¿Por qué terminamos nuestras oraciones con ‘amen’?



 

 

Pregunta: "¿Por qué terminamos nuestras oraciones con ‘amen’?"

Respuesta:
La palabra hebrea traducida "amén" literalmente significa "verdaderamente" o "así sea". "Amén" también se encuentra en el nuevo testamento griego y tiene el mismo significado. Casi la mitad de los usos de la palabra amen en el antiguo testamento se encuentran en el libro de Deuteronomio. En cada caso, la gente está respondiendo a las maldiciones pronunciadas por Dios sobre diversos pecados. Cada pronunciamiento es seguido por las palabras "y dirá todo el pueblo amén" (Deuteronomio 27:15-26). Esto indica que el pueblo aplaudió la justa sentencia dictada por su santo Dios, respondiendo, "que así sea". El amén fue prueba de la convicción de los oyentes que las frases que oyeron fueron verdaderas, justas y ciertas.

Siete de las referencias del antiguo testamento enlazan el amen con alabanza. La frase "Y dijo todo el pueblo, Amén, y alabó a Jehová", que se encuentra en 1 Crónicas 16:36, se caracteriza por la conexión entre amen y alabanza. En Nehemías 5:13 y 8:6, el pueblo de Israel afirma la exaltación que Esdras hace de Dios adorando al señor y obedeciéndole. La máxima expresión de la alabanza a Dios es la obediencia, y cuando decimos "amén" a sus mandatos y pronunciamientos, nuestra alabanza es dulce música para sus oídos.

Todos los escritores del nuevo testamento usan "amén" al final de sus epístolas. El apóstol Juan lo utiliza al final de su evangelio, sus tres cartas, y el libro de Apocalipsis, donde aparece nueve veces. Cada vez está conectada con alabar y glorificar a Dios, y refiriéndose a la segunda venida de Cristo y el fin de la era. Pablo dice "amén" a las bendiciones que proclama para todas las iglesias en sus cartas, al igual que Pedro, Juan y Judas en sus cartas. La implicación es que ellos están diciendo, "Puede ser que el señor verdaderamente les conceda estas bendiciones".

Cuando los cristianos decimos "amén" al final de nuestras oraciones, estamos siguiendo el modelo de los apóstoles, pidiendo a Dios que "por favor, se haga como hemos orado". Recordando la conexión entre amén y la alabanza de la obediencia, todas las oraciones se deben hacer según la voluntad de Dios. Entonces, cuando digamos "amen", podemos estar seguros de que Dios responderá "así es" y concederá nuestras peticiones (Juan 14:13; 1 Juan 5:14).


Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué terminamos nuestras oraciones con ‘amen’?