¿Dios me ama?


Pregunta: "¿Dios me ama?"

Respuesta:
La pregunta de si Dios nos ama — personal e individualmente — es muy común. Rodeados por el amor condicional de la humanidad finita, no podemos comprender fácilmente que Dios nos ame. Conocemos nuestros defectos. Sabemos que Dios es perfecto y sin pecado. Sabemos que nosotros no lo somos. ¿Por qué Dios, que es infinito y santo, nos amaría, que somos finitos y pecadores? ¡Y, sin embargo, la gran verdad del evangelio es que Él lo hace! Una y otra vez, las Escrituras nos recuerdan el amor de Dios por nosotros.

Para empezar, Dios creó a la humanidad a Su propia imagen. Y lo hizo con gran cuidado y atención. Él "formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz el aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente... el Señor Dios hizo que el hombre cayera en un profundo sueño; y mientras dormía, tomó una de las costillas del hombre y cerró la carne en su lugar. Entonces el Señor Dios hizo una mujer de la costilla que había tomado del hombre, y la trajo al hombre" (Génesis 2:7, 21-22). Hay una intimidad aquí entre Dios y la humanidad. Con el resto de la creación, Dios simplemente habló y así fue. Sin embargo, Dios se tomó el tiempo para formar al hombre y a la mujer. Les dio dominio sobre la tierra (Génesis 1:28). Dios se relacionó directamente con Adán y Eva. Después de la caída, la pareja se escondió de Dios cuando Él vino "a pasear por el jardín al aire libre" (Génesis 3:8). No era anormal que hablaran con Dios; era anormal que se escondieran.

La relación con Dios se rompió después de la caída, aunque Su amor permaneció. Inmediatamente después del pronunciamiento de las maldiciones de Dios sobre la pareja pecadora, las Escrituras describen otra imagen amorosa de Dios. "El Señor Dios hizo vestidos de piel para Adán y su esposa y los vistió. Y el Señor Dios dijo: "El hombre se ha convertido ahora en uno de nosotros, conociendo el bien y el mal. No se le debe permitir que extienda su mano y tome también del árbol de la vida y coma, y viva para siempre". Y el Señor Dios lo desterró del Jardín del Edén para trabajar la tierra de la que había sido tomado" (Génesis 3:21-23). La acción de Dios aquí no es vengativa o punitiva; es protectora. Dios vistió a Adán y Eva para ocultar su vergüenza. Los expulsó del Edén para protegerlos de más peligros. Dios actuó por amor. Entonces, el plan de Dios de redención y restauración comienza a desarrollarse — un plan que no fue diseñado después de la caída, sino antes de la creación (1 Pedro 1:20). Dios ama tanto a la humanidad que eligió crearnos aun sabiendo el dolor que le causaría redimirnos.

Hay muchos versículos que demuestran el amor de Dios. Podemos ver su bondad tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. David y otros salmistas fueron particularmente elocuentes con respecto al amor de Dios. Basta con mirar el Salmo 139. El Cantar de los Cantares es otra gran ilustración del amor. El amor de Dios es incluso evidente en la historia de los israelitas, ya que continuamente preservó un remanente y le pidió a Su pueblo que obedeciera y viviera. Se ve a Dios como justo, pero también misericordioso. Él es bondadoso. Está celoso de Su pueblo y desea que la relación sea restaurada.

A veces vemos el Antiguo Testamento y pensamos que Dios sólo ama a la gente como nación, no como individuos. Sin embargo, es importante recordar que Rut, Agar, David, Abraham, Moisés y Jeremías fueron todos individuos. Dios entró en cada una de sus vidas y los amó individualmente. Este amor se hace obvio en la persona de Jesús.

Dios se limitó a la piel humana para redimirnos (ver Filipenses 2:5-11). Entró en nuestro mundo como un bebé nacido en el seno de una familia humilde de una manera muy humilde (pasó su primera noche en un pesebre). Jesús creció como lo haría cualquier niño. Durante Su ministerio público, a menudo se relacionó con los marginados de la sociedad. Se detuvo por los enfermos. Él sanó. Escuchaba a la gente. Bendijo a los niños. También nos enseñó sobre el amor de Dios. Lucas 13:34 registra a Jesús clamando, "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste!". Esto habla del deseo del corazón de Dios de que la gente vuelva a Él. Él nos anhela. No para castigarnos, sino para amarnos.

Tal vez la máxima expresión del amor de Dios es la pasión y la crucifixión de Jesús. Pablo nos recuerda, "Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:6-8). La obra de Jesús en la cruz fue una clara e inconfundible declaración de amor. Y este amor es incondicional. Estábamos en nuestro peor estado cuando Cristo murió por nosotros. "Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados... Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)" (Efesios 2:1, 4-5).

Esta salvación ha hecho posible la verdadera vida. "El ladrón sólo viene a robar, matar y destruir", dijo Jesús. "He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia" (Juan 10:10). Dios no es mezquino. Quiere derramar Su amor sobre nosotros. "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte", proclama Pablo en Romanos 8:1-2.

Recuerden que Pablo era antes un enemigo de Cristo. Persiguió con vehemencia a los cristianos. Vivió según la letra de la ley y no por la comprensión del amor de Dios. Pablo, si incluso pensaba en el amor de Dios, probablemente sentía que Dios no podía amarlo sin seguir las leyes. Sin embargo, en Cristo, encontró la gracia de Dios y aceptó el amor de Dios. Una de sus mayores afirmaciones sobre el amor de Dios es: "Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? . . . ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? . . . Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 8:31-32, 35-39).

Así que la respuesta sencilla es, "sí". ¡Sí, Dios te ama! Por difícil que sea de creer, es la verdad.

Otras escrituras sobre el amor de Dios por ti:

1 Juan 4:8 — " ... Dios es amor".

Efesios 5:1-2 — "Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante".

Efesios 5:25-27 — "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha".

Juan 15:9-11 — "Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido".

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Dios me ama?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana