settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué son los principados y potestades?

Respuesta


En la mayoría de las partes de la Biblia donde leemos sobre principados y potestades, los contextos dejan claro que se refiere al enorme conjunto de espíritus malignos y maliciosos que hacen la guerra contra el pueblo de Dios. Los principados y poderes de Satanás normalmente se ven aquí, seres que ejercen el poder en los reinos invisibles para oponerse a todo y todos los que son de Dios.

La primera mención de los principados y poderes está en Romanos 8:37-39: "Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro". Estos versículos hablan de la victoria que Cristo ha ganado sobre todas las fuerzas que se levantaron contra nosotros. Somos "más que vencedores" porque ninguna fuerza, ni la vida, ni la muerte, ni los ángeles, ni los demonios, ni nada, puede separarnos del amor de Dios. Los "poderes" a los que se hace referencia aquí son aquellos con poderes milagrosos, ya sean falsos maestros y profetas o las mismas entidades demoníacas que les dan poder. Lo que está claro es que, sean quienes sean, no pueden separarnos del amor de Dios. La victoria está asegurada. Sería desafortunado detenerse en la identificación de los poderes y perder la idea principal del versículo, que es la seguridad de lo que Dios ha hecho para salvarnos.

Otra mención de los principados y poderes está en Colosenses 1:16, "Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él". Aquí está la clara declaración de que Dios es el Creador y Soberano sobre todas las autoridades, ya sea que se sometan o se rebelen contra Él. Cualquiera que sea el poder que posean las fuerzas del mal, no están fuera del control final de nuestro Dios soberano, quien utiliza incluso a los malvados para llevar a cabo Su plan y propósito perfectos (Daniel 4:35; Isaías 46:10-11).

En el siguiente capítulo de Colosenses, leemos acerca del poder final de Jesús sobre todos los demás poderes: "y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz" (Colosenses 2:15). En concordancia con todas las cosas, los poderes son creados por Cristo y están por lo tanto bajo Su control. No hay que tenerles miedo, porque han sido desarmados en la cruz. El Salvador, con Su muerte, les quitó el dominio y recuperó lo que ellos habían tomado. Satanás y sus legiones habían invadido la tierra y atraído a la humanidad al cautiverio, sometiéndola a su perverso reinado. Sin embargo, Cristo, con Su muerte, sometió a los invasores y recapturó a los que habían sido derrotados. Colosenses 2:14 habla de Jesús que fue clavado en la cruz junto con los cargos escritos en nuestra contra. El registro de nuestras maldades, con las que Satanás nos acusa ante Dios, está clavado con Cristo en la cruz. Queda así destruido, y los poderes ya no pueden acusarnos; somos inocentes a los ojos de Dios. Por lo tanto, están desarmados.

Efesios 3:10-11 presenta diferentes principados y potestades, los de los reinos celestiales: "para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor". Aquí vemos a las huestes angelicales mostrando la sabiduría y el propósito de Dios en el plan de salvación a través de Cristo. Los ángeles, tanto santos como impíos, son testigos de la gloria de Dios y la preeminencia de Cristo sobre todas las criaturas de la iglesia, los que son salvos y preservados por Su poder (Efesios 1:20-21).

Efesios 6:12 declara la guerra en la que estamos inmersos mientras luchamos a lo largo de nuestra vida "contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes". Así que, habiendo sido salvos, debemos continuar luchando para hacer cosas buenas a la luz de la victoria segura que se promete en Romanos 8. Es como si nos enfrentáramos a un ejército de poderes oscuros que han sido desarmados del poder real y contra los que se nos ha prometido la victoria. Nuestro trabajo es demostrar y depender de la sabiduría y el poder de Dios para derrotarlos en nuestras vidas. Podemos hacerlo confiando en la victoria de Dios.

La última referencia a los principados y poderes es Tito 3:1. Aquí se refieren a las autoridades gubernamentales que Dios ha puesto sobre nosotros para nuestra protección y bienestar. Son los representantes de Dios en la tierra, y la sumisión a Él implica la sumisión a Sus autoridades debidamente constituidas. Los que se rebelan contra las autoridades terrenales "se oponen a la autoridad, a lo establecido por Dios resisten; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos" (Romanos 13:2).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué son los principados y potestades?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries