¿Estamos viviendo en los últimos tiempos?



 

Pregunta: "¿Estamos viviendo en los últimos tiempos?"

Respuesta:
En un sentido, durante siglos hemos estado en los "últimos tiempos". Pedro se refiere a "los postreros tiempos" como el momento en que él estaba viviendo (1 Pedro 1:20; cf. Hebreos 1:2), y Pablo habla de la iglesia como aquellos "a quienes han alcanzado los fines de los siglos" (1 Corintios 10:11). Es en esta dispensación que el Verbo ha venido (Juan 1:14), que nuestra salvación se ha asegurado (Hebreos 9:26), y que el Espíritu ha sido derramado (Hechos 2:16-18). Estamos viviendo en la época final antes que Dios juzgue al mundo.

Pero generalmente cuando las personas hablan de los "últimos días" o los "últimos tiempos", se refieren al tiempo previo e incluyendo la Tribulación, cuando sucedan los acontecimientos apocalípticos descritos en el libro de Apocalipsis. ¿Ya ha empezado la Tribulación? En el momento de escribir esto, no; la iglesia no ha sido arrebatada, y la Tribulación aún no ha comenzado. ¿Estamos viviendo en los días poco antes del Arrebatamiento y la Tribulación? Posiblemente. La Biblia profetiza muchos eventos que ocurrirán en los últimos tiempos. Se pueden clasificar estos acontecimientos como naturales, espirituales, sociológicos, tecnológicos y políticos. Aunque quizás no veamos estos acontecimientos suceder directamente, podríamos ser capaces de ver la antesala de los mismos. Así como los pequeños sismos suelen preceder un gran terremoto, el mundo de hoy puede estar mostrando "terremotos" reveladores de lo que está por venir.

Lucas 21:11 enumera algunas de las señales naturales que ocurrirán antes de la segunda venida de Jesús: "Y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo". Por supuesto, este mundo caído ha visto muchos terremotos y otros desastres naturales; la profecía de Jesús es que estos eventos se intensificarán en la medida que el fin se aproxima. En 13 años, entre 1991 y 2004, los Estados Unidos ha experimentado 5 de los más costosos huracanes en la historia, 3 de sus 4 más grandes tornados han proliferado en la historia, y 9 de los 10 mayores desastres, como lo determina la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (por sus siglas en inglés FEMA). En los últimos años, hemos visto el huracán Sandy, lo que algunos han llamado la "tormenta perfecta". En cuanto a grandes señales del cielo, en 2013 el meteoro chelyabinsk explotó sobre Rusia y emitió una poderosa onda explosiva que hirió alrededor de 1.500 personas. Todos estos acontecimientos podrían ser una preparación de los últimos tiempos, los "dolores de parto", como Jesús los llamó (Mateo 24:8).

La Biblia enumera señales espirituales tanto positivas como negativas. En 2 Timoteo 4:3-4, descubrimos que muchas personas seguirán falsos maestros. Ahora vemos un aumento de grupos religiosos, herejías, engaños y ocultismo, donde muchos deciden seguir la nueva era o religiones paganas. Del lado positivo, Joel 2:28-29 profetiza que habrá una gran derramamiento del Espíritu Santo. La profecía de Joel se cumplió el Día de Pentecostés (Hechos 2:16), y todavía estamos viendo los efectos de ese derramamiento en avivamientos y movimientos cristianos guiados por el Espíritu, la predicación del mensaje del evangelio en todo el mundo y el surgimiento del judaísmo mesiánico.

Junto con las señales en el reino natural y espiritual, también hay señales en la sociedad. La creciente inmoralidad en la sociedad de hoy, es un síntoma de la rebelión del ser humano contra Dios. El aborto, la homosexualidad, el abuso de las drogas y el abuso de menores, son la prueba de que "los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor" (2 Timoteo 3:13). Ahora estamos viviendo en una sociedad materialista y amadora del placer. Las personas son amantes de sí mismos, "estando pendientes del número uno", y haciendo lo que es correcto ante sus propios ojos. Todas estas cosas y muchas más, se pueden observar alrededor de nosotros cada día (ver 2 Timoteo 3:1-4).

El cumplimiento de algunas profecías de los últimos tiempos, parecían algo imposible hasta la llegada de la tecnología moderna. Algunos de los juicios en Apocalipsis son más fáciles de imaginar en una era nuclear. En Apocalipsis 13, el anticristo controlará el comercio, forzando a las personas a que reciban la marca de la bestia, y teniendo en cuenta los avances actuales de la tecnología informática del chip, las herramientas que utilizará la bestia podrían ya estar aquí.

Y hay señales políticas. La restauración de Israel a su tierra en 1948, es la única profecía más sorprendente que se cumplió, probando que las cosas están encajando para el final de los tiempos. A principios del siglo XX, nadie se había imaginado que Israel volvería a su tierra, y mucho menos que ocupara Jerusalén. Jerusalén sin lugar a duda está en el centro de la geopolítica y está sola contra muchos enemigos; Zacarías 12:3 lo confirma: "Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella". Mateo 24:6-7 predice que, antes del tiempo del fin, "se levantará nación contra nación, y reino contra reino". "Guerras y rumores de guerra" definitivamente caracterizan esta época actual.

Estos son sólo algunas de las señales de que estamos avanzando hacia el fin de los tiempos. Dios nos dio estas profecías porque no quiere que nadie perezca, y Él siempre le da una gran advertencia antes de derramar Su ira (2 Pedro 3:9).

¿Estamos viviendo en los últimos tiempos? El Rapto podría ocurrir en cualquier momento. El día del juicio viene, y Dios va a tratar con el pecado en este mundo. Hasta que ese momento llegue, estamos en el periodo de la gracia. Juan 3:36 dice, "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él". Aquellos que no aceptan a Jesucristo como su salvador, permanecerán bajo la ira del Señor.

La buena noticia es que no es demasiado tarde para elegir la vida eterna. Todo lo que se requiere es aceptar por la fe el regalo gratuito de la salvación que Dios nos da. No hay nada que usted pueda hacer para ganar la gracia; Jesús ha pagado el precio por usted (Romanos 3:24). ¿Está listo para la segunda venida del Señor? o, ¿experimentará Su ira?


Retornar a la página inicial de Español

¿Estamos viviendo en los últimos tiempos?