¿Cómo puedo aprender a confiar que Dios tiene el control?



 

Pregunta: "¿Cómo puedo aprender a confiar que Dios tiene el control?"

Respuesta:
Antes de que podamos aprender a confiar que Dios tiene el control de todas las circunstancias de la vida, tenemos que responder cuatro preguntas: ¿Realmente Dios tiene el control? ¿Cuánto control tiene? Si él no tiene todo el control, entonces ¿qué o quién tiene el control? ¿Cómo puedo aprender a confiar que él tiene el control y descansar en esa verdad?

¿Dios está realmente en control? El concepto de que Dios tiene el control sobre todo es lo que se llama la "soberanía" de Dios. Nada nos da fuerza y confianza como el tener una comprensión de la soberanía de Dios en nuestras vidas. La soberanía de Dios se define como su control independiente completo y total sobre toda criatura, suceso y circunstancia en cada momento de la historia. Sujeto a ninguno, influenciado por nadie, absolutamente independiente, Dios hace lo que quiere, sólo lo que le plazca, siempre como le plazca. Dios está en completo control de cada molécula en el universo, en cada momento, y todo lo que ocurre es causado o permitido por él para sus propios propósitos perfectos.

"Jehová de los ejércitos juró diciendo: Ciertamente se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado" (Isaías 14:24). Nada es aleatorio o llega por casualidad, especialmente en la vida de los creyentes. Él lo "planeó". Esto significa el deseo de hacer algo de manera deliberada. Dios ha decidido a hacer lo que va a hacer, y nada ni nadie se interpone en su camino. "Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero" (Isaías 46:10). Este es nuestro poderoso y resuelto Dios, quién está en control de todo. Eso nos debería traer gran consuelo y ayuda para aliviar nuestros temores.

¿Pero exactamente cuánto control tiene Dios? La soberanía total de Dios sobre toda la creación directamente contradice la filosofía del teísmo abierto, que afirma que Dios no sabe lo que va a suceder en el futuro más de lo que nosotros sabemos, por lo que tiene que estar cambiando constantemente sus planes y reaccionar frente a lo que las criaturas pecaminosas hacen mientras que ejercitan su libre albedrío. Dios no está tratando de averiguar qué es lo que va a ocurrir en la medida que se desarrollan los acontecimientos. Activa y continuamente Dios está dirigiendo las cosas, TODAS las cosas, aquí y ahora. Pero pensar que él necesita de nuestra cooperación, nuestra ayuda, o el ejercicio de nuestro libre albedrío para llevar a cabo sus planes, nos pone en control sobre él, lo que nos hace Dios. ¿Dónde hemos escuchado antes esa mentira? Es una repetición de la misma vieja mentira de Satanás en el jardín, seréis como Dios (Génesis 3:5). Nuestras voluntades sólo son libres en la medida en que Dios nos permita esa libertad y no más allá. "Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?" (Daniel 4:35). El libre albedrío de nadie triunfará sobre la soberanía de Dios.

Algunas personas encuentran interesante pensar que Satanás tiene el control sobre una cierta cantidad de vida, que Dios está constantemente revisando sus planes para acomodar los trucos de Satanás. El libro de Job es una ilustración clara de quién tiene el poder soberano y quién no lo tiene. Satanás vino a Dios y, de hecho dice, "¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene?". Así que Dios le dio permiso a Satanás de hacer ciertas cosas con Job, pero no más (Job 1:6-22). ¿Puede Satanás hacer más que eso? No. Dios tiene el control de Satanás y sus demonios que intentan frustrar los planes de Dios en cada momento.

Satanás sabía desde el antiguo testamento que el plan de Dios era que Jesús viniera a la tierra, fuera traicionado, crucificado y resucitara, y ofreciera la salvación a millones de personas, y si hubiera alguna forma para evitar que eso pasara, Satanás lo hubiera hecho. Si Satanás hubiera hecho que tan solo una de las cientos de profecías sobre el Mesías no se hubiera cumplido, todo hubiera colapsado. Pero el número de decisiones independientes y voluntarias hechas por miles de personas, fueron diseñadas por Dios para que se realizara su plan exactamente en la forma en que había planeado desde el principio, y Satanás no podía hacer nada al respecto.

Jesús fue "entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios" (Hechos 2:23). Ninguna acción hecha por los romanos, los fariseos, Judas, o cualquier otra persona evitó que el plan de Dios se llevara a cabo exactamente de la manera en que él había planeado desde antes de la fundación del mundo. Efesios 1 dice que fuimos escogidos en él incluso antes de que el mundo fuera creado. Estábamos en la mente de Dios para ser salvos por la fe en Cristo. Esto significa que Dios entretejió la rebelión de Satanás, el pecado de Adán y Eva, la caída de la raza humana, y la muerte y crucifixión de Cristo, siendo éstos unos acontecimientos aparentemente terribles, para salvarnos antes de que él nos creara. Aquí hay un ejemplo perfecto de Dios haciendo que todas las cosas obren para bien (Romanos 8:28).

Ilimitado en poder, sin rival en majestad, y sin que nada externo lo frustre, nuestro Dios está en completo control de todas las circunstancias, haciendo o permitiendo que éstas obren para sus propios y buenos propósitos y planes para que se cumplan exactamente como él ha pre ordenado.

Por último, la única manera de confiar en el control soberano de Dios y descansar en él, es conociendo a Dios. Conocer sus atributos y lo que él ha hecho en el pasado, genera confianza en él. Daniel 11:32 dice, "… mas el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará". Imagine esa clase de poder en manos de un dios malo e injusto. O un dios que realmente no se preocupa por nosotros. Pero podemos regocijarnos en la soberanía de nuestro Dios, porque es eclipsada por su bondad, su amor, su misericordia, su compasión, su fidelidad y su santidad.

Pero no podemos confiar en alguien que no conocemos, y sólo hay una manera de conocer a Dios, y es a través de su palabra. No hay una fórmula mágica para hacernos gigantes espirituales de la noche a la mañana, no hay una oración mística que hagamos tres veces al día para madurar, para que nuestra fe crezca y que nos haga columnas de fortaleza y confianza. Es solo la biblia, la única fuente de poder que va a cambiar nuestras vidas desde dentro hacia fuera. Pero se necesita un esfuerzo, diligente y diario para conocer al Dios que controla todas las cosas. Si bebemos profundamente de su palabra y dejamos que ella llene nuestras mentes y nuestros corazones, la soberanía de Dios llegará a ser evidente para nosotros, y en eso nos gozaremos, porque conoceremos íntimamente y confiaremos completamente en el Dios que controla todas las cosas para su propósito perfecto.


Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo puedo aprender a confiar que Dios tiene el control?