¿Cómo encuentro consuelo y paz cuando ha fallecido un ser amado?



 

Pregunta: "¿Cómo encuentro consuelo y paz cuando ha fallecido un ser amado?"

Respuesta:
Si un ser amado suyo ha fallecido, sabrá que es una experiencia dolorosa. Jesús comprendió el dolor de perder a alguien cercano a su corazón. En el Libro de Juan 11:1-44, aprendemos que Jesús perdido a un ser querido llamado Lázaro. Jesús estaba profundamente conmovido y lloró por la pérdida de su amigo. Esta historia, sin embargo, no termina en lágrimas. Jesús sabía que él tenía el poder necesario para resucitar a Lázaro de entre los muertos. Jesús dijo, "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:25). Jesús venció la muerte por medio de su resurrección. Es reconfortante saber que la muerte no es el final para aquellos que creen. Quienes conocen a Jesús como salvador, tendrán la vida eterna (Juan 10:28). Dios ha preparado un nuevo hogar para nosotros donde no habrá más muerte, ni lágrimas, ni dolor (Apocalipsis 21:1-4).

Incluso si estamos seguros de que nuestro ser amado está en un lugar mejor, seguimos experimentando el dolor de su ausencia en la tierra. Está bien llorar la pérdida por un ser querido. Jesús lloró por la muerte de Lázaro, aun sabiendo que lo iba a resucitar. Dios no tiene miedo de nuestras emociones o de nuestras preguntas. Podemos echar nuestras cargas en él y confiar en su amor para darnos tranquilidad y consuelo (1 Pedro 5:7). Podemos recordar las muchas cosas buenas acerca de los seres queridos que hemos perdido y regocijarnos en el hecho de que pudimos formar parte de sus vidas. Podemos compartir historias de cómo ellos impactaron nuestras vidas. Podría ser incluso alentador hacer algunas de las cosas que nuestros seres particularmente disfrutaron, o pasar tiempo recordándolos juntamente con otros familiares y amigos cercanos. También podemos honrar su memoria viviendo una vida que honre y de gloria a Dios.

Es importante recordar que Dios es, en última instancia, la fuente de nuestro consuelo (2 Corintios 7:6). Aunque está bien recordar a los seres amados que hemos perdido para honrar su influencia en nuestras vidas, la biblia es clara en que no debemos orar a ellos, ni tampoco adorarlos de alguna manera. Por el contrario, levantamos nuestras oraciones a Dios y le pedimos consuelo y sanidad. La biblia nos dice que Dios es el padre de misericordias y de que él nos consuela en todas nuestras tribulaciones (2 Corintios 1:3-4). Tenga la certeza de que Dios lo ama y que él entiende cuán lastimado se siente. Corra al abrigo del altísimo, donde encontrará un dulce descanso (Salmo 91:1-2).


Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo encuentro consuelo y paz cuando ha fallecido un ser amado?