¿Promueve o prohíbe la Biblia el orar a los ángeles?



 

Pregunta: "¿Promueve o prohíbe la Biblia el orar a los ángeles?"

Respuesta:
Aunque no hay ningún versículo que declara explícitamente, "Usted no debe orar a los ángeles," es abundantemente claro que no debemos orar a los ángeles. En última instancia, la oración es un acto de adoración. Y, tal como los ángeles rechazan nuestra adoración (Apocalipsis 22:8-9), así también rechazarían nuestras oraciones. Ofreciendo nuestra adoración u oración a alguien que no sea Dios es idolatría.

También hay varias razones teológicas y prácticas por qué el orar a los ángeles está mal. Cristo mismo nunca oró a nadie más que al Padre. Cuando se le preguntaron los discípulos a enseñarles a orar, Jesús les ordenó "Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos" (Mateo 6:9; Lucas 11:2). Si orando a los ángeles fuera algo, como Sus discípulos, que deberíamos hacer, esto habría sido el lugar para que nos lo diga. Claramente, debemos orar sólo a Dios. Esto también es evidente en pasajes como Mateo 11:25-26, donde la introducción de la oración de Cristo comienza con "Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra." Jesús no sólo comienza sus oraciones dirigiéndose al Padre, sino el contenido de Sus oraciones generalmente solicitan asistencia que sólo podría concederse por alguien con poder omnipotente, omnisciente y omnipresente. Orando a los ángeles sería ineficaz, porque son seres creados y no poseen estos poderes.

El caso contra el orar a los ángeles también puede hacerse mediante la revisión de Juan 17:1-26 donde Jesús ora en nombre de sus seguidores, solicitando las múltiples bendiciones sobre ellos de Dios el Padre, incluyendo la santificación, la glorificación, y la preservación de los santos. Estas tres bendiciones sólo pueden venir de la fuente que los mantiene en la actualidad, y otra vez, los ángeles simplemente no tienen ese poder. Los ángeles no pueden santificarnos, no pueden glorificarnos y no pueden garantizar nuestra herencia en Cristo (Efesios 1:13-14).

En segundo lugar, hay una ocasión en Juan 14:13 cuando Cristo mismo dice a los creyentes que lo que le pedimos en Su nombre, Él logrará porque Él apela directamente al Padre. Ofreciendo una oración a los ángeles no alcanza una oración efectiva y bíblicamente guiada. Una segunda ocasión en que Cristo menciona que las oraciones deben ser ofrecidas solo en Su nombre ocurre en Juan 16:26. Este verso transmite el mensaje de que, después de la ascensión de Cristo al cielo, Él actúa como un intercesor al Padre para todos los creyentes. Ni los ángeles ni cualquier otro ser creado es descrito jamás como un intercesor con el Padre. Sólo el Hijo y el Espíritu Santo (Romanos 8:26) pueden interceder ante el trono del Padre.

Por último, 1 Tesalonicenses 5:17 le dice al creyente a orar sin cesar. Esto sólo sería posible si un creyente tiene acceso a un Dios que está siempre presente y disponible para escuchar las súplicas de toda persona a la vez. Los ángeles no tienen esta capacidad — no son omnipotentes ni omnipresentes — y como tal no están calificados para recibir nuestras oraciones. La oración al Padre por medio de Cristo es el único medio necesario y eficaz por el cual podemos comunicarnos con el Padre. No, orando a los ángeles absolutamente no es un concepto bíblico.


Retornar a la página inicial de Español

¿Promueve o prohíbe la Biblia el orar a los ángeles?