¿Qué significa ser un sacrificio vivo?



 

Pregunta: "¿Qué significa ser un sacrificio vivo?"

Respuesta:
En Romanos 12:1, Pablo dice, "Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional". La exhortación de Pablo a los creyentes en Roma fue de sacrificarse a Dios, no como un sacrificio en el altar, como la ley mosaica cuando exigía el sacrificio de animales, sino como un sacrificio vivo. El diccionario define sacrificio como "algo consagrado y ofrecido a Dios". Como creyentes, ¿cómo podemos consagrarnos y ofrecernos a Dios como un sacrificio vivo?

Bajo el antiguo pacto, Dios aceptó los sacrificios de animales. Sin embargo, estos fueron sólo una tipología del sacrificio del cordero de Dios, Jesucristo. Debido a su sacrificio final en la cruz y que fue una vez y para siempre, los sacrificios del antiguo testamento quedaron obsoletos y ya no tienen ningún efecto (Hebreos 9:11-12). Para aquellos que están en Cristo por la virtud de la fe salvadora, la única adoración aceptable es ofrecerse totalmente al señor. Bajo el control de Dios, el cuerpo del creyente que aún no ha sido redimido, puede y debe ser rendido a él como un instrumento de justicia (Romanos 6:12-13; 8:11-13). En vista del sacrificio final de Jesús por nosotros, esto es solamente "razonable".

¿En un sentido práctico cómo sería un sacrificio vivo? El siguiente versículo (Romanos 12:2) nos ayuda a entender. Somos un sacrificio vivo para Dios al no conformarnos a este mundo. El mundo se define para nosotros en 1 Juan 2:15-16 como los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. Todo lo que el mundo tiene que ofrecer, se puede reducir a estas tres cosas. Los deseos de la carne incluye todo lo que apela a nuestros apetitos e incluye los deseos excesivos de comida, bebida, sexo, y cualquier otra cosa que satisfaga las necesidades físicas. Los deseos de los ojos incluye principalmente el materialismo, la codicia de lo que vemos que no tenemos y la envidia de aquellos que tienen lo que nosotros queremos. El orgullo de la vida se define por cualquier ambición por aquello que nos hace sentir agrandados y nos pone en el trono de nuestras propias vidas.

¿Cómo pueden los creyentes NO conformarse al mundo? Al ser "transformados mediante la renovación de nuestras mentes". Esto lo hacemos principalmente a través del poder de la palabra de Dios para transformarnos. Necesitamos escuchar (Romanos 10:17), leer (Apocalipsis 1:3), estudiar (Hechos 17:11), memorizar (Salmo 119:9-11) y meditar (Salmo 1:2-3) las escrituras. La palabra de Dios, ministrada en nuestros corazones por el Espíritu Santo, es el único poder sobre la tierra que puede transformarnos de la mundanalidad a la verdadera espiritualidad. En realidad, es todo lo que necesitamos para ser "… perfectos, enteramente preparados para toda buena obra" (2 Timoteo 3:17). El resultado es que seremos "… capaces de comprobar cuál es la voluntad de Dios, agradable y perfecta" (Romanos 12:2). La voluntad de Dios para cada creyente es que sean un sacrificio vivo para Cristo Jesús.


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué significa ser un sacrificio vivo?