¿Cuál era el camino de salvación del Antiguo Testamento?


Pregunta: "¿Cuál era el camino de salvación del Antiguo Testamento?"

Respuesta:
Cómo se salvaron las personas durante la época del Antiguo Testamento es una pregunta que confunde a algunos. Sabemos que, en la época del Nuevo Testamento, la salvación viene por gracia a través de la fe en Jesucristo (Juan 1:12; Efesios 2:8-9). Jesús es el camino (Juan 14:6). Pero, antes de Cristo, ¿cuál era el camino?

Un concepto errado muy común sobre el modo de salvación en el Antiguo Testamento, es que los judíos se salvaban guardando la Ley. Pero sabemos por las Escrituras que eso no es cierto. Gálatas 3:11 dice, "Ahora bien, es evidente que por la ley nadie es justificado delante de Dios, porque «el justo vivirá por la fe»". Algunos podrían querer ignorar este pasaje como si sólo se aplicara al Nuevo Testamento, pero Pablo está citando Habacuc 2:4 — salvación por la fe, aparte de la Ley era un principio del Antiguo Testamento. Pablo enseñó que el propósito de la Ley era servir de "ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe" (Gálatas 3:24). También, en Romanos 3:20 Pablo señala que el cumplimiento de la Ley no salvó ni a los judíos del Antiguo ni del Nuevo Testamento, porque "ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado". La Ley nunca tuvo la intención de salvar a nadie; el propósito de la Ley era hacernos "conscientes del pecado".

Si el modo de salvación del Antiguo Testamento no era guardar la Ley, entonces ¿cómo se salvaba la gente? Afortunadamente, la respuesta a esa pregunta se encuentra fácilmente en las Escrituras, de manera que no hay duda de cuál era el modo de salvación del Antiguo Testamento. En Romanos 4 el apóstol Pablo deja muy claro que el camino de salvación del Antiguo Testamento era el mismo que el del Nuevo Testamento, el cual es sólo por gracia, por medio de la fe, únicamente en Cristo. Para probar esto, Pablo nos recuerda a Abraham, quien fue salvo por la fe: "Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia" (Romanos 4:3). De nuevo, Pablo cita el Antiguo Testamento para comprobar su afirmación — esta vez en Génesis 15:6. ¡Abraham no pudo haberse salvado guardando la Ley, porque vivió más de 400 años antes de que se diera la Ley!

Pablo luego demuestra que David también se salvó por la fe (Romanos 4:6-8, citando el Salmo 32:1-2). Pablo continúa estableciendo que la forma para ser salvo en el Antiguo Testamento era sólo a través de la fe. En Romanos 4:23-24 escribe: "Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro". En otras palabras, la justicia es "acreditada" o dada a aquellos que tienen fe en Dios: Abraham, David y todos nosotros compartimos el mismo camino de salvación.

La mayor parte de Romanos y Gálatas abordan el hecho de que sólo hay un camino de salvación y un solo mensaje del evangelio. A lo largo de la historia la gente ha tratado de pervertir el evangelio añadiendo obras humanas, requiriendo que se hagan ciertas cosas para "ganar" la salvación. Pero el mensaje claro de la Biblia es que el camino de la salvación siempre ha sido a través de la fe. En el Antiguo Testamento, era la fe en la promesa de que Dios algún día enviaría un Salvador. Los que vivieron en la época del Antiguo Testamento esperaban al Mesías y creían en la promesa de Dios de la venida del Siervo del Señor (Isaías 53). Aquellos que ejercieron esa fe se salvaron. Hoy miramos de vuelta a la vida, muerte y resurrección del Salvador y nos salvamos por la fe en la expiación de Jesucristo por nuestros pecados (Romanos 10:9-10).

El evangelio no es un mensaje exclusivamente del Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento también lo tenía: "Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham" (Gálatas 3:8-9, citando Génesis 12:3).

Ya en Génesis 3:15, vemos la promesa de un futuro Salvador, y a lo largo del Antiguo Testamento hay cientos de promesas de que el Mesías "salvaría a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21; cf. Isaías 53:5-6). La fe de Job estaba en el hecho de que sabía que su "Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo" (Job 19:25). Es evidente que los santos del Antiguo Testamento estaban conscientes del Redentor prometido, y se salvaron por la fe en ese Salvador, de la misma manera que las personas se salvan hoy en día. No hay otra manera. Jesús es "Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:11-12, citando el Salmo 118:22).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Cuál era el camino de salvación del Antiguo Testamento?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana