¿Cómo afecta el proceso de traducción a la inspiración, certeza e infalibilidad de la Biblia?



 

Pregunta: "¿Cómo afecta el proceso de traducción a la inspiración, certeza e infalibilidad de la Biblia?"

Respuesta:
Esta pregunta aborda tres aspectos muy importantes: la inspiración, la preservación y la traducción.

La doctrina de la inspiración de la Biblia, nos enseña que la Escritura es "inspirada por Dios"; es decir, Dios personalmente supervisó el proceso de escritura, guiando a los autores humanos para que Su mensaje completo fuese grabado para nosotros. Verdaderamente la Biblia es la Palabra de Dios. Durante el proceso de la Escritura, se permitía la expresión de la personalidad y el estilo de escritura de cada autor; sin embargo, Dios también dirigió a los escritores para que los 66 libros que escribieron, estuvieran libres de error y que fueran exactamente lo que Dios quería que tuviéramos. Véase 2 Timoteo 3:16 y 2 Pedro 1:21.

Por supuesto, cuando hablamos de "inspiración", nos estamos refiriendo únicamente al proceso mediante el cual los documentos originales fueron conformados. Después de eso, la doctrina de la preservación de la Biblia tomó el control. Si Dios iba a ir hasta esos extremos para darnos Su Palabra, seguramente Él también tomaría las medidas necesarias para hacer que esa palabra no cambiara. Lo que vemos en la historia es que Dios hizo exactamente eso.

Las Escrituras hebreas del Antiguo Testamento fueron copiadas minuciosamente por los escribas judíos. Grupos como los soferim, los zugoth, los tanaim y los masoretas, tenía un profundo respeto por los textos que estaban copiando. Su respeto estaba asociado con las estrictas normas que regulaban su trabajo: estaba descrito el tipo de pergamino que usaban, el tamaño de las columnas, la clase de tinta, y el espaciado de las palabras. Escribir algo de memoria estaba expresamente prohibido, y las líneas, las palabras, e incluso las letras individuales fueron metódicamente contadas como un medio de exactitud doblemente comprobado. El resultado de todo esto fue que las palabras escritas por mano de Isaías todavía están disponibles hoy en día. El descubrimiento de los pergaminos del mar muerto confirma claramente la precisión del texto hebreo.

Lo mismo sucede con el texto griego del Nuevo Testamento. Miles de textos griegos, algunos de los cuales datan casi desde el año 117 d.C., están disponibles. Las ligeras variaciones entre los textos son fácilmente compatibles y ninguno de ellos afecta a un artículo de fe. Los eruditos han llegado a la conclusión de que el Nuevo Testamento que tenemos en la actualidad, prácticamente no ha variado de los escritos originales. El erudito textual Sir Frederic Kenyon dijo acerca de la Biblia, "Es casi seguro que se preserva el verdadero texto de cada pasaje dudoso. . . Esto no se puede decir de otro libro antiguo en el mundo."

Esto nos lleva a la traducción de la Biblia. Hasta cierto punto, la traducción es un proceso interpretativo. Cuando se traduce de un idioma a otro, se deben hacer ciertas elecciones. ¿Debería ser la palabra más exacta, incluso si significado de esa palabra no es clara para el lector moderno?, o ¿debería ser una idea equivalente, a costa de una lectura más literal? Por ejemplo, en Colosenses 3:12, algunas traducciones se refieren a "entrañas de misericordia". La palabra griega que significa "entrañas" y que literalmente significa "intestinos", proviene de una palabra raíz que significa "bazo". Otros traductores escogieron unas palabras no literales: "corazón compasivo" (el "corazón" que es lo que el lector piensa hoy en día como el asiento de las emociones), o "lástima y misericordia de corazón" o simplemente "compasión."

Por lo tanto, algunas traducciones son más literales que otras, pero todas ellas ciertamente le hacen justicia al versículo. El significado central del mandamiento en Colosenses 3:12 es tener sentimientos de compasión.

La mayoría de las traducciones de la Biblia son realizadas por un comité. Esto ayuda a garantizar que ningún prejuicio personal o que incluso la teología, llegue a afectar las decisiones de la elección de una palabra, etc. Es importante tener una buena y honesta traducción de la Biblia. Un buen equipo de traducción estará comprometido con el conocimiento de los eruditos y permitirá que la Biblia hable por sí misma.

Como regla general, entre más traducciones literales se tengan, habrá menos trabajo de "interpretación". Las traducciones "con más libertad", necesariamente hacen más "interpretación" del texto, pero por lo general son fáciles de leer. Luego, están las paráfrasis que en realidad no son traducciones, sino que es el trabajo de una persona volviendo a contar la Biblia.

Así pues, habiendo visto todo esto, ¿las traducciones de la Biblia son inspiradas e infalibles? La respuesta es no, no lo son. En ninguna parte Dios extiende la promesa de inspiración a las traducciones de Su Palabra. Mientras que muchas de las traducciones disponibles en la actualidad son excelentes en calidad, no están inspiradas por Dios y no son perfectas. ¿Significa esto que no podemos confiar en una traducción? De nuevo, la respuesta es no. A través de un estudio cuidadoso de las Escrituras, con la guía del Espíritu Santo, podemos correctamente entender, interpretar y aplicar las Escrituras. Nuevamente, debido a los fieles esfuerzos de traductores cristianos consagrados (y por supuesto con la supervisión del Espíritu Santo), las traducciones disponibles hoy en día, son excelentes y confiables. El hecho de que no podemos atribuir inerrancia a una traducción, esto debe motivarnos incluso a hacer un estudio más minucioso, y estar lejos de una lealtad a ciegas hacia cualquier traducción en particular.


Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo afecta el proceso de traducción a la inspiración, certeza e infalibilidad de la Biblia?