settings icon
share icon
Pregunta

¿Cuál es la forma correcta para tratar con el pecado en mi vida?

Respuesta


La forma correcta para tratar el pecado es confesarlo a Dios y abandonarlo. Cada uno de estos dos pasos básicos amerita una observación más detallada:

En primer lugar, la confesión es la forma adecuada de tratar el pecado. Naturalmente, para confesar nuestro pecado debemos reconocer que lo que hemos hecho (o dejado de hacer) es pecaminoso. Todo el mundo ha pecado, al igual que los creyentes en Cristo. El apóstol Juan, escribiendo a los creyentes, dijo: "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros" (1 Juan 1:8).

"Confesar" es "estar de acuerdo". Para manejar correctamente el pecado en nuestras vidas, debemos estar de acuerdo con Dios sobre nuestro comportamiento; si la Biblia llama "pecado" a algo que hemos estado haciendo, entonces también debemos llamarlo "pecado". En nuestra confesión, debemos ser lo suficientemente valientes para ser completamente honestos ante el Señor. Debemos comenzar confesando todo pecado conocido y luego pedirle al Señor que nos revele cualquier otro pecado que haya que confesar. "Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno" (Salmo 139:23-24). Bíblicamente, nuestra confesión se hace a Dios, no a un sacerdote. Jesús es nuestro mediador (1 Timoteo 2:5).

Cuando tratamos debidamente el pecado a través de la confesión, tenemos esta promesa: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9). Esta promesa era alentadora para la gente a la que Juan escribía en el siglo I d.C., y es alentadora para nosotros hoy. Es el corazón del Evangelio. Jesús está sentado a la derecha de Dios Padre, una posición de poder e influencia. Él intercede por los que son suyos, que lo son por gracia a través de la fe. Cuando alguien que está en Cristo peca, es como si Jesús dijera a su Padre: "He pagado por ese pecado". El Padre nos perdona sobre la base del sacrificio de Jesús en la cruz. Él es fiel al hacerlo, de acuerdo con Su promesa; y es justo al hacerlo, porque Jesús ya ha pagado el precio del pecado.

En segundo lugar, abandonar el pecado es la forma adecuada de tratar el pecado. Cuando Jesús perdonó a la mujer sorprendida en el adulterio, le dijo: "Vete y no peques más" (Juan 8:11). Vete - esa es la palabra de perdón y liberación. No peques más: ese es el mandato de Dios para vivir una vida santa.

No podemos afirmar seriamente que estamos tratando adecuadamente el pecado si nos negamos a dejarlo. Si encontramos una serpiente venenosa dentro de la casa, no jugamos con ella; la sacamos del lugar. Si descubrimos un cáncer en nuestro cuerpo, no seguimos como siempre, sino que comenzamos un programa de tratamiento intenso para lograr un estado de salud sano. Y si nos damos cuenta del pecado en nuestras vidas, hacemos todo lo posible para cambiar nuestro comportamiento para agradar al Señor.

Para lidiar con el pecado de manera adecuada, no sólo debemos abandonar el pecado, sino que también debemos buscar la restitución de nuestros males, cuando sea posible. Zaqueo es un buen ejemplo de esto (Lucas 19:8). También debemos tomar medidas para no volver a caer en la misma trampa. Esto significa establecer nuevos hábitos, frecuentar lugares diferentes y evitar a ciertas personas: "El hombre de muchos amigos se arruina" (Proverbios 18:24). Debemos hacer caso al mandato de Dios: "Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo" (Efesios 6:11).

Para tratar correctamente con el pecado, debemos seguir las directivas de la Palabra de Dios. Debemos "Velad y orad, para que no entréis en tentación" (Marcos 14:38). Y debemos ser sensibles a la guía del Espíritu Santo. Cuando Él está contristado, es el momento de confesar nuestro pecado y abandonarlo (ver Efesios 4:30).

Cuando tratamos correctamente con el pecado en nuestra vida, nuestra vida cambiará: "Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento" (Lucas 3:8). Viviremos en la confianza de que nuestros pecados, pasados, presentes y futuros, son perdonados en Cristo (Romanos 8:1). Alabaremos al Señor de nuestra salvación como Aquel que puede evitar que tropecemos (Judas 1:24-25). Confiaremos en que Él terminará en nosotros la obra que comenzó (Filipenses 1:6).

Cuando tratamos correctamente el pecado en nuestras vidas, comprobaremos la verdad de Proverbios 28:13: "El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia" (énfasis añadido).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Cuál es la forma correcta para tratar con el pecado en mi vida?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries