settings icon
share icon
Pregunta

¿Cómo pueden los padres cristianos afrontar el síndrome del nido vacío?

Respuesta


Cualquiera que haya observado a los pájaros con sus polluelos puede dar fe de las técnicas de crianza que instintivamente utilizan: animar o empujar a la cría fuera del nido; enseñarle a estirar y batir las alas; y enseñarle a volar, a aterrizar y a evitar a los gatos que merodean y otras cosas que podrían hacerle daño. En el mundo de las aves, todo es bastante práctico y sin sentimentalismos. A los polluelos se les saca del cálido nido al mundo frío. Nunca un fotógrafo de la naturaleza ha capturado una imagen de una mamá pájaro retorciéndose las alas mientras se pregunta para qué sirve en este mundo ahora que su nido está vacío.

Puede que las aves no sufran lo que algunos denominan "síndrome del nido vacío", aunque muchos padres sí. Los padres que tienen hijos que han crecido y se han ido de casa son los llamados "padres solos". El síndrome del nido vacío es esa sensación de decepción emocional que sienten los padres en esa etapa de la vida en la que se despiden de sus hijos y los ven salir por la puerta como adultos. El síndrome del nido vacío es el sentimiento anticlimático de decepción que a menudo invade los corazones de los padres que deben ajustarse a una nueva etapa de la vida, que deben permitir que cambien las relaciones con sus hijos, que encuentren nuevas actividades para ellos mismos y que luchen con pensamientos sobre si hicieron lo suficiente para preparar a sus hijos para un mundo adulto.

Los padres cristianos han hecho mucho para preparar a sus hijos para el momento en que dejen el hogar. Más allá de impartir técnicas básicas de supervivencia, los cristianos han enseñado a sus hijos a amar a Dios, a amar al prójimo y a conocer y atesorar la Biblia (Deuteronomio 6:6-9; Mateo 22:35-40; 2 Timoteo 3:15). Los padres cristianos han modelado el amor y la provisión de Dios para sus hijos (Mateo 7:10-12), y han disciplinado a sus hijos para que entren en el mundo con autocontrol y respeto a la autoridad (Salmo 103:13; Hebreos 12:10). Al final del día, después de toda la preparación, muchos padres cristianos siguen enfrentando el síndrome del nido vacío.

¿Qué sugiere la Biblia a los padres que se enfrentan al síndrome del nido vacío?, y ¿hay alguna manera de evitar el sentimiento casi universal de tristeza cuando los hijos vuelan del gallinero?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que los padres de familia a diferencia de los de las aves, nunca pierden la conexión con sus hijos. Los padres cristianos pueden hacer varias cosas que continuarán bendiciendo e instruyendo a sus hijos en los años de nido vacío:

1. Entender que la crianza perfecta en Dios sirve como una red de seguridad. El síndrome del nido vacío se ve agravado por los remordimientos de los errores que hayamos podido cometer en la crianza de nuestros hijos. Sin duda, todos los padres cometen errores. La impaciencia, el mal genio, las palabras imprudentes, etc., han creado momentos que no son perfectos. El divorcio, la muerte prematura, las adicciones u otros traumas pueden haber dejado cicatrices en la familia. Sin embargo, los grandes planes de Dios para nuestros hijos no se ven frustrados por una crianza imperfecta; de lo contrario, todos estaríamos condenados. Dios no desperdicia ninguna experiencia en la vida de Sus hijos. Por el contrario, utiliza tanto los acontecimientos buenos como los malos para moldear y hacer crecer a nuestros hijos hasta convertirlos en los hombres y mujeres que Él quiso que fueran.

2. Ora por ellos. Los efectos del síndrome del nido vacío pueden mitigarse mediante la oración por nuestros hijos. Parte de atesorar a nuestros hijos es entregar su crecimiento y transformación a su Creador. Nuestros hijos se enfrentarán a retos, obstáculos, luchas, triunfos, fracasos y dudas en su transición a la edad adulta. Pídele a Dios que los proteja, los fortalezca y les dé sabiduría, madurez y oportunidades para crecer en su fe. Y luego pídele a Dios que te ayude a dejarlos ir.

3. Proporciona un refugio para ellos. Los padres con hijos que se han ido no han dicho "adiós" a sus hijos para siempre. Volverán a casa de vez en cuando y, con suerte, seguirán en contacto. Tus hijos siguen necesitando tu amor paternal, así como tus consejos y tu amistad. Acoge a tus hijos de nuevo en tu nido, anímalos, aconséjalos cuando te pidan consejo y disfruta de su compañía.

4. Proporciona un lugar seguro a la hora de fracasar. Cuando nuestros hijos cometen errores, como a veces sucede, debemos proporcionarles un hogar que los acoja sin juzgarlos y les dé un lugar suave donde aterrizar mientras se recomponen. No debemos permitir el pecado, pero podemos y debemos extender la misericordia. El padre del hijo pródigo recibió a su hijo descarriado con una celebración y un abrazo (Lucas 15:11-27). No hay ningún versículo en la Biblia que nos recomiende decir: "Te lo dije".

5. Brinda consejos sabios cuando te los pidan. Es sorprendente cómo, a los ojos de nuestros hijos jóvenes adultos, nos volvemos de repente más inteligentes y perspicaces cuando estamos en la etapa de nido vacío. Cuando nuestros hijos adultos nos pidan consejo, tenemos que estar preparados para dar un consejo bíblico y en oración.

6. Acepta esta nueva etapa de relación. Parte de lo que hace que el síndrome del nido vacío sea una experiencia tan melancólica es el recuerdo de las etapas pasadas de nuestra relación con nuestros hijos. Recordamos la etapa de bebé y cómo deseábamos que siguieran así. Y la etapa de los niños pequeños, los años escolares, las aventuras en el colegio... en muchas etapas de nuestra relación con nuestros hijos, puede que hayamos pensado que era la mejor etapa, sólo para descubrir que cada etapa es muy significativa, llena de retos y extremadamente valiosa. La siguiente etapa, la del nido vacío, es igual de importante y valiosa. Nuestro papel como padres no termina; simplemente evoluciona como lo ha hecho desde el primer día.

7. Busca a Dios para saber qué puede ser lo que sigue en tu propio desarrollo. No hemos terminado con nuestro proceso de desarrollo ni con los propósitos de Dios para nuestras vidas cuando nuestro hijo menor sale al mundo. Los años de nido vacío pueden ser un tiempo para hacer cosas para las que no teníamos tiempo en los años de la crianza activa: organizar un estudio bíblico, tomar una clase, seguir un ministerio, retomar un pasatiempo, etc. Los nidos vacíos se enfrentan a una nueva época, y todos continuamos creciendo en nuestra fe -la paternidad no era nuestro único propósito. ¿Qué oportunidades se nos presentan ahora? ¿A qué nos está impulsando el Espíritu? Es hora de explorar.

Dios ha creado para los nidos vacíos su propio tipo de nido, un tiempo y un lugar donde podemos crecer de formas nuevas. Al final, el mejor camino que pueden tomar los padres cristianos para afrontar el síndrome del nido vacío es permanecer firmes en su amor mutuo, comprometerse a enseñar y demostrar los principios bíblicos, y llenar los vacíos con la oración, confiando en que Dios guiará a sus hijos por el camino que deben seguir (Isaías 48:17). Los padres cristianos pueden confiar en que el Dios que ha cubierto sus propias necesidades y ha utilizado las pruebas y experiencias para hacer crecer su propia fe, también hará lo mismo con sus hijos. Jesús enseñó: "Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?" (Mateo 6:26).

Con la promesa de provisión de Dios, es bueno y correcto animar a nuestros polluelos que han salido del nido.

Los años de nido vacío, como todas las etapas de la vida, se deben vivir con fe. Nuestro Padre Celestial desea que confiemos en Él, pase lo que pase. Cuando nuestros hijos extienden sus alas y emprenden sus primeros vuelos inestables, podemos sentirnos reconfortados por nuestro Padre y por el de ellos, el que les dio las alas, el que está dispuesto a guiarlos, el que puede atraparlos si flaquean.

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo pueden los padres cristianos afrontar el síndrome del nido vacío?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries