¿Pecamos diariamente? ¿Es posible pasar todo un día sin pecar?



 

Pregunta: "¿Pecamos diariamente? ¿Es posible pasar todo un día sin pecar?"

Respuesta:
Mientras que no hay un versículo bíblico que diga específicamente que cometemos un acto pecaminoso cada día, tenemos versículos que nos recuerdan que hemos heredado la capacidad para pecar en cualquier momento. "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Romanos 5:12). "He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre" (Salmo 51:5). Además, tenemos mandamientos que sabemos que nunca guardamos, y mucho menos diariamente. Por ejemplo, ¿quién puede afirmar que ama a Dios con todo su corazón, su mente y su alma en cada momento de cada día? Nadie. Sin embargo, ése es el gran mandamiento (Mateo 22:36-38). No amar a Dios completamente en todo momento es un pecado diario de todos los cristianos.

También tenemos un versículo que nos advierte del engaño de nuestra vieja naturaleza pecaminosa, que en cierto sentido nos advierte del potencial, si es que no de la probabilidad del pecado diario. "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?" (Jeremías 17:9). Incluso el apóstol Pablo estaba frustrado con su propia batalla contra el pecado interno. "Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros" (Romanos 7:22-23). Esta capacidad para pecar le condujo a un grito de desesperación, "¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?" (Romanos 7:24).

Salomón sabía muy bien que él y todos los hombres no sólo tienen el potencial para pecar, sino que todos podemos ejercer esa capacidad de forma rutinaria. Como dijo en su oración, en la dedicación del templo, "Si pecaren contra ti (porque no hay hombre que no peque)…" (1 Reyes 8:46). Y Salomón nuevamente habló del pecado en el libro del Eclesiastés: "Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque" (Eclesiastés 7:20). Una vez más, mientras que estos versículos no indican claramente el pecado diario, sin duda nos advierten contra el orgullo de decir en cualquier momento que no tenemos pecado.

La buena noticia es que no tendremos que esforzarnos para siempre contra el pecado diario. Un día estaremos en el cielo con nuestro Salvador y seremos libres de la presencia y el poder del pecado, así como ya hemos sido liberados de su castigo.


Retornar a la página inicial de Español

¿Pecamos diariamente? ¿Es posible pasar todo un día sin pecar?