GotQuestions.org > Español > Preguntas acerca de La Vida Cristiana > Seguir a Cristo

¿Por qué es tan difícil seguir a Cristo?


Pregunta: "¿Por qué es tan difícil seguir a Cristo?"

Respuesta:
Ningún padre en su sano juicio jamás ha dicho: "Me gustaría que mis hijos se portaran mal", y nunca ha habido un libro de autoayuda titulado Cómo vivir una vida infeliz. Todos queremos bendiciones, felicidad y plenitud, y relacionamos una condición de felicidad con una cierta facilidad. Jesús promete bendiciones y plenitud a los que le siguen (Juan 4:14), pero muchas personas se han sorprendido de que el camino de Cristo no es tan fácil como esperaban. A veces, seguir a Cristo puede resultar completamente difícil.

El hecho es que la bendición y la dificultad no son mutuamente excluyentes. Los discípulos "lo dejaron todo" para seguir a Cristo, y el Señor les prometió a cambio "cien veces más" bendiciones (Marcos 10:28-30). Jesús advirtió que todos los que le siguen deben negarse a sí mismos y llevar una cruz diaria (Lucas 9:23). Dificultades, sin duda, pero con un propósito y que conducen al gozo del Señor.

Los seguidores de Cristo también se enfrentan a la oposición del mundo. "Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución" (2 Timoteo 3:12). Jesús no prometió a Sus discípulos que todo sería fácil para ellos; todo lo contrario: prometió que tendrían pruebas en este mundo (Juan 16:33). "¡Pero confiad!". Les dijo: "Yo he vencido al mundo".

Las leyes morales de Dios se han escrito en el corazón de cada ser humano, dando a todas las personas una conciencia que les ayuda a distinguir el mal del bien (Romanos 2:14-15). Cuando una persona se convierte en un seguidor de Cristo, no sólo tiene las leyes de Dios en su corazón, sino que también tiene el Espíritu Santo que mora en él para obligarle a vivir con rectitud (Romanos 8:11). Esto no significa de ninguna manera que el cristiano dejará de pecar, pero sí que el cristiano será más consciente de su propio pecado personal y tendrá un deseo genuino de hacer lo que es agradable a Cristo (Romanos 8:14-16).

En muchos aspectos, es después de que una persona es salva que se intensifica la lucha contra el pecado en su vida. Todas las personas nacen con una naturaleza que se inclina hacia el pecado, y es por eso que los niños no necesitan que se les enseñe a portarse mal - eso viene naturalmente. Cuando una persona se convierte, la naturaleza pecaminosa no desaparece - y así empieza el conflicto interno en la vida de cada creyente.

El apóstol Pablo, que se llamaba a sí mismo "siervo de Cristo", escribe sobre la lucha con su naturaleza pecaminosa en Romanos 7:14-25. En el versículo 15 dice: "Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago" (Romanos 7:15). Los cristianos involucrados en esta batalla tienen un verdadero deseo de evitar el pecado, pero también tienen un deseo natural de satisfacer la carne. Se frustran cuando se encuentran "haciendo lo que no quieren hacer". Y para complicar aún más las cosas, los cristianos no sólo no quieren pecar, sino que odian el pecado. Sin embargo, siguen pecando.Pablo continúa escribiendo: "De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí" (Romanos 7:17). Pablo se refiere a la dicotomía causada por el nuevo nacimiento - Pablo es un "hombre nuevo" por medio de Cristo (2 Corintios 5:17). Pero sigue pecando porque el pecado sigue vivo en la carne humana - la naturaleza pecaminosa sobrevive al nuevo nacimiento (Romanos 7:18). Pablo llama a la lucha interna una "guerra", ya que el nuevo hombre lucha contra el viejo. Pablo encontró la batalla bastante angustiosa porque quería hacer el bien (Romanos 7:23). "Miserable de mí", grita Pablo en su angustia (Romanos 7:24).

Todo cristiano que intenta vivir rectamente está llamado a este campo de batalla durante toda su vida. Estamos en una batalla espiritual. Pero en la gracia y la misericordia, Dios da al creyente fiel una armadura completa para la lucha (Efesios 6:13).

La vida cristiana nunca es fácil, pero las dificultades no anulan el gozo. Consideremos a Jesús, que "por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios" (Hebreos 12:2). Dios nos ha liberado de la esclavitud del pecado. La victoria es nuestra (2 Corintios 2:14). A través del Espíritu Santo, los creyentes reciben ánimo, fuerza para perseverar y recordatorios de su adopción en la familia de Dios. Sabemos que nuestras "aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera" (Romanos 8:18).

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué es tan difícil seguir a Cristo?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana