settings icon
share icon
Pregunta

¿Vivir para Dios, ¿por qué es tan difícil?

Respuesta


A los que le seguirían, Jesús les dijo que tenían que tomar una cruz, contar el coste y dejarlo todo (Lucas 14:25-33). "Angosto el camino que lleva a la vida", dijo (Mateo 7:14). Las Escrituras mencionan a muchas personas de Dios que han recorrido ese difícil camino: Daniel, Elías, José y Juan el Bautista son sólo algunos.

Romanos 7 enseña que vivir para Dios es difícil para todos nosotros. El apóstol Pablo escribió sobre su propia lucha: "Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros" (vers0ículos 22-23).

Antes de conocer a Cristo, no podíamos hacer otra cosa que pecar. No teníamos ninguna otra opción al respecto. Nuestra motivación era complacernos a nosotros mismos. Incluso los buenos actos que realizábamos tenían una raíz egoísta: hacíamos cosas buenas para sentirnos mejor con nosotros mismos, para mitigar la culpa o para mejorar nuestra reputación ante los demás. En la salvación, el Espíritu Santo entra en nuestros espíritus. Rompe el poder que el pecado tenía sobre nuestras vidas y nos libera para obedecer a Dios. Ahora estamos motivados por el amor y no por la culpa (Ezequiel 36:26-27).

Sin embargo, todavía nos enfrentamos a la tentación desde fuera y desde dentro (2 Corintios 7:5). La Biblia llama a nuestra vieja naturaleza pecaminosa "la carne" y advierte que los que están "en la carne" no pueden agradar a Dios (Romanos 8:8). Incluso los cristianos pueden estar "en la carne". Aunque el Espíritu Santo mora en el corazón de cada creyente (1 Corintios 3:16; 6:19), depende de cada persona cuánto control le permite tener. Se nos ordena: "Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne" (Gálatas 5:16, 25). Sólo considerándonos "crucificados con Cristo" (Gálatas 2:19-20) p0odemos seguir caminando en el Espíritu.

Jesús no vino a reformar nuestra carne, sino a crucificarla (Romanos 6:6-7). Sin embargo, la carne no quiere morir. El profundo deseo de complacernos a nosotros mismos y de comprometernos con el mundo no muere fácilmente. Cuando nos aferramos a nuestros derechos, nuestras opiniones y nuestras prioridades, seguimos siendo los señores de nuestras propias vidas. Cuando ponemos nuestra voluntad en el altar ante Dios y nos dejamos llevar, morimos a nosotros mismos. Entonces podremos ser "llenos del Espíritu Santo", totalmente controlados por Él (Hechos 4:8; 13:52; Efesios 5:18). Sólo a través del poder del Espíritu Santo podemos vivir una vida que honre a Dios. Sólo el poder del Espíritu puede producir buenas obras en nosotros libres de legalismo y orgullo.

El deseo de ser aceptable para el mundo es la mayor fuente de compromiso para los cristianos. No queremos sufrir el ridículo ni enfrentarnos a ningún tipo de persecución. Es más agradable evaluarnos por los que nos rodean que por la Palabra de Dios (2 Corintios 10:12). No obstante, Santiago 4:4 dice: "Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios".

Cuando asumimos la falsa idea de que la salvación nos facilitará la vida, nos llevamos una sorpresa. Los que han venido a Cristo por las "bondades" que ofrece, a menudo se alejan cuando se dan cuenta de que aceptarlo significa tener un nuevo jefe. Cuando Jesús estaba en la tierra, las multitudes amaban la comida gratis y los milagros, pero cuando empezó a hablar de las cosas duras del evangelio, "muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él" (Juan 6:66).

No podemos servir a la vez a Dios y a nosotros mismos (ver Lucas 16:13). Vivir para Dios significa que tomamos una decisión final sobre quién manda. Cuando nuestra carne empieza a reafirmar sus derechos, la llevamos de nuevo a la cruz y la dejamos morir. Cuando el pecado nos tienta, la decisión ya está tomada: buscamos la voluntad de Dios sobre la nuestra. Gálatas 1:10 nos pregunta: "Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo".

Vivir para Dios puede ser difícil, pero no es algo sin gozo. Pablo escribió su más gozosa carta mientras sufría persecución en Roma (ver el libro de Filipenses). Seguiremos enfrentándonos a la tentación y a las dificultades, pero cuando la gloria de Dios es nuestro enfoque, vivir para Él se convierte en la fuente de nuestro gozo, y no en un trabajo penoso (Salmo 100:2; 1 Corintios 6:20; 1 Pedro 4:16).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Vivir para Dios, ¿por qué es tan difícil?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries