settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué es la teología espiritual?

Respuesta


La teología espiritual es una rama de la teología que hace hincapié en la vida en "el espíritu" y no en "la carne". En otras palabras, se ocupa de cómo una persona crece y se desarrolla espiritualmente. Aunque hay enfoques bíblicos y evangélicos de la teología espiritual, el término teología espiritual se utiliza con más frecuencia en los círculos católicos, donde se trata de explorar las obras que un individuo debe realizar para avanzar hacia la "perfección" en la vida cristiana. Los teólogos católicos consideran la teología espiritual como la unión de las teologías de la estética y la mística.

El teólogo católico P. Jordan Aumann define la teología espiritual como "aquella parte de la teología que, partiendo de las verdades de la revelación divina y de la experiencia religiosa de las personas, define la naturaleza de la vida sobrenatural, formula directrices para su crecimiento y desarrollo, y explica el proceso por el que las almas avanzan desde el comienzo de la vida espiritual hasta su plena perfección". Observemos que, en esta definición, la "experiencia religiosa" tiene el mismo valor que la "revelación divina". En otras palabras, la teología espiritual no se extrae únicamente de la Biblia, sino que proviene de la experiencia, además de la Biblia. Este hecho por sí solo debería hacernos desconfiar de tal teología.

De acuerdo con la teología espiritual, para alcanzar la "perfección" en la vida cristiana, hay que practicar la oración vocal, la meditación y la oración contemplativa; hay que rezar el Rosario; hay que dejar el pecado y servir a Dios; y hay que experimentar dificultades y sufrimientos, incluyendo "la noche oscura del alma". A medida que el alma se acerca a la perfección, debe pasar por tres etapas: la purgativa, la iluminativa y la unitiva.

El principal problema de la teología espiritual, además de alejarse de las Escrituras, es que se centra en los medios físicos para conseguir un fin espiritual. La Escritura enseña que nacemos de nuevo por el Espíritu de Dios, que somos guardados por el Espíritu de Dios y que somos santificados por el Espíritu de Dios. El simple hecho de practicar rituales o mantener una disciplina no es garantía de salvación, y mucho menos de crecimiento espiritual. Juan Wesley estableció su "Club Santo" con sus reglas y "método" de vida santa años antes de su conversión. La religión no equivale a la regeneración.

La Biblia manda a los seguidores de Cristo a caminar en el Espíritu: "Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne" (Gálatas 5:16). Los cristianos son los que han nacido de nuevo, los que "no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu" (Romanos 8:4). Todos deberíamos desear "creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo" (2 Pedro 3:18). Pero seguimos a Cristo, no a Santa Teresa de Ávila, a San Juan de la Cruz, a Santa Catalina de Siena, a Tomás á Kempis, a San Ignacio de Loyola, o a cualquiera de los otros que los católicos levantan como modelos de perfección.

Siempre debemos cuidarnos del legalismo. El ejemplo de los gálatas nos proporciona una advertencia: en un intento de "crecer espiritualmente", las iglesias de Galacia estaban cayendo en el legalismo. Intentaban vivir una "buena vida cristiana" volviendo a la Ley y a las ordenanzas del Antiguo Testamento. Pablo reprendió tal curso de acción: "¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?" (Gálatas 3:2-3).

Dios, que comenzó la buena obra en nosotros, la completará (Filipenses 1:6). La oración, la meditación y otras disciplinas espirituales son buenas y útiles para nuestro crecimiento espiritual. No obstante, debemos rechazar los métodos creados por el hombre que prometen la perfección. Debemos evitar los programas que se promocionan como una ayuda para "recibir la salvación" y para "cooperar con la redención de Cristo". El justo vivirá por la fe (Gálatas 3:11). Vivimos por el poder del Espíritu, no por las obras de la carne ni por el cumplimiento de la Ley.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es la teología espiritual?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries