¿Por qué las religiones no pueden coexistir pacíficamente?


Pregunta: "¿Por qué las religiones no pueden coexistir pacíficamente?"

Respuesta:
A menudo se ha dicho que se han librado más guerras en nombre de la religión que cualquier otra cosa. Si bien esta afirmación es totalmente inexacta, muchas personas siguen preguntándose, "¿Por qué las religiones no pueden coexistir pacíficamente?" La respuesta más sencilla es porque las distintas religiones están compitiendo entre sí por los corazones y las almas de los hombres. La propia naturaleza de las creencias religiosas es única, porque cada religión hace afirmaciones acerca de la verdad que están en desacuerdo con las afirmaciones de otras religiones.

Cada religión aborda estas preguntas básicas: ¿De dónde vino el hombre, y por qué está aquí? ¿Hay vida después de la muerte? ¿Hay un Dios, y cómo podemos conocerlo? Estas preguntas ayudan a enmarcar la cosmovisión, la filosofía fundamental de cómo alguien tiene que lidiar con la vida. Cuando dos personas tienen diferentes respuestas a estas preguntas, tiene que haber conflicto de algún tipo. Este conflicto puede ir desde un desacuerdo amistoso, hasta una batalla de vida o muerte, dependiendo de las personas involucradas. Ya que hay cientos de diferentes religiones en el mundo, y millones de personas elaborando su cosmovisión, es fácil ver cómo pueden empeorar las cosas.

Normalmente, cuando se hace la pregunta "¿por qué las religiones no pueden coexistir", la atención se centra en las luchas históricas entre el cristianismo, judaísmo e islam, aunque a menudo se incluyen otras religiones. A veces, se establece un contraste entre el pacifismo de misticismo oriental y la violencia del monoteísmo tradicional (cristianismo, judaísmo, islamismo), aunque la violencia y el extremismo también se puede encontrar entre religiones místicas. Un breve vistazo a la historia, confirmará que cada religión tiene sus extremistas y lleva su parte de culpa por la violencia. Una pregunta importante es si el derramamiento de sangre se le puede atribuir a la enseñanza esencial de una religión, o si proviene de una aplicación distorsionada de esas creencias.

A menudo se acusa el cristianismo por atrocidades cometidas en el nombre de Jesucristo. Las cruzadas (1096-1272), la inquisición (1200-1800), y las guerras francesas de la religión (1562-98), son claros ejemplos. Todos estos eventos se llevaron a cabo bajo los auspicios y con la aprobación de la iglesia católico romana, sin embargo, estaban claramente violando las enseñanzas de Jesucristo. De hecho, tanto la inquisición como las guerras francesas de la religión eran ataques por parte de los católicos contra los cristianos que no estaban de acuerdo con la doctrina y la práctica de la iglesia católica. Escribiendo de esta historia, Noah Webster, dijo: "Los establecimientos eclesiásticos de Europa que sirven de apoyo a los gobiernos tiránicos, no son la religión cristiana, sino los abusos y corrupciones de ella".

Cuando se examinan las enseñanzas de Jesús y los apóstoles, es obvio que se esperaba que los cristianos vivieran una vida caracterizada por la paz. Romanos 12:14 y 18 dicen: "Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. . . .Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres" Jesús dijo en Mateo 5:39, "No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra". Pedro escribió, "no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición" (1 Pedro 3:9).

Se acusa al judaísmo de incitar la violencia, pero a lo largo de la historia, los judíos han sido víctimas de la violencia durante más de dos mil años. En todos los países donde han vivido, han sido difamados y perseguidos, aunque ellos viven pacíficamente y proporcionan bienes y servicios a otros. Algunos apuntarán a otros pasajes del antiguo testamento, donde se les ordenó a los judíos que exterminaran a otras naciones, y el decir esto demuestra el trasfondo violento del judaísmo. Curiosamente, a pesar de que Dios ordenó a los judíos que exterminaran a los habitantes de la tierra prometida (Deuteronomio 7:1-5), a fin de evitar que Su pueblo cayera en la idolatría, Él también les ordenó que " al extranjero no engañarás ni angustiarás" (Éxodo 22:21). Y extendió una invitación a todos, no sólo para los judíos, de que creyeran en Él para ser salvos (Isaías 45:22; Romanos 10:12; 1 Timoteo 2:4). La intención de Dios es bendecir a todas las personas a través de los judíos (Génesis 12:3; Isaías 49:6). El judaísmo enseña a las personas lo que Dios pide: "hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios" (Miqueas 6:8).

También se ha acusado al islam de violencia, y en los últimos años muchos han intentado distinguir entre el extremismo islámico y la "religión de paz", como a veces se le llama al islam. No hay duda de que existen muchos seguidores pacíficos del islam, pero también está claro que el fundamento mismo del islam está arraigado en la violencia. Mahoma (570-632), el fundador y profeta del islam, se crió en la ciudad de La Meca y comenzó a predicar sus revelaciones a la edad de 40 años. Cuando algunas tribus se le opusieron, dirigió a sus seguidores a una brutal campaña para derrotarlos y convertirlos. Se dieron muchas revelaciones para motivar a los musulmanes a que mataran a aquellos que no creían (Sura 2:191; 4:74; 8:12), y esa es la principal forma en que el islam se ha extendido a lo largo de su historia. Cuando los Estados Unidos estaban en guerra con los piratas de Berbería, el secretario de estado Timothy Pickering dijo, "Enseñado por revelación que la guerra con los cristianos garantizará la salvación de sus almas, y encontrando tan grandes ventajas seculares en la observancia de este deber religioso, sus alicientes para una desesperada lucha, son muy poderosos". En contraste con los extremistas cristianos que claramente han torcido las escrituras para justificar sus actos de violencia, los extremistas musulmanes pueden apuntar a la clara enseñanza y práctica de su fundador para respaldar sus actos. Son los no extremistas en el islam que tienen que explicar los versículos aprobando la violencia.

Una palabra puede resumir el motivo por el que las religiones no pueden coexistir pacíficamente: el pecado. Ya que el pecado afecta a todos los hombres, la tendencia a la lucha puede elevarse incluso en contextos religiosos. Mientras que las diferentes religiones pueden tener los mismos beneficios positivos para la sociedad, todas las religiones no son iguales. Sólo el cristianismo aborda el problema del pecado al cambiar el corazón del hombre. "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5:17).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué las religiones no pueden coexistir pacíficamente?

Suscríbete a la pregunta de la semana