¿Por qué Dios aprobó una violencia tan terrible en el Antiguo Testamento?


Pregunta: "¿Por qué Dios aprobó una violencia tan terrible en el Antiguo Testamento?"

Respuesta:
Que Dios haya ordenado la matanza de naciones enteras en el Antiguo Testamento ha sido objeto de duras críticas por parte de los oponentes del cristianismo desde hace algún tiempo. Es indiscutible que hubo violencia en el Antiguo Testamento. La pregunta es si la violencia del Antiguo Testamento es justificable y aprobada por Dios. En su exitoso libro El Espejismo de Dios, el ateo Richard Dawkins se refiere al Dios del Antiguo Testamento como "un limpiador étnico vengativo y sediento de sangre". El periodista Christopher Hitchens se queja de que el Antiguo Testamento contiene una orden de "masacre indiscriminada". Otros críticos del cristianismo han formulado cargos similares, acusando a Jehová de "crímenes contra la humanidad".

Pero, ¿son válidas estas críticas? ¿Es el Dios del Antiguo Testamento un "monstruo moral" que arbitrariamente ordena el genocidio contra hombres, mujeres y niños inocentes? ¿Fue su reacción a los pecados de los cananeos y los amalecitas una manera viciosa de "limpieza étnica"? ¿O es posible que Dios haya tenido razones moralmente suficientes para ordenar la destrucción de estas naciones?

Un conocimiento básico de la cultura cananea revela su inherente maldad moral. Los cananeos eran un pueblo brutal y agresivo que practicaba la bestialidad, el incesto e incluso el sacrificio de niños. Los actos sexuales perversos eran la norma. El pecado de los cananeos era tan repugnante que Dios dijo: "La tierra vomitó a sus moradores" (Levítico 18:25). Aun así, la destrucción se dirigió más a la religión cananea (Deuteronomio 7:3-5, 12:2-3) que al pueblo cananeo en sí. El juicio no fue motivado por razones étnicas. Algunos cananeos, como Rahab en Jericó, pudieron encontrar que la misericordia precede al arrepentimiento (Josué 2). El deseo de Dios es que los malvados se vuelvan de su pecado en vez de morir (Ezequiel 18:31-32, 33:11).

Además de tratar con los pecados nacionales, Dios utilizó la conquista de Canaán para crear un contexto religioso/histórico en el que eventualmente podría introducir al Mesías en el mundo. Este Mesías traería la salvación no sólo a Israel, sino también a los enemigos de Israel, incluyendo a Canaán (Salmo 87:4-6; Marcos 7:25-30).

Cabe recordar que Dios le dio tiempo suficiente al pueblo cananeo para arrepentirse de sus malos caminos, ¡más de 400 años! El libro de Hebreos nos dice que los cananeos eran "desobedientes", lo que implica una culpabilidad moral de su parte (Hebreos 11:31). Los cananeos eran conscientes del poder de Dios (Josué 2:10-11; 9:9) y podrían haber buscado el arrepentimiento. Con excepción de algunas ocasiones, continuaron su rebelión contra Dios hasta el terrible final.

¿Pero no ordenó Dios también a los israelitas que mataran a los que no eran combatientes? El registro bíblico es claro que Él lo hizo. Una vez más, debemos recordar que, si bien es cierto que las mujeres cananeas no lucharon, esto no significa de ninguna manera que fueran inocentes, como lo indica su comportamiento seductor en Números 25 (Números 25:1-3). Sin embargo, la pregunta permanece: ¿qué pasa con los niños? No es una pregunta fácil de responder, pero debemos tener en cuenta varias cosas. Primero, ninguna persona (incluyendo los niños) es verdaderamente inocente. Las Escrituras enseñan que todos nacemos en pecado (Salmo 51:5; 58:3). Esto implica que todas las personas de alguna manera son moralmente culpables del pecado de Adán. Los bebés están tan condenados por el pecado como lo están los adultos.

En segundo lugar, Dios es soberano sobre toda la vida y puede tomarla cuando lo crea conveniente. Dios y sólo Dios puede dar la vida, y sólo Dios tiene el derecho de tomarla cuando lo desee. Al final, Él toma la vida de cada persona en la muerte. Para empezar, no es nuestra vida, sino la de Dios. Aunque está mal que acabemos con una vida, excepto en casos de pena capital, la guerra y la defensa propia, esto no quiere decir que esté mal que Dios lo haga. Instintivamente reconocemos esto cuando acusamos a alguna persona o autoridad que le quita la vida a un ser humano como si estuviera "jugando a ser Dios". Dios no tiene la obligación de prolongar la vida de nadie ni siquiera por un día. Cómo y cuándo morimos depende completamente de Él.

En tercer lugar, se puede argumentar que hubiera sido cruel que Dios le quitara la vida a todos los cananeos, menos a los bebés y niños. Sin la protección y el apoyo de sus padres, es muy probable que los bebés y niños pequeños se enfrentaran a la muerte de todas maneras debido a la falta de alimento. En el antiguo Cercano Oriente, las posibilidades de supervivencia de un huérfano eran escasas.

Finalmente, los niños de Canaán probablemente habrían crecido aprendiendo las religiones perversas que sus padres habían practicado. Ya era hora de que la cultura de la idolatría y la perversión terminara en Canaán, y Dios quería usar a Israel para ponerle fin. Además, los niños huérfanos de Canaán naturalmente habrían crecido resentidos con los israelitas. Probablemente, algunos habrían intentado después vengarse del trato "injusto" que sus padres habían recibido y devolver a Canaán al paganismo.

También vale la pena considerar el estado eterno de esos niños muertos en Canaán. Si Dios se los llevó antes de la edad de la responsabilidad moral, entonces fueron directamente al cielo (como creemos). Esos niños están en un lugar mucho mejor del que habrían tenido si hubieran vivido hasta la edad adulta como cananeos.

Sin duda, es difícil el tema de la violencia de Dios en el Antiguo Testamento. Sin embargo, debemos recordar que Dios ve las cosas desde una perspectiva eterna, y Sus caminos no son nuestros caminos (Isaías 55:8-9). El apóstol Pablo nos dice que Dios es bondadoso y severo (Romanos 11:22). Si bien es cierto que el carácter santo de Dios exige que el pecado sea castigado, Su gracia y misericordia continúan extendiéndose a aquellos que están dispuestos a arrepentirse y ser salvos. La destrucción cananea nos proporciona un claro recordatorio de que, si bien nuestro Dios es misericordioso y bondadoso, también es un Dios de santidad e ira.

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué Dios aprobó una violencia tan terrible en el Antiguo Testamento?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana