¿Qué podemos aprender de la vida de Sansón?


Pregunta: "¿Qué podemos aprender de la vida de Sansón?"

Respuesta:
La vida de Sansón es una vida contradictoria. En primer lugar, él tenía que ser "nazareo a Dios desde su nacimiento" (Jueces 13:5), aunque él continuamente rompió su promesa. El Espíritu de Dios vino sobre él muchas veces, dándole una gran fuerza para luchar contra los filisteos, los opresores de los israelitas. Al mismo tiempo, sin embargo, Sansón fue un mujeriego y un hombre vengativo, lleno de pecado. La vida de Sansón ilustra que ceder a la tentación conduce al pecado; que Dios usará incluso un hombre pecador para anunciar Su voluntad, y que Dios no nos dejará escapar de las consecuencias de nuestro pecado.

La vida de Sansón: de la tentación al pecado

La historia de Sansón comienza con una violación a la ley de Dios. Él desea casarse con una mujer filistea, a pesar de las protestas de sus padres y en el quebrantar la ley de Dios sobre el matrimonio con paganos. Su madre y su padre lo acompañan pasando las viñas de Timnat (Jueces 14:5) para obtener su nueva novia cuando un león ataca y Sansón lo mata. Cuando Sansón regresó por el cuerpo muerto del león, estaba lleno de un panal de miel, el cual él comió. Esto constituye una clara violación de la segunda parte de la ley del Nazareo: "Todo el tiempo que se aparte para el Señor, no se acercará a persona muerta" (Números 6:6). Sansón parecía saber que lo que estaba haciendo estaba mal, porque cuando les dio la miel a sus padres, "no les descubrió que había tomado aquella miel del cuerpo del león" (Jueces 14:9).

El banquete habitual descrito en Jueces 14:10 era, literalmente, una "banquete de borrachera". Como un nazareo, Sansón tuvo que seguir las leyes escritas en Números 6:1-21. Primero, un nazareo se "abstendrá de vino y de sidra; no beberá vinagre de vino, ni vinagre de sidra, ni beberá ningún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas". Aunque las escrituras no indican si Sansón bebió vino o bebida fermentada, fue otra fuente de tentación la que lo condujo finalmente al pecado. En este caso, Sansón ofrece una apuesta en un enigma, y su esposa lo traiciona y da la respuesta a su enigma a sus compatriotas, los filisteos. Como consecuencia, Sansón mata treinta hombres.

La vida de Sansón - Dios usará incluso un hombre pecador para promulgar Su voluntad

Sansón voluntariamente se metió en situaciones que lo condujeron al pecado, pero cada vez, Dios lo usó para Su gloria. Dios creó a Sansón: "y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos" (Jueces 13:5). Incluso los hombres pecadores no pueden impedir la voluntad de Dios. Cuando Sansón mató al león, fue el registro de su primera prueba de fuerza. Le dio la confianza para enfrentarse con los filisteos. Mató a treinta filisteos como venganza, a fin de pagar una deuda. Posteriormente, Sansón jura desquitarse de los filisteos "sin culpa seré esta vez respecto de los filisteos, si mal les hiciere" (Jueces 15:3), y "juro que me vengaré de vosotros [los filisteos]" (Jueces 15:7). Ambas ocasiones fueron por razones personales y no fueron de parte de Dios, pero Dios las utilizó como trampolín para lanzar a Israel de su opresión. A pesar del pecado de Sansón, la voluntad de Dios no fracasaría.

La vida de Sansón - Dios no nos dejara escapar de las consecuencias de nuestro pecado.

Aunque la voluntad de Dios es imparable, Sansón siguió experimentando las consecuencias de su pecado. Cuando conoció a Dalila y ella le rogó para conocer el secreto de su fuerza, él rompió la parte final de la ley nazarea: "Todo el tiempo del voto de su nazareato no pasará navaja sobre su cabeza; hasta que sean cumplidos los días de su apartamiento al Señor, será santo; dejará crecer su cabello" (Números 6:5). Después que los paisanos de Dalila cortaron su cabello, Sansón todavía esperaba que Dios estuviera con él. "Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que el Señor ya se había apartado de él" (Jueces 16:20). Se había ganado la confianza de violaciones anteriores que parecían haber quedado impunes, pero su continua desobediencia voluntaria había llegado a su fin. Cuando Sansón finalmente había quebrantado todas las leyes nazareas, tuvo que enfrentarse a las consecuencias de sus acciones.

Las lecciones que podemos aprender de la vida de Sansón son: si voluntaria y repetidamente caemos en tentaciones que conducen al pecado, sufriremos las consecuencias de nuestra desobediencia, aunque Dios nos siga usando para cumplir Su voluntad. Al final, Sansón comprendió la verdadera fuente de su fuerza, pero nunca entendió su verdadero propósito. "Entonces clamó Sansón al Señor, y dijo: Señor mi Dios, acuérdate ahora de mí, y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos" (Jueces 16:28). Vemos en este versículo que Sansón estaba más preocupado por la venganza que por hacer la voluntad de Dios, y esto le costó la vida. "Y los que mató al morir fueron muchos más que los que había matado durante su vida" (Jueces 16:30). La voluntad de Dios se hizo, pero las muchas bendiciones que Sansón podría haber visto, nunca se cumplieron.

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Qué podemos aprender de la vida de Sansón?

Suscríbete a la pregunta de la semana