¿Son los cristianos “pequeños dioses”?


Pregunta: "¿Son los cristianos “pequeños dioses”?"

Respuesta:
Algunos sistemas teológicos, como el mormonismo, enseñan la herejía de que las personas pueden ser dioses por derecho propio. El catolicismo romano enseña lo que llama la divinización del hombre: "El unigénito Hijo de Dios, queriendo hacernos partícipes de su divinidad, asumió nuestra naturaleza, para que, hecho hombre, pudiera hacer a los hombres dioses" (El Catecismo de la Iglesia Católica, Segunda Edición, Sección 2, Capítulo 2, Artículo 3, Párrafo I, 1:460), aunque el significado católico es que los creyentes están unidos a Cristo a través de la eucaristía. Lo que popularmente se ha llamado la "controversia de los pequeños dioses", se originó con pastores y maestros de la palabra de fe. La idea básica detrás de la controversia, es que los seres humanos son en realidad divinos, creados "a imagen de Dios" (Génesis 1:27), no sólo por tener un alma, o por tener dominio sobre la tierra, o viviendo en relación con los demás, sino que además siendo de la misma "clase espiritual" como Dios mismo. Los teólogos bíblicos condenan este concepto tan erróneo en el mejor de los casos, y en el peor de los casos como sectas heréticas.

El postulado fundamental de la palabra de la fe es que, cuando le pedimos algo a Dios en fe, Él está obligado a cumplir ese requerimiento. Como "pequeños dioses", nuestras palabras tienen mucho poder. Este error se enseña por algunos evangelistas de televisión, y sus raíces en el pentecostalismo lo han hecho más común en las iglesias carismáticas. El movimiento de la palabra de la fe tiene una serie de frases o nombres conocidos tales como: "declárelo-reclámelo", "teología de la prosperidad", y "el evangelio de la salud y la riqueza".

El fundamento para la afirmación de los "pequeños dioses" se encuentra en dos pasajes de la escritura. Salmo 82:6 dice, "Yo dije: Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo". Jesús cita este Salmo en Juan 10:34, "¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?". Sin embargo, estos dos pasajes tienen explicaciones en el contexto inmediato que claramente no indican la humana divinidad. El Salmo 82:6 es seguido por una advertencia de que "Pero como hombres moriréis, Y como cualquiera de los príncipes caeréis" (versículo 7). La referencia es a los hombres mortales que representan la autoridad de Dios en el mundo, tales como los reyes, los jueces y magistrados.

El salmo 82 es una advertencia para los líderes injustos que se consideran a sí mismos "dioses" (Salmo 82:1), pero que "no saben nada", quienes "andan en tinieblas" (Salmo 82:5). Jesús usó este pasaje como respuesta a quienes lo acusaron de blasfemia. Esencialmente, Jesús preguntó por qué cuando los gobernantes de esta tierra eran llamados dioses, aquel "al que el Padre santificó y envió al mundo" (Juan 10:36) estaba blasfemando al afirmar que era el Hijo de Dios.

No hay soporte para afirmar la divinidad de los cristianos, especialmente al considerar el resto de la biblia. Dios es el único Dios (Isaías 37:16). Nunca hemos sido Dios, no somos Dios en estos momentos, y nunca seremos Dios. Jesús fue totalmente Dios y totalmente hombre (una combinación que se denomina la unión hipostática). Si la hipótesis de los "pequeños dioses" se acepta, se le atribuye a Jesús algo así como una menor divinidad; Él llegó a ser un "pequeño dios" como nosotros. Juan dice: "Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros" (Juan 1:14), aunque esto no indica una "menor divinidad". Jesús se hizo hombre de carne y sangre para poder morir por nuestros pecados (Hebreos 2:14), sin embargo, mantuvo Su completa posición en la Divinidad. Dios nos creó con un espíritu, pero ese espíritu no tiene cualidades divinas.

English

Retornar a la página inicial de Español

¿Son los cristianos “pequeños dioses”?

Suscríbete a la pregunta de la semana