¿Qué dice la biblia acerca de perdonarte a ti mismo?



 

Pregunta: "¿Qué dice la biblia acerca de perdonarte a ti mismo?"

Respuesta:
La biblia nunca habla acerca de la idea de "perdonarte a ti mismo". Se nos dice que debemos perdonar a otros cuando ellos nos ofenden y buscan el perdón. Cuando pedimos el perdón de Dios basados en que Cristo ya ha pagado por nuestros pecados y habiendo confiado en él como Salvador y Señor, él nos perdona. Es tan sencillo como eso (1 Juan 1:9). Sin embargo, aunque somos liberados de la esclavitud del pecado (tal como se habla en Romanos capítulos 6-8), todavía podemos revolcarnos en el pecado y actuar como si no estuviéramos libres de él. Asimismo, con sentimientos de culpa, podemos aceptar el hecho de que somos perdonados en Cristo, o podemos creer la mentira del diablo de que todavía somos culpables y por lo tanto debemos sentirnos culpables.

La biblia dice que cuando Dios nos perdona, él "ya no más se acordará de nuestro pecado" (Jeremías 31:34). Esto no significa que el Dios omnisciente se olvida porque él nos perdona. Por el contrario, él decide no traer nuestro pecado para sí mismo o para otros. Cuando nuestros antiguos pecados vienen a la mente, podemos elegir permanecer en ellos (con los resultantes sentimiento de culpa), o podemos elegir llenar nuestras mentes con pensamientos del grandioso Dios que nos perdonó, agradecerle y alabarlo por eso (Filipenses 4:8). Recordar nuestros pecados sólo es beneficioso cuando nos recuerda la magnitud del perdón de Dios y hace que perdonar a los demás sea más fácil para nosotros (Mateo 18:21-35).

Lamentablemente, hay personas que no "se perdonan a sí mismos", es decir, que no se mueven más allá de su pasado, porque realmente no quieren olvidarse de sus antiguos pecados, eligiendo más bien el seguir obteniendo una emoción sustituta de revivirlos en sus mentes. Esto, también, es un pecado y se debe confesar y abandonar. Un hombre que codicia a una mujer en su corazón, es culpable del pecado de adulterio (Mateo 5:28). De la misma manera, cada vez que queremos revivir mentalmente nuestro pecado, cometemos el mismo pecado otra vez. Si esto está sucediendo en la vida de los cristianos, el patrón de pecado, culpa, pecado, culpa puede ser destructivo y nunca termina.

El recordar que nuestros pecados son perdonados debería ayudar a que sea más fácil el perdonar los pecados de los demás (Mateo 7:1-5; 1 Timoteo 1:15). El perdón nos debe recordar el gran Salvador que nos perdonó y siempre seremos perdonados, aunque sin merecerlo, y quien nos acerca en obediencia amorosa a él (Romanos 5:10; Salmo 103:2-3, 10-14). Dios permitirá que nuestro pecado venga a la mente (Satanás puede tener la intención de usarlo para un fin malo, pero Dios lo permite para un buen propósito), pero él quiere que aceptemos su perdón y nos regocijemos en su gracia. Así que, la próxima vez que tus antiguos pecados vengan a tu mente, elije permanecer en su misericordia (podría ayudar el hacer una lista de los versículos que te animan a alabar) y pensar en cómo debemos detestar el pecado.


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la biblia acerca de perdonarte a ti mismo?