¿Cómo deberían los cristianos responder a la pobreza global y el hambre?



 

Pregunta: "¿Cómo deberían los cristianos responder a la pobreza global y el hambre?"

Respuesta:
Según las últimas estadísticas, más de 840 millones de personas en el mundo sufren de la desnutrición crónica. Cada día, 26.000 niños mueren debido a la pobreza, el hambre y las enfermedades prevenibles. Con tanto de la población mundial en tan lamentable estado, ¿qué debería hacer un cristiano? ¿Cómo debería responder la Iglesia?

Los cristianos deben responder a la pobreza global y el hambre con compasión. Tener una verdadera compasión por los necesitados, como fue modelada por Jesús (Marcos 8:2), significa que somos conscientes de la necesidad, nos preocupamos por las personas involucradas, y estamos listos para actuar en su favor. Tener compasión de un hermano necesitado es una prueba del amor de Dios dentro de nosotros (1 Juan 3:17). Honramos a Dios cuando somos misericordiosos con los más necesitados (Proverbios 14:31).

Los cristianos deben responder a la pobreza global y el hambre con acción. Por supuesto, la oración para aquellos en necesidad es algo que puede hacer cada cristiano. Más allá de eso, los cristianos deben hacer todo lo posible para aliviar el sufrimiento causado por el hambre y la pobreza global. Jesús dijo: "Vended lo que poseéis, y dad limosna…Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón."(Lucas 12:33-34). Como Tabita, deberíamos "abundar en buenas obras y en limosnas" (Hechos 9:36).

El creyente que da generosamente a los pobres será bendecido por Dios. "A Jehová presta el que da al pobre, Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar." (Proverbios 19:17). Estas bendiciones divinas pueden ser espirituales en lugar de materiales, pero está garantizada una recompensa - dar a los pobres es una inversión en la eternidad.

Hay varias organizaciones cristianas de alivio que trabajan no sólo para combatir el hambre y la pobreza global, sino también para compartir el Evangelio de Jesucristo. Grupos como Compasión Internacional se esfuerzan por satisfacer las necesidades de la persona total, tanto físicas como espirituales.

Los Cristianos deben responder a la pobreza global y el hambre con esperanza. Los creyentes pueden actuar en nombre de los pobres con la confianza de que están ayudando a avanzar la obra de Dios en el mundo: "Yo sé que Jehová tomará a su cargo la causa del afligido, Y el derecho de los necesitados." (Salmo 140:12). Los creyentes trabajan con la esperanza de que Jesús volverá, y "juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra" (Isaías 11:4).

Hasta ese día de equidad final, Jesús dijo: "siempre tendréis pobres con vosotros" (Mateo 26: 11). Siendo ese el caso, tenemos oportunidades ilimitadas — y la urgente obligación — para servir al Señor por servir a los demás.


Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo deberían los cristianos responder a la pobreza global y el hambre?