¿Cuál es la tabla de las naciones?



 

 

Pregunta: "¿Cuál es la tabla de las naciones?"

Respuesta:
El capítulo 10 de Génesis que comúnmente se conoce como la tabla de las naciones, es una lista de los fundadores patriarcales de setenta naciones que descendieron de Noé a través de sus tres hijos, Sem, Cam y Jafet. Veintiséis de los setenta descendieron de Sem, treinta de Cam, y catorce de Jafet. Génesis 10:32 resume el capítulo de manera concisa: "Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias, en sus naciones; y de éstos se esparcieron las naciones en la tierra después del diluvio" Capítulo 11 relata su división en Babel.

El texto parece dar a entender, aunque nunca declara explícitamente, que la lista iba a ser una relación exhaustiva. Tradicionalmente ha sido interpretada como tal. No obstante, esta interpretación es especulativa.

Todas las genealogías bíblicas están resumidas. Se incluyen personajes históricos importantes, mientras que se dejan por fuera los hermanos "inferiores" o los que son menos importantes culturalmente. Es posible que tal sea el caso de la tabla de las naciones. El que compiló la tabla pudo haber centrado su estudio en naciones más importantes para su propia nación en el momento de la compilación de la tabla, descuidando a los fundadores de otras lejanas y quizás incluso olvidadas naciones. Si bien en última instancia cada nación está relacionada con todas las naciones a través de Noé, este vínculo ancestral no prolonga de manera indefinida la importancia cultural mutua entre sus descendientes.

Mientras que algunas de las naciones enumeradas se identifican fácilmente, algunas siguen siendo poco conocidas. Numerosos estudiosos han intentado identificar estas naciones desconocidas con ciertos niveles de éxito. Debido a la naturaleza arcaica de la fuente material, sigue existiendo una gran ambigüedad.

La precisión de la tabla ha quedado en entredicho, por el hecho de que algunas de las relaciones descritas no coinciden con la lingüística comparativa moderna. Por ejemplo, se dice que los elamitas fueron descendientes de Sem, sin embargo su lengua no era la semítica. Se dice que los cananeos descendieron de Cam, aunque su lengua era semítica.

Esta objeción da por sentado que estos idiomas nunca experimentaron ningún cambio drástico. La historia de la región parece indicar que esta es una suposición dudosa. Las culturas de la región estaban constantemente sometidas a las migraciones e invasiones por fuerzas extranjeras. Los imperios conquistadores solían imponer su lengua y su cultura a los que habían sido vencidos.

La helenización del imperio persa tras la conquista de Alejandro Magno, es un ejemplo clásico. O considere a los israelitas, que principalmente hablaban hebreo antiguo hasta el cautiverio babilónico y la conquista persa. Luego, adoptaron el arameo, que era el idioma oficial del imperio persa. El talmud judío se escribió en arameo, como también lo eran las grandes porciones de los libros de Daniel y Esdras. Se cree que el arameo fue el idioma nativo de Jesús. Tras la conquista de Persia por parte de Alejandro, los judíos adoptaron el griego como una segunda lengua. Como resultado, todo el nuevo testamento fue escrito en griego. Los idiomas de la región no eran estáticos.

Los hebreos invadieron y conquistaron Canaán mucho antes que los griegos, persas y babilonios. ¿No es sorprendente que los cananeos de la región adoptaron una lengua semítica casi idéntica al hebreo antiguo? En cuanto a los elamitas, si queremos presentar un caso elamita, tenemos que empezar con los protoelamitas. Los protoelamitas permanecen no descifrados, por lo que no puede constituir la base de una polémica contra la tabla de las naciones. No hay pruebas de que los últimos, los elamitas no semíticos sirvan de base para los protoelamitas, y no sabemos qué influencias pueden haber alterado en cualquier momento el idioma.

Otra objeción a la tabla de las naciones, es que muchas de las naciones enumeradas no aparecen en los registros históricos (como lo tenemos hoy), hasta el primer milenio antes de Cristo. Esto ha llevado a algunos eruditos críticos a fijar una fecha de la tabla no antes del siglo VII A.C.

Esta es una crítica recurrente de la biblia. En lugar de darle a la biblia el beneficio de la duda cuando menciona una ciudad o cultura que no aparece en ninguna otra parte del registro histórico, o cuando se coloca una cultura en una época que antecede a cualquier otro registro que tenemos de nuestras fuentes limitadas, los críticos generalmente asumen que los autores bíblicos o fueron falsos o ignorantes. Tal fue el caso de la antigua metrópoli de Nínive y la antigua civilización hitita del Levante, las cuales fueron redescubiertas en los tiempos modernos, en los siglos XIX y XX respectivamente, en una increíble defensa de testimonios históricos de la biblia. Lo cierto es que nuestro conocimiento de las culturas antiguas está muy fragmentado y a menudo depende de las principales hipótesis. Por lo tanto, es especulativo argumentar que la tabla de las naciones se escribió muy tarde, basada únicamente en el hecho de que algunas de las naciones mencionadas no aparecen sino en los registros históricos posteriores.

Una última objeción se refiere al hecho de que algunos dicen que Nimrod fue un hijo de Cus (Génesis 10:8), quién se cree que fundó Nubia al sur de Egipto. N obstante, Nimrod estableció varias ciudades en Mesopotamia que no muestran ninguna señal del origen nubio (Génesis 10:8-12). ¿Significa esto, como algunos críticos afirman, que desde luego la tabla está evidentemente errónea, ya sea del linaje de Nimrod o de su papel en el establecimiento de las ciudades mesopotámicas?

Los escépticos que plantean este argumento, pasan por alto el hecho de que Cus también engendró los fundadores de al menos seis naciones árabes (Génesis 10:7), y que ninguna de ellas muestran signos de un origen nubio. Esto es porque Nubia ha desarrollado muchas generaciones a lo largo de su propia ruta cultural. Nimrod fue un hijo inmediato de Cus. No tenemos razones para esperar que él o las ciudades que él ayudó a establecer, muestren alguna señal del origen nubio.

En resumen, la tabla de las naciones presenta el punto de vista bíblico y etnológico que todas las naciones descienden de Noé a través de sus tres hijos, Sem, Cam y Jafet. No se sabe si la lista de los setenta debía ser exhaustiva o si intencional o accidentalmente se dejaron algunas naciones por fuera. La exactitud de lo que sabemos de la tabla ha sido cuestionado por los escépticos, cuyas objeciones polémicas tienden a ser defectuosas e insustanciales. Debido a la naturaleza arcaica del material de origen, la veracidad de la tabla en última instancia aún no se puede determinar. Finalmente, quienes lo aceptan, lo hacen por fe, dando por sentado como parte de una perspectiva mayor y justificable. Aquellos que la rechazan, esencialmente lo hacen por las mismas razones.


Retornar a la página inicial de Español

¿Cuál es la tabla de las naciones?