¿Qué es la Teoría del Desmayo? ¿Jesús sobrevivió la crucifixión?



 

Pregunta: "¿Qué es la Teoría del Desmayo? ¿Jesús sobrevivió la crucifixión?"

Respuesta:
La Teoría del Desmayo es la creencia de que Jesús no murió realmente en Su crucifixión pero fue meramente inconsciente cuando fue puesto en la tumba y allí Él reanimó. En consecuencia, Sus apariciones después de tres días en la tumba sólo eran percibidas como apariciones de resurrección. Hay varias razones por qué esta teoría no es válida y puede ser fácilmente demostrada falsa, y hubo por lo menos tres distintas personas o grupos involucrados en la crucifixión de Jesús que estaban muy satisfechos con respecto al hecho de Su muerte en la Cruz. Son los guardias romanos, Pilato y el Sanedrín.

Los guardias romanos - Había dos grupos de soldados romanos dados la tarea de velar por la muerte de Jesús: los verdugos y los guardias de la tumba. Los soldados a cargo de la ejecución eran especialistas en la pena capital y la crucifixión fue una de las formas más brutales de la ejecución de la historia. Jesús fue clavado a una cruz tras soportar horribles golpizas a manos de estos mercaderes profesionales de muerte, y cada persona muerta por crucifixión fue abordada por estos soldados. Su misión era asegurar que se completó la tarea. Jesús no puede haber sobrevivido la crucifixión, y estos soldados aseguraron que Jesús estuvo muerto antes de permitir bajarse Su cuerpo de la Cruz. Estaban completamente satisfechos que Jesús estaba realmente muerto. El segundo grupo de soldados fue dado la tarea de guardar la tumba de Jesús debido a la petición hecha a Pilato por el Sanedrín. Mateo 27:62-66 nos dice, "Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato, diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré. Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis. Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia." Estos guardias aseguraron que la tumba estaba segura, y sus vidas dependían de cumplir su misión. Sólo la resurrección del Hijo de Dios les podría impedir cumplir su tarea.

Pilato - Pilato dio la orden para que Jesús fuera crucificado y confió esta tarea a llevarse a cabo por un centurión romano, un comandante confiable y probado de 100 soldados romanos. Después de la crucifixión, una solicitud para el cuerpo de Jesús fue hecha por José de Arimatea, a fin de que Su cuerpo podría ser colocado en una tumba. Sólo después de confirmar del centurión la muerte de Jesús Pilato entregó el cuerpo al cuidado de José. Marcos 15:42-45: "Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. E informado por el centurión, dio el cuerpo a José." Pilato estaba completamente satisfecho que Jesús estaba realmente muerto.

El Sanedrín - El Sanedrín era el Consejo gobernante del pueblo judío. Estos líderes pidieron que los cuerpos de los crucificados, incluyendo a Jesús, fuesen bajados de la Cruz después de su muerte debido al Día de Reposo subsiguiente. Juan 19:31-37 dice: "Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis. Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron." Estos judíos que habían exigido la crucifixión de Jesús, incluso yendo tan lejos como para sugerir una insurrección si Él no era crucificado, nunca habrían permitido el cuerpo de Jesús bajarse de la Cruz si Él no hubiese muerto. Estos hombres eran completamente satisfechos que Jesús estaba realmente muerto.

Hay otra evidencia que la Teoría del Desmayo es inválida, como la condición del cuerpo de Jesús después de la resurrección. En cada aparición, el cuerpo de Jesús fue demostrado ser en un estado glorificado, y las únicas marcas que quedaban como prueba de Su crucifixión eran las marcas de los clavos que Él pidió a Tomás tocar como prueba de Quién era. Cualquiera que hubiese experimentado lo que Jesús experimentó habría necesitado meses para recuperarse físicamente. El cuerpo de Jesús llevaba sólo las marcas de los clavos en Sus manos y pies. La manera en que se preparó el cuerpo de Jesús después de la crucifixión es una prueba para refutar más la teoría. Si Jesús sólo hubiese estado inconsciente, las sábanas en las cuales Él estaba envuelto habrían sido imposibles de escapar, si Él hubiese sido simplemente un hombre. La manera en que las mujeres prepararon el cuerpo de Jesús es prueba más de Su muerte. Ellas llegaron a la tumba en el primer día de la semana a ungir más Su cuerpo con ungüentos de embalsamiento ya que habían tenido poco tiempo para preparar Su cuerpo antes del comienzo del Día de Reposo. Si Jesús hubiese sido meramente inconsciente como supone la teoría, las mujeres habrían traído herramientas medicinales para ayudar en Su reanimación.

El propósito de la Teoría del Desmayo no es disputar la muerte de Jesús, sino por el contrario, pretende refutar Su resurrección. Si no resucitó Jesús, entonces Él no es Dios. Si Jesús realmente murió y resucitó de entre los muertos, Su poder sobre la muerte demuestra que Él es el Hijo de Dios. La evidencia exige el veredicto: Jesús realmente murió en la Cruz y Jesús realmente resucitó de entre los muertos.


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es la Teoría del Desmayo? ¿Jesús sobrevivió la crucifixión?