settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre la sensualidad?

Respuesta


En la Biblia, la sensualidad por lo general se encuentra junto con otros pecados que incluyen la promiscuidad sexual y la perversión. La sensualidad puede ser definida como "la inclinación a satisfacer los placeres del cuerpo; la libre complacencia de los placeres carnales". La palabra griega que se traduce frecuentemente como "sensualidad" significa "conducta escandalosa, escandalosa para la dignidad pública; violencia desenfrenada". La sensualidad es una completa entrega a la gratificación de los sentidos, que excluye el alma y el espíritu.

La sensualidad es un abuso de los dones que Dios nos ha dado. Los que están atrapados en la sensualidad abusan del don de la vista al complacer a los ojos con imágenes prohibidas como la pornografía. Pueden complacer los oídos con conversaciones, chistes o música indecentes (Efesios 5:4). Los que se entregan a la sensualidad, se entregarán a "fiestas escandalosas" (1 Pedro 4:3 - TLA), al abuso de drogas y alcohol (Proverbios 20:1), a la inmoralidad sexual (Oseas 4:10-11) y a la necedad (Marcos 7:21-22). Los sensuales siguen los deseos pecaminosos de la carne sin límites ni restricciones. Efesios 4:19 dice que los impíos, "han perdido la vergüenza, se han entregado totalmente a los vicios, y hacen toda clase de indecencias".

La sensualidad aparece a menudo como una característica de los que "no heredarán el reino de Dios" (Gálatas 5:19-21). Cuando la Biblia habla de sensualidad, se refiere a la pérdida de control sobre las pasiones y los malos deseos. La sexualidad depravada por lo general también forma parte de ella. Romanos 1:21-32 da una detallada descripción de los que están esclavizados por la sensualidad, que conduce a las perversiones sexuales y finalmente a una mente depravada. La sensualidad se opone directamente al deseo de Dios de que vivamos "por el Espíritu" (Gálatas 5:19, 25). Gálatas 5:16 dice: "Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne". Si estamos andando en el Espíritu, no nos entregaremos a la sensualidad.

La sensualidad no tiene lugar en la vida de un hijo de Dios (1 Pedro 4:3). Romanos 8:4 dice que los cristianos "no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu". Primera Juan 2:15-16 nos advierte que no debemos amar "las cosas que están en el mundo", que incluyen "los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida". Esas cosas resumen la esencia de la sensualidad. Jesús dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame" (Lucas 9:23). Esa "cruz" representa la muerte a nuestra vieja naturaleza pecaminosa. Nadie llevaba una cruz que esperaba volver vivo. Jesús estaba diciendo que, para seguirlo, tenemos que dejar que mate esa vieja naturaleza pecaminosa, la cual incluye la sensualidad. No podemos complacer a Jesús y a nuestra carne (Romanos 8:8). Jesús va en la dirección opuesta a nuestra carne. Así que antes de poder realmente seguir a Cristo, debemos estar dispuestos a morir a nuestra vieja naturaleza, que incluye la sensualidad (1 Pedro 2:24; Romanos 6:2, 11).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre la sensualidad?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries