settings icon
share icon
Pregunta

¿Por qué Jesús nos ordenó que oráramos "no nos dejes caer en tentación" cuando Dios dice que no nos tienta?

 
Respuesta


En Santiago 1:13 vemos que Dios no nos tienta a pecar. Si Dios nos tentara a pecar, estaría actuando en contra de Su naturaleza santa, en contra de Su deseo de que seamos santos como Él es santo (1 Pedro 1:16), y en contra de todos los demás mandamientos de las Escrituras que nos dicen que evitemos el pecado y huyamos de la tentación. En la oración modelo del Señor (Mateo 6:9-13), Jesús dice: "No nos metas en tentación, mas líbranos del mal" (versículo 13). Incluir una petición a Dios para que no nos conduzca a la tentación nos enseña que evitar la tentación debe ser una de las principales preocupaciones de la vida cristiana.

El tema de Dios guiando a Su pueblo es uno de los principales de la Escritura. El libro de los Salmos está especialmente lleno de súplicas para que Dios nos guíe por Sus caminos (Salmo 5:8; 27:11), por Su verdad y justicia, y por "el camino eterno" (Salmo 139:24). Además de guiarnos hacia el bien, debemos entender que le pedimos a Dios que nos aleje del mal. La petición del Padre Nuestro de no caer en la tentación refleja el deseo del creyente de evitar por completo los peligros del pecado. Esta frase, pues, debe entenderse como un "permitir". Jesús nos enseñó a orar: "No 'permitas' que seamos tentados a pecar". Esta petición implica que Dios tiene tal control sobre el tentador como para salvarnos de su poder si invocamos a nuestro Padre Celestial.

También hay otro sentido en el que debemos suplicar a Dios que no nos haga caer en la tentación. La palabra tentación también se puede referir a las pruebas. En 1 Corintios 10:13 se dice que Dios no nos pondrá a prueba más allá de nuestra capacidad de soportarlas en Cristo y que siempre nos proporcionará una salida. Sin embargo, a veces Dios nos somete a pruebas que pueden exponernos a los asaltos de Satanás para Sus propios propósitos, como en los casos de Job y Pedro (Lucas 22:31-32). Si la tentación en el Padre Nuestro se refiere a las pruebas, entonces el significado de Mateo 6:13 es: "No nos aflijas ni nos pruebes". No es incorrecto orar para que seamos liberados de las pruebas y el sufrimiento, siempre y cuando nos sometamos a la voluntad de Dios, sin importar cuál sea. El creyente tiene derecho a pedir que se le libre de las pruebas, así como a pedir la fortaleza para soportarlas en caso de que lleguen.

Podríamos ilustrar las palabras de Jesús "No nos dejes caer en tentación" de la siguiente manera: una madre lleva a sus hijos pequeños de compras al supermercado y llega a la sección de dulces. Sabe que llevar a sus hijos a esa sección sólo despertará la codicia en sus corazones y provocará ataques de lloriqueo y pucheros. Con sabiduría, toma otro camino: lo que pueda necesitar en la sección de dulces tendrá que esperar para otro día. De esta manera, la madre evita lo desagradable y evita a sus hijos una prueba. Orar, "No nos dejes caer en tentación", es como orar, "Dios, no me lleves a la sección de dulces hoy". Es reconocer que naturalmente nos aferramos a cosas poco provechosas y que la sabiduría de Dios puede evitar lo desagradable de nuestros deseos que no nos van a beneficiar.

Ya sea que pidamos que Dios nos aleje del pecado o de las pruebas difíciles, nuestro objetivo se encuentra en la segunda parte del versículo 13: "Líbranos del mal". Una petición similar a ésta la ofrece David en el Salmo 141:4 "No dejes que se incline mi corazón a cosa mala, a hacer obras impías con los que hacen iniquidad; y no coma yo de sus deleites". En todas las cosas, Dios es nuestro libertador, y somos sabios al buscar Su poder sobre el pecado.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué Jesús nos ordenó que oráramos "no nos dejes caer en tentación" cuando Dios dice que no nos tienta?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries