos nos dicen que estamos perdiendo nuestro tiempo buscando la mitológica "arca de Noé"

En realidad, cuando muchos en la iglesia permiten una reinterpretación del libro de Génesis para acomodar el pensamiento evolutivo moderno, con el fin de apaciguar el mundo académico, están enviando un mensaje al mundo de que la Biblia aparentemente significa algo distinto de lo que sus palabras comunes y sencillas comunican. Cuando los naturalistas califican los eventos sobrenaturales de la Biblia como alegorías, podemos entender que aquellos que nunca han estudiado la Biblia, se confunden en cuanto a su verdad. Para aquellos que nunca han hecho uso de las verdades de la Palabra de Dios, ¿qué probabilidades hay de que crean en un burro que habló o de un gran pez que se tragó a un hombre y lo escupió a la orilla del mar, o en una mujer que se convirtió en estatua de sal?

Sin embargo, la Biblia con toda certeza no es un cuento de hadas. De hecho, la Biblia fue "inspirada por Dios" (2 Timoteo 3:16), y esencialmente esto quiere decir que Dios la escribió. Sus autores humanos escribieron de parte de Dios, siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21). Esa es la razón por la que este texto entretejido por Dios y de casi tres cuartos de millón de palabras, está en perfecta armonía de principio a fin, y no contiene contradicciones, aunque sus sesenta y seis libros tienen cuarenta autores distintos de diferentes clases sociales, fue escrita en tres idiomas diferentes, y se completó en casi dieciséis siglos. ¿Cómo es posible que tengamos esta increíble coincidencia, si no fuera por Dios guiando las manos de los autores? Un Dios justo nunca podría inspirar un error. Un Dios justo no llamaría a la Escritura "santa y verdadera" si estuviera llena de errores. Un Dios misericordioso no podría afirmar que Su palabra es perfecta si no lo fuera, y un Dios omnisciente podría escribirla para que sea tan relevante hoy como lo fue hace miles de años.

Una y otra vez, se ha confirmado la historicidad de la Biblia por la biología, geología y la astronomía. Y aunque la Biblia no siempre puede estar de acuerdo con las hipótesis naturalistas, no está en contradicción con cualquier verdad o con hechos científicos establecidos. En los últimos cien años, la arqueología ha sacado a la luz un tesoro de verdades bíblicas que los estudiosos han cuestionado o han puesto en duda durante siglos, tales como los pergaminos del mar muerto, las piedras de basalto que contienen la inscripción "casa de David", un rollo del amuleto del siglo 7 a.C. que lleva el nombre de Dios, y una piedra que lleva el nombre y el título de Poncio Pilato, el gobernador de Judea que ordenó la ejecución de Jesucristo. Sin duda, la Biblia es el mejor libro documentado del mundo antiguo, que tiene más de 24.000 manuscritos bíblicos existentes completos o parciales. Ningún otro documento de la antigüedad tiene tanta evidencia para confirmar su fiabilidad.

Otro testimonio de la divina autoría de la Biblia, es el gran número de profecías bíblicas detalladas que se han cumplido exactamente como se predijo. Por ejemplo, vemos al salmista relatando la crucifixión de Jesucristo casi mil años antes de que ocurriera (Salmo 22) y cientos de años antes de que se inventara la crucifixión. Sencillamente, hasta ese momento sería imposible para los seres humanos haber visto el futuro cientos de veces, con tanta precisión y exactitud. Desde luego, sería completamente ilógico creer que estas profecías comprobadas eran otra cosa diferente a la obra de Dios. ¡Por cierto, y de manera sorprendente, los expertos nos dicen que las probabilidades matemáticas de que se cumplan cuarenta y ocho profecías acerca de una persona (en este caso Cristo), como se profetizó, son una en diez a la 157ª potencia!

Pero la mayor prueba de que la Biblia no es un cuento de hadas, es el sinnúmero de vidas que han sido transformadas por sus páginas. Las santas verdades de la Biblia siendo usadas por el Espíritu de Dios, han convertido millones de pecadores en santos. Los drogadictos han podido ser curados, los homosexuales liberados, los despreciados y repudiados han sido transformados, los delincuentes han sido reformados, los pecadores han sido convencidos de su pecado, y el odio se ha cambiado en amor por causa de la Biblia. Nada puede producir el cambio en el alma del hombre, ni siquiera las lecturas de "La cenicienta" o "Blancanieves y los siete enanitos". La Biblia posee un poder dinámico y transformador que es posible puesto que es verdaderamente la Palabra de Dios.

Entonces, en vista de lo anterior, la gran pregunta es, ¿cómo podría alguien no creer en estas verdades convincentes, inspiradas por Dios, libres de error y que han transformado vidas? Desafortunadamente, la respuesta es muy sencilla. Dios ha dicho que si no abrimos nuestros corazones a Él, nuestros ojos no van a ser abiertos a la verdad. Jesús prometió que el Espíritu Santo nos enseñaría (Juan 14:26) y nos guiaría a toda verdad (Juan 16:13). Y la verdad de Dios se encuentra en la Palabra de Dios (Juan 17:17). Por lo tanto, estas palabras sagradas son vida en sí mismas, pero para aquellos que no tienen el Espíritu, la Biblia es locura (1 Corintios 2:14).


Retornar a la página inicial de Español

¿Es la Biblia un cuento de hadas?