¿Debería una persona casada tener como amigo cercano a una persona del sexo opuesto?



 

Pregunta: "¿Debería una persona casada tener como amigo cercano a una persona del sexo opuesto?"

Respuesta:
La biblia no prohíbe amistades cercanas entre hombres y mujeres. Sin embargo, como cristianos hay algunos principios que sería prudente que tuviéramos en cuenta. Las personas casadas, especialmente, necesitan ser cautelosas a la hora de tener amistades con personas del sexo opuesto, porque las tentaciones son más propensas a surgir cuando hay problemas matrimoniales. Si el mejor amigo del hombre es una mujer que no es su esposa, es probable que él comparta los problemas con ella, que puede conducir a un apego emocional nada saludable. Lo mismo pasa con una mujer que tiene como mejor amigo a un hombre que no es su esposo.

La mayoría de las personas casadas que tienen aventuras, no salen a propósito en busca de un interés romántico fuera de su matrimonio. Muchas personas dicen, "no fue mi intención que sucediera; simplemente pasó". Pero estas cosas "ocurren simplemente" cuando "jugamos con fuego" y nos ponemos en situaciones que son difíciles de controlar. Cuando sentimos que nuestro cónyuge no está pendiente de nuestras necesidades, fácilmente podemos sentir que nos hemos "enamorado" de alguien que nos da la atención que anhelamos. Cuando nuestro cónyuge nos ignora o nos subestima, debemos comunicarle nuestras luchas y evitar el peligro de buscar consuelo en otra parte.

Incluso un matrimonio que está construido sobre el cimiento de fe en Cristo y relativamente tiene pocos problemas, no está exento a las tentaciones extra matrimoniales. Esta es la razón por la que la biblia no nos dice que nos aferremos y tratemos de luchar contra la tentación, sino que por el contrario huyamos de ella así como lo hacemos con todas "las pasiones juveniles" (2 Timoteo 2:22). El tratar de luchar contra la tentación parece ser especialmente difícil cuando se trata de asuntos del corazón o de la lujuria de la carne. 1Corintios 6:18 nos dice que debemos huir del pecado sexual, porque es mucho más fácil huir de la tentación que quedarse ahí y luchar contra ella.

Las mujeres y los hombres casados con mucho cuidado deben evitar poderse en situaciones comprometedoras cuando se trata del sexo opuesto. Si son vistos juntos en público, darán una impresión equivocada. Si están solas en el teléfono o en persona, estarán sujetos a la tentación de una aventura emocional o física. La biblia nos dice que todo lo que hagamos debe ser para la gloria de Dios (1 Corintios 10:31), por lo tanto, lo más sabio sería limitarse a visitar en condición de parejas o "citas de a dos", con otras parejas casadas, en lugar de arriesgar las complicaciones asociadas con amistades cercanas con el sexo opuesto.


Retornar a la página inicial de Español

¿Debería una persona casada tener como amigo cercano a una persona del sexo opuesto?