settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué significa ceder al Espíritu?

Respuesta


Aunque no existe un verso específico en la Biblia sobre "ceder al Espíritu", la idea está presente. Romanos 6:13 habla de ser cedido a Dios, y Romanos 6:19 de ceder nuestros cuerpos como "siervos para la justicia para santificación" . Esto contrasta con ceder al pecado y a la carne.

Ceder es renunciar a algo o dar paso a una exigencia de algún tipo. Una persona que cede al Espíritu accederá a la voluntad del Espíritu y se someterá a Su autoridad. La Escritura menciona caminar en el Espíritu, seguir su guía y vivir en cooperación con su plan. La Escritura también menciona estar lleno del Espíritu, totalmente rendido a él y funcionar en su poder y libertad. Tanto caminar en como ser lleno del Espíritu requiere ceder a su control.

Ceder al Espíritu encuentra su opuesto en afligirlo (Efesios 4:30), apagarlo (1 Tesalonicenses 5:19) o resistirlo (Hechos 7:51). Aquellos que ceden al Espíritu Santo no estarán haciendo lo que le ofende, no amortiguarán su influencia en sus corazones, y no se opondrán a su voluntad.

Algunos buenos ejemplos de creyentes que ceden al Espíritu Santo se encuentran en el libro de los Hechos. Los creyentes reunidos en una casa en Jerusalén el día de Pentecostés estaban allí en obediencia al comando del Señor resucitado de "quedarse en la ciudad hasta que hayan sido revestidos de poder de lo alto" (Lucas 24:49). Ese poder vino en la Persona del Espíritu Santo en Hechos 2:4, cuando "todos ellos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, como el Espíritu les permitía". Estos discípulos, cediendo al Espíritu, proclamaron el evangelio a las multitudes, y la iglesia comenzó.

La primera incursión en misiones extranjeras comenzó cuando la iglesia en Antioquía de Siria estaba "adorando al Señor y ayunando, [y] el Espíritu Santo dijo: 'Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado'" (Hechos 13:2). Cediendo al Espíritu, la iglesia "ayunó y oró, . . . les impuso las manos y los envió" (Hechos 13:3).

En el segundo viaje misionero, Pablo y sus compañeros, Silas y Timoteo, viajaron por Asia Menor predicando el evangelio. Pero luego el Espíritu comenzó a redirigirlos: "Pablo y sus compañeros viajaron por la región de Frigia y Galacia, habiendo sido impedidos por el Espíritu Santo de predicar la palabra en la provincia de Asia. Cuando llegaron a la frontera de Misia, intentaron entrar en Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió. Así que pasaron de largo por Misia y bajaron a Troas" (Hechos 16:6–8). Esa noche en Troas, Pablo tuvo una visión que guió a los misioneros a Macedonia. El evangelio fue llevado a Europa porque Pablo y sus compañeros cedieron al Espíritu.

El Espíritu Santo quisiera que nosotros "demos gracias en todo" (1 Tesalonicenses 5:18), hagamos buenas obras (1 Pedro 2:15) y "seamos santificados", evitando la inmoralidad sexual (1 Tesalonicenses 4:3). El Espíritu desea que nos consideremos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo (Romanos 6:11). Desea que conozcamos el amor de Cristo (Efesios 3:18–19) y que seamos conformados a la imagen de Cristo (Romanos 8:29). Quiere que aquellos que confían en Cristo tengan la seguridad de que son hijos de Dios (Romanos 8:16). Al ceder al Espíritu, permitiéndole el control total de nuestras vidas, veremos el fruto del Espíritu producido en nosotros (Gálatas 5:22–23), y podemos esperar "una cosecha de justicia y paz" (Hebreos 12:11).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué significa ceder al Espíritu?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries