settings icon
share icon
Pregunta

¿Dice la Biblia algo sobre una raza preadámica?

 
Respuesta


El concepto de una raza preadámica es la idea de que Dios creó una raza de humanos que vivía en la tierra antes de crear a Adán, el primer hombre. Esta hipótesis ha sido promovida por varios eruditos en distintos momentos de la historia. El emperador romano Juliano el Apóstata (circa 331-363 d.C.) y el teólogo calvinista Isaac de La Peyrère (1596-1676) son dos de los ejemplos más notables.

Examinaremos dos facetas populares de la Hipótesis Preadamita: la hipótesis tal y como la propuso Isaac de La Peyrère y la forma que adopta en la "Teoría de la Brecha" (también conocida como interpretación de la Ruina-Reconstrucción). Según La Peyrère, Dios creó a los gentiles en el sexto día cuando dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen" (Génesis 1:26). No creó a los judíos hasta después del séptimo día, su día de descanso. En algún momento después del séptimo día, Dios creó a Adán, el padre de los judíos.

La Peyrère citó las Escrituras para apoyar su hipótesis. El miedo de Caín a ser linchado, su matrimonio con una mujer desconocida y el hecho de que fundara una ciudad (Génesis 4:14-17) se interpretan como pruebas de que coexistió otra raza de hombres con Adán y su familia.

Posteriormente, La Peyrère reinterpretó otros pasajes de las Escrituras a la luz de su particular interpretación del relato del Génesis. Consideremos un pasaje muy conocido, Romanos 5:12-14: "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir".

Tradicionalmente se interpreta este pasaje en el sentido de que la muerte comenzó con el pecado de Adán y reinó sin control entre los hombres (incluso entre los que no han comido realmente el fruto prohibido, los que han pecado, pero no "a semejanza de la ofensa de Adán") hasta que se dio la Ley a Moisés. La Peyrère interpretó este pasaje de otra manera. Según La Peyrère, los gentiles pre adámicos pecaron contra Dios, pero de una manera menos atroz que Adán (por eso el pecado de Adán trajo la muerte mientras que el de ellos no). Ellos simplemente pecaron contra la voluntad moral de Dios, mientras que Adán pecó contra Su ley. Adán desobedeció la prohibición de Dios al comer el fruto prohibido. Rompió lo que La Peyrère llamó la Ley del Paraíso. Por lo tanto, según La Peyrère, los gentiles pre adámicos eran aquellos que "no habían pecado a la manera de la ofensa de Adán".

A estas alturas es obvio cómo la mala interpretación de uno o dos pasajes de las Escrituras puede llevar a todo tipo de interpretaciones erróneas. Son numerosos los problemas bíblicos con las interpretaciones de La Peyrère.

En primer lugar, a Adán se le llama el "primer hombre" (1 Corintios 15:45). Esto es incoherente con la idea de que Dios creó a los hombres antes que a Adán. En segundo lugar, según La Peyrère, los gentiles debían vivir fuera del Jardín del Edén mientras Adán disfrutaba del paraíso (un privilegio que conllevaba la responsabilidad de obedecer la Ley del Paraíso-no comer el fruto prohibido). Sin embargo, Génesis 2:5-8 dice claramente que antes de que Dios creara "al hombre que había formado", el mismo hombre que puso en el jardín, no había hombres en la tierra para labrar la tierra. En tercer lugar, Dios creó a Eva para Adán porque estaba solo, no había nadie más como él en su entorno ("No es bueno que el hombre esté solo...mas para Adán no se halló ayuda idónea para él" Génesis 2:18, 20). En cuarto lugar, Adán llamó a su mujer "Eva" "por cuanto ella era madre de todos los vivientes" (Génesis 3:20). La lista continúa, pero estos pasajes deberían ser suficientes para refutar la mala interpretación de La Peyrère.

En cuanto al miedo de Caín a ser linchado, su matrimonio con una mujer desconocida y el hecho de que fundara una ciudad (Génesis 4:14-17), Adán tenía casi 130 años cuando Caín mató a Abel (Adán tuvo a Set, su siguiente hijo tras la muerte de Abel, cuando tenía unos 130 años; Génesis 4:25; 5:3). Y sabemos que Adán tuvo hijos e hijas (Génesis 5:3). Con 130 años podría haber tenido nietos y bisnietos para cuando Caín mató a Abel. Caín tenía muchos familiares a los que podía temer después de matar a su hermano.

Al parecer, Caín se casó con un miembro de la familia (una necesidad en aquella época) en algún momento antes del asesinato de Abel. Hoy nos parece extraño, pero el incesto no fue prohibido por Dios hasta la Ley de Moisés. Puede haber sido por esa época que las generaciones de mutaciones genéticas degenerativas comenzaron a hacer mella en nuestro ADN. Dios prohibió el incesto para nuestra protección. Se volvió (y sigue siendo) peligroso para los parientes cercanos procrear debido a los defectos genéticos que comparten y que se expresan en sus hijos causando deformidades severas y otros problemas.

En cuanto a la fundación de una ciudad por parte de Caín, si él vivió hasta la edad promedio de la época, probablemente vivió unos 900 años. Para cuando murió, su familia habría sido una pequeña ciudad. Si Caín tuvo un hijo a los 30 años, y su hijo tuvo un hijo a los 30 años y así sucesivamente, Caín podría haber producido 30 generaciones en el momento de su muerte (30 generaciones por 30 años cada una es igual a 900 años).

La interpretación de la Reconstrucción de la Ruina adopta un enfoque algo diferente al de la teoría de la raza preadámica. Según la teoría de la brecha, entre Génesis 1:1 y 1:2 transcurrió un tiempo no especificado, durante el cual Dios creó una raza preadámica de hombres que vivieron en la tierra hasta que Dios los destruyó en un juicio. Se dice que otras criaturas extintas, como los dinosaurios, también vivieron durante este tiempo. Después, según la teoría, Dios remodeló la tierra en seis días. Creó a Adán en el sexto día, y el resto es historia. Algunos dicen que la caída de Satanás se produjo en algún momento durante este vacío impreciso.

Una "traducción errónea" en la versión inglesa King James ha sido la causa de esta mala interpretación. En la versión King James de la Biblia, Dios le dice a Adán: "Fructificad y multiplicaos y rellenad la tierra". Los defensores de la teoría de la brecha hacen hincapié en la palabra "rellenad". Interpretan el texto como que Adán y Eva debían volver a llenar la tierra. Debían llenarla de nuevo. El problema con este punto de vista es que, independientemente de lo que dice la versión King James, la palabra hebrea es mâlê', y simplemente significa "llenar" o "estar lleno". Además, los traductores al inglés de la versión King James sabían que la palabra significa "llenar". Escogieron "rellenad" porque, en el inglés de la época isabelina del siglo XVII, "rellenar" significaba "llenar". Casi todas las traducciones modernas traducen mâlê' simplemente como "llenar" para el pasaje mencionado (Génesis 1:28).

Los defensores de la teoría de la brecha responden señalando que Dios dijo a Noé después del diluvio: "Fructificad y multiplicaos, y llenad [mâlê'] la tierra" (Génesis 9:1). Es evidente que Noé debía rellenar la tierra después del diluvio. ¿No podemos entonces interpretar que el mismo mandato a Adán significa lo mismo: que Adán debía repoblar la tierra después del juicio de Dios? El hecho es que, independientemente de la condición del planeta antes del diluvio de Noé, Dios no le dijo a Noé que "rellenara" la Tierra. Simplemente dijo que la llenara. Dios eligió las palabras que eligió y no otras. Si hubiera dicho "rellenar", eso habría sido algo, pero como sólo dijo "llenar", ese argumento se queda en nada.

El verdadero problema con la Teoría de la Brecha es que coloca la mortalidad humana (la mortalidad humana pre-adámica) antes del pecado de Adán. La Biblia es bastante clara en cuanto a que la muerte entró por el pecado de Adán. "Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados" (1 Corintios 15:21-22). Más allá de que creamos o no en la mortalidad de los animales antes del pecado, la Biblia es bastante explícita sobre la mortalidad humana antes del pecado de Adán. No existía. Negar esto es negar una doctrina cristiana central.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Dice la Biblia algo sobre una raza preadámica?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries