¿Qué es el relativismo cultural?



 

Pregunta: "¿Qué es el relativismo cultural?"

Respuesta:
El Relativismo Cultural es la opinión de que todas las creencias, costumbres y ética son relativas al individuo en su contexto social. En otras palabras, el "bien" y el "mal" son específicos de la cultura; lo que se considera moral en una sociedad puede ser considerada inmoral en otra, y, puesto que ninguna norma universal de la moralidad existe, nadie tiene el derecho de juzgar las costumbres de otra sociedad.

El relativismo cultural es ampliamente aceptado en la antropología moderna. Los relativistas culturales creen que todas las culturas son dignas en su propio derecho y son de igual valor. La diversidad de culturas, incluso aquellas con creencias morales contradictorias, no debe ser considerada en términos de correcto y erróneo o bueno y malo. El antropólogo de hoy considera que todas las culturas son expresiones igualmente legítimas de la existencia humana, para ser estudiadas desde una perspectiva puramente neutral.

El relativismo cultural se relaciona estrechamente con el relativismo ético, que considera la verdad como variable y no absoluta. Lo que constituye el bien y el mal está determinado únicamente por el individuo o la sociedad. Puesto que la verdad no es objetiva, no puede haber ningún estándar objetivo que se aplica a todas las culturas. No se puede decir si alguien es correcto o erróneo; es una cuestión de opinión personal, y ninguna sociedad puede emitir un juicio sobre otra sociedad.

El relativismo cultural no ve nada intrínsecamente malo (y nada intrínsecamente bueno) con cualquier expresión cultural. Así, las antiguas prácticas Mayas de automutilación y sacrificio humano son ni buenas ni malas; son simplemente distintivos culturales, similares a la costumbre estadounidense de tirar fuegos artificiales para el cuatro de julio. El sacrificio humano y los fuegos artificiales — ambos son simplemente diferentes productos de una socialización separada.

En enero de 2002, cuando el Presidente Bush se refirió a las naciones terroristas como un "eje del mal", los relativistas culturales fueron mortificados. Que cualquier sociedad llamaría a otra sociedad "mala" es un anatema para los relativistas. El movimiento actual de "entender" el Islam radical — en lugar de combatirlo - es una señal de que el relativismo está haciendo ganancias. El relativista cultural cree que los occidentales no deben imponer sus ideas sobre el mundo islámico, incluyendo la idea de que los atentados suicidas contra civiles es malvada. La creencia islámica en la necesidad de la yihad es tan válida como cualquier creencia en la civilización occidental, afirman los relativistas, y los Estados Unidos es tan culpable por los ataques del 9/11 como son los terroristas.

Los relativistas culturales generalmente se oponen a la obra misionera. Cuando el Evangelio penetra corazones y cambia vidas, sigue siempre un cambio cultural. Por ejemplo, cuando Don y Carol Richardson evangelizaron la tribu Sawi de los Países Bajos Nueva Guinea en 1962, los Sawis cambiaron: en concreto, dejaron sus costumbres antiguas del canibalismo y la inmolación a las viudas en las piras funerarias de sus maridos. Los relativistas culturales pueden acusar a los Richardson del imperialismo cultural, pero la mayoría del mundo estaría de acuerdo que terminar el canibalismo es una buena cosa. (Para la historia completa de la conversión de los Sawis, así como una exposición de la reforma cultural como se relaciona con las misiones, véase el libro de Don Richardson Niño De Paz.)

Como cristianos, valoramos todas las personas, independientemente de la cultura, porque reconocemos que todas las personas son creadas a la imagen de Dios (Génesis 1:27). También reconocemos que la diversidad de la cultura es algo hermosa y diferencias en comida, ropa, lenguaje, etc., deben ser preservadas y apreciadas. Al mismo tiempo, sabemos que por causa del pecado, no todas las creencias y prácticas dentro de una cultura son piadosas o culturalmente beneficiosas. La verdad no es subjetiva (Juan 17:17); la verdad es absoluta y existe una norma moral a la que todas las personas de todas las culturas serán responsables (Apocalipsis 20:11-12).

No es nuestro objetivo como misioneros occidentalizar el mundo. Por el contrario, es llevar la buena noticia de salvación en Cristo al mundo. El mensaje del Evangelio prenderá la reforma social en la medida en que cualquier sociedad va a cambiar cuyas prácticas son contra el estándar moral de Dios - la idolatría, la poligamia y la esclavitud, por ejemplo, llegarán a su fin al prevalecer la Palabra de Dios (ver Hechos 19). En cuestiones amorales, los misioneros tratan de preservar y honrar la cultura de las personas que ellos sirven.


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es el relativismo cultural?