settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre el sexo en el matrimonio / sexo conyugal?

Respuesta


El sexo fue creado para que fuera una experiencia única que uniera a marido y mujer en lo que la Biblia llama una unidad de "una sola carne" (Mateo 19:6). Ya que Dios inventó el sexo, Él puede establecer los parámetros para su uso, y deja esos parámetros muy claros en las Escrituras (Hebreos 13:4; 1 Corintios 6:18). El sexo fue diseñado para el matrimonio. Punto. Cualquier relación sexual fuera de esos límites es pecado. Y a pesar de lo que la cultura actual nos quiere hacer creer, el sexo marital es entre un hombre y una mujer, no entre dos hombres o dos mujeres. La simple biología deja claro que los cuerpos masculino y femenino fueron diseñados para encajar de una manera que la fisiología del mismo sexo no puede. Dios sabe lo que hace. Así que analicemos lo que la Biblia tiene que decir sobre el sexo conyugal.

En primer lugar, el sexo marital debe ser la consumación de un compromiso de por vida hecho por dos personas. En la antigüedad y en varias culturas diferentes, las celebraciones matrimoniales solían incluir una "ceremonia de cama", en la que los novios se retiraban a la alcoba para consumar su matrimonio. Después volvían a la fiesta y continuaba la celebración con los amigos y la familia. El matrimonio no se consideraba completo hasta que los novios experimentaban la intimidad sexual. Aunque esto puede parecer un poco vulgar de acuerdo con nuestros estándares modernos, muestra el valor que muchas culturas otorgaban tradicionalmente a la virginidad y al sexo conyugal.

Teniendo en cuenta que el impulso sexual es tan poderoso, la Biblia recomienda el matrimonio para evitar la inmoralidad sexual (1 Corintios 7:1-2). Las relaciones sexuales conyugales deben ser mutuas y frecuentes para que marido y mujer no tengan la tentación de cometer adulterio (1 Corintios 7:5). La Biblia da instrucciones detalladas sobre el matrimonio, la sexualidad y el divorcio en 1 Corintios 7. Los cuerpos del marido y la mujer se pertenecen mutuamente. El versículo 4 dice: "La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer". El entregar el cuerpo a la persona con la que estamos comprometidos debería eliminar cualquier posibilidad de relaciones extramatrimoniales. Cuando entendemos que nuestros cuerpos no son nuestros, que han sido comprometidos con un cónyuge, podemos cerrar la puerta a cualquier pensamiento de prestarlos a otra persona.

El matrimonio fue diseñado por Dios como una imagen de la relación de pacto que quiere con nosotros (2 Corintios 11:2). Dios le da gran importancia a la sexualidad humana porque el sexo marital es la relación más íntima que pueden tener dos seres humanos. También es una imagen de la intimidad para la que Dios quiere que disfrutemos con Él. En el sexo conyugal, hay una entrega del cuerpo, y en nuestra relación espiritual con Dios, debemos presentar nuestros cuerpos como un sacrificio vivo (Romanos 12:1-2). El acto sexual es una consumación del pacto hecho entre un hombre y una mujer. Los pactos siempre se consumaban con el derramamiento de sangre (Éxodo 24:8) y, por lo general, la sangre se derrama cuando se pierde la virginidad. Cuando Dios hizo Su pacto con nosotros, se derramó la sangre de Cristo (Hebreos 13:20). El sexo conyugal es más que un medio de procreación y una salida segura para nuestros impulsos sexuales. Es sagrado para Dios porque simboliza la intimidad pura del alma que Él quiere compartir con nosotros. Practicar el sexo como una actividad casual es quitarle su verdadero significado.

El sexo conyugal es la única expresión sexual aprobada por nuestro Creador. Hay que tratarlo como un regalo sagrado y disfrutarlo entre marido y mujer. Debemos proteger nuestros corazones y ojos de cualquier tentación externa que intente manchar o robar la intimidad sexual. La pornografía, las relaciones extramatrimoniales, el divorcio y la promiscuidad nos roban la belleza y el valor que Dios tejió en el acto sexual. No podemos experimentar todo lo que Dios diseñó para la sexualidad a menos que reservemos todas las actividades sexuales para el matrimonio.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre el sexo en el matrimonio / sexo conyugal?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries