¿Qué significa amar al señor con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas?



 

Pregunta: "¿Qué significa amar al señor con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas?"

Respuesta:
"Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas" (Deuteronomio 6:4-5). Esto es lo que se conoce como el Shema, tomado de la primera palabra "oír" en hebreo. Los judíos modernos consideran el recital del Shema tanto el de tarde como el de la mañana, como uno de sus deberes más sagrados. Fue mencionado por Jesús como el "gran mandamiento en la ley" (Mateo 22:36-37).

Este mandamiento pareciera ser imposible de obedecer. Simplemente porque en el estado natural del hombre, es imposible. No hay mayor evidencia de la incapacidad del hombre para obedecer la ley de Dios que este mandamiento. Ningún ser humano con una naturaleza caída puede amar a Dios con todo su corazón, alma y fuerzas las 24 horas del día. Es humanamente imposible. Sin embargo, desobedecer cualquier mandamiento de Dios es pecado. Por lo tanto, aun sin considerar los pecados que cometemos diariamente, todos estamos condenados por nuestra incapacidad para cumplir este mandamiento. Esta es la razón por la que Jesús les recordó constantemente a los fariseos de su incapacidad para guardar la ley de Dios. Él estaba tratando de hacerles ver su total ruina espiritual y su necesidad de un salvador. Sin la purificación del pecado que Jesús ofrece, y la presencia empoderadora del Espíritu Santo que vive en los corazones de los redimidos, es imposible amar a Dios en cualquier nivel.

Pero como cristianos, hemos sido limpiados del pecado y tenemos el Espíritu Santo. Entonces, ¿cómo podemos empezar a amar a Dios de la manera en que deberíamos? Así como el hombre en Marcos 9:24 le pidió a Dios que le ayudara con su incredulidad, así también nosotros podemos pedirle a Dios que nos ayude en áreas donde no lo amamos con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas. Lo que necesitamos es su poder para hacer lo imposible, y podemos iniciar buscando y apropiándonos de ese poder.

En la mayoría de los casos, nuestro amor y afecto hacia Dios crece de manera más intensa a medida que pasa el tiempo. Ciertamente, los cristianos recién convertidos son muy conscientes del amor de Dios y de su amor hacia él. Pero es a través del testimonio de la fidelidad de Dios en tiempos de luchas y pruebas que crece cada día más un profundo amor por Dios. Con el tiempo, somos testigos de su compasión, misericordia, gracia y amor por nosotros, así como su odio por el pecado, su santidad y su justicia. No podemos amar a alguien que no conocemos, por lo tanto, conocer a Dios debe ser nuestra primera prioridad. Aquellos que buscan a Dios y su justicia, que toman en serio el mandato de amarlo sobre todas las cosas, son aquellos que están apasionados por las cosas de Dios. Están deseosos por estudiar la palabra de Dios, por orar, por obedecer y honrar a Dios en todas las cosas, y deseosos de hablar de Jesucristo con otros. Es a través de estas disciplinas espirituales que el amor de Dios crece y madura para la gloria de Dios.


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué significa amar al señor con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas?