settings icon
share icon
Pregunta

¿Cuál es la teología bíblica del trabajo?

Respuesta


Dios creó a los seres humanos para trabajar. La primera instrucción que Dios le dio a Adán fue que trabajara, que cuidara el Jardín del Edén (Génesis 2:15). Desafortunadamente, a lo largo de los siglos, el término trabajo ha adquirido algunas connotaciones negativas. Con frecuencia vemos el trabajo como una actividad difícil o desagradable que estamos obligados a realizar. Sin embargo, el trabajo es simplemente realizar una actividad física o mental para lograr un propósito o resultado. Llevar una cuchara a la boca es un trabajo. Escribir una canción o un poema para expresar el corazón es un trabajo porque tal actividad se realiza para lograr un resultado. En la cultura occidental, la palabra trabajo se asocia más comúnmente con la profesión o la forma de ganarse la vida, por ejemplo: "fue a trabajar hoy", refiriéndose a "está empleado en un trabajo y pasará el día cumpliendo con las tareas asignadas".

El trabajo se dio antes de que el pecado entrara en el mundo y por lo tanto es parte de la creación perfecta de Dios. El trabajo no fue un resultado de la caída; la caída sólo hizo el trabajo más difícil (Génesis 3:17-19). Cuidar el Edén fue diseñado para ser una ocupación agradable y gratificante para Adán. A él le habría encantado cuidar el jardín y lo habría considerado satisfactorio y con un propósito. Dios creó al hombre para que disfrutara del trabajo, para que pudiera disfrutar viéndolo, de la misma manera que los padres disfrutan viendo a sus hijos adquirir una nueva habilidad o crear un proyecto de arte.

El trabajo ayuda a satisfacer la necesidad del hombre para un propósito. A diferencia de los animales, que están motivados por el instinto y la necesidad física, los seres humanos funcionan a partir de motivaciones mayores. Además de nuestras necesidades corporales para sobrevivir, buscamos un sentido a nuestras vidas. Necesitamos una razón para levantarnos por las mañanas. Necesitamos saber por qué estamos aquí y si la vida tiene un propósito. El trabajo fue diseñado para ser una satisfacción parcial de esas necesidades.

El trabajo es la forma en que satisfacemos nuestras necesidades básicas y ayudamos a otros que no pueden trabajar (Efesios 4:28). La pereza, o sea una evasión habitual del trabajo, se condena en las Escrituras (Proverbios 13:4; 21:25). Debemos aceptar el trabajo que Dios nos ha dado para hacer y expresarle nuestra gratitud por tener la capacidad de mantenernos a nosotros mismos y a nuestras familias. Colosenses 3:23 dice: "Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres". Dios instituyó el diezmo en el Antiguo Testamento como un recordatorio al pueblo de que era Dios quien bendecía la obra de sus manos (Levítico 27:30; Números 18:28-29).

Las personas que se negaban a proveer para sus familias eran condenadas por la iglesia primitiva (1 Timoteo 5:8). Pablo dio instrucciones de que a los que se negaban a trabajar no se les permitiera comer (2 Tesalonicenses 3:10). También les recordó a las iglesias que, aunque tenía el derecho de ganarse la vida únicamente con su ministerio entre ellas, también trabajaba como fabricante de carpas para mantenerse a sí mismo (Hechos 18:3; 20:34; 1 Tesalonicenses 2:9).

Jesús trabajó. Habría sido comprensible si el Hijo de Dios hubiera pasado todo su tiempo en el templo, hablando de las Escrituras. No obstante, durante los primeros treinta años de su vida, Jesús trabajó como carpintero con su padre terrenal, José (Marcos 6:3; Lucas 2:51-52).

La teología bíblica del trabajo es que el trabajo fue diseñado por Dios como la ocupación terrenal del hombre. Es el medio por el cual sostenemos la vida y hacemos descubrimientos sobre el mundo de Dios. Fuimos creados a imagen de Dios (Génesis 1:27), y Dios trabaja (Salmo 19:1; Juan 5:19). Su trabajo es creativo, con propósito y detallado; es agradable para Él y beneficioso para nosotros (Salmo 92:4). Un día, en el nuevo cielo y la nueva tierra, el trabajo volverá a la condición que tenía antes de la caída, será una satisfacción para nosotros y una bendición para todos los demás.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Cuál es la teología bíblica del trabajo?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries