¿Por qué gran parte del mundo está aún sin evangelizar?


Pregunta: "¿Por qué gran parte del mundo está aún sin evangelizar?"

Respuesta:
La última enseñanza de Jesús a sus discípulos fue, "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén" (Mateo 28:19-20). Cuando leemos el libro de los Hechos, vemos que los discípulos hicieron eso. Después de que el Espíritu Santo descendió sobre ellos, comenzaron a proclamar el mensaje de la Palabra de Dios con denuedo (Hechos 2:4). Dios les dio la habilidad sobrenatural de hablar en otros idiomas, de modo que personas de muchas tierras extranjeras escucharon las buenas nuevas (Hechos 2:6). Esas personas creyeron y luego llevaron el mensaje de salvación de Dios de regreso a sus países de origen, y así se propagó el evangelio.

A pesar de los ataques a lo largo de la historia para destruir el cristianismo, el mensaje del evangelio continúa propagándose en la medida que las vidas son transformadas por el amor de Jesús. Los misioneros han dejado todo para viajar a regiones difíciles y llevar las buenas nuevas a los nativos. A través del evangelismo personal, la radio, la televisión, el internet, la literatura y muchos otros medios, las personas en todo el mundo están escuchando de la salvación de Jesús y así mismo están respondiendo. Escuchamos que musulmanes en países cerrados reciben visiones y sueños donde Jesús se les aparece y están convencidos de Su identidad como el Hijo de Dios. Sin embargo, a medida que la población mundial crece, igualmente crece el número de personas que no han sido alcanzadas. A pesar de los esfuerzos de la iglesia, millones de personas todavía nunca han oído hablar de Jesús. De hecho, en algunas zonas del mundo donde había una fuerte presencia cristiana, como Turquía y el Norte de África, ahora son fortalezas de la falsa religión.

Una de las razones por las que gran parte del mundo aún no se ha evangelizado, es debido a la lejanía de algunos grupos étnicos. Los exploradores aún están descubriendo pueblos y aldeas tribales tan lejos del mapa, que nadie sabía de su existencia. En relación con esto, algunos grupos de personas hablan idiomas que los misioneros todavía no han descifrado, por lo que la comunicación con ellos es casi imposible. Todavía hay otras tribus y naciones que se oponen bastante a los extraños o cristianos, lo cual hace que el llegar a ellos sea peligroso. Muchos han intentado evangelizar a esos grupos y han perdido sus vidas en el proceso, y por ende las fronteras del país se han vuelto más restrictivas.

Otro motivo del porqué gran parte del mundo no se ha evangelizado, es la apatía de muchos cristianos en las culturas occidentales. Las palabras de Santiago se pueden aplicar a aquellos de nosotros que somos ricos en comparación con el resto del mundo: "¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla.

Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros…Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos…" (Santiago 5:1-5).

Esas son palabras duras para nuestros oídos, pero debemos examinarnos a nosotros mismos para ver si se aplican a nuestras actitudes acerca de nuestros propios recursos. Jesús enseñó que debemos "ganar amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, nos reciban en las moradas eternas" (Lucas 16:9). En otras palabras, debemos utilizar nuestros recursos en este mundo para hacer que la obra de Dios avance; el resultado será más personas en el cielo.

¿Vemos nuestro dinero como si fuera propio para gastar en nuestros placeres?, o ¿lo vemos como la provisión de parte de Dios para usarlo bajo Su dirección? ¿Consideramos que nuestro tiempo es nuestro para hacer lo que nos plazca?, o ¿lo consideramos como un regalo de Dios para usarlo en la búsqueda de Su voluntad? ¿Pensamos en nuestros talentos como cosas que hay que aprovechar solamente para ganancia personal?, o ¿los vemos como dones de Dios para usarlos como Él quiere? ¿Consideramos a los pobres y aquellos en países necesitados a la hora de decidir cómo gastar nuestros recursos? ¿Nos ha llamado Dios a las misiones en otros lugares, pero nos estamos resistiendo? ¿Nos ha llamado Él a apoyar un misionero o ministerio específico en la oración, pero generalmente nos olvidamos de ellos? ¿Somos buenos administradores de la provisión que Dios nos ha dado, y somos cuidadosos en utilizarlos como Él desea? ¿Estamos buscando primero Su reino y participando en la expansión del evangelio de la manera que Él nos ha llamado en la situación en nuestra vida? Una razón por la cual muchas personas no han oído el evangelio, es que el pueblo de Dios se niega a llevar el evangelio donde ellos están. No nos acostumbremos tanto al evangelio, porque de otra manera no vamos a desear que se propague y no vamos a hacer lo que podamos para lograr ese fin.

En Mateo 11:21-24 Jesús menciona las ciudades donde Él ya había predicado y hecho milagros, pero ellos se negaron a creer en Él: "¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza. Por tanto, os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras. Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida; porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy. Por tanto, os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma, que para ti". Esto parece querer decir que Dios nos hace responsables por las oportunidades que nos han dado (Mateo 10:14-15). Ya que Dios es un juez justo (Salmo 7:11), podemos confiar en que Él hará lo que es correcto cuando las personas que no han sido alcanzadas estén delante de Él en el día del juicio. Sin embargo, también tendremos que dar cuenta de si somos o no obedientes a Su mandato de hablarles acerca de Él (Mateo 12:36; 2 Corintios 5:10).

Cada cristiano tiene muchas oportunidades para ayudar a resolver el problema del pueblo que no ha sido alcanzado con el evangelio. Si la situación se lo permite, puede realizar uno o más de los siguientes:

• Dar a organizaciones misioneras.

• Apoyar a los niños pobres a través de cualquier organización benéfica que satisfaga las necesidades físicas y espirituales de los niños de todo el mundo.

• Pregúntele al Señor si Él quiere que usted sea un misionero a tiempo completo.

• Haga un viaje misionero a corto plazo a un área no alcanzada. Al evaluar personalmente las necesidades de la gente, a menudo somos avivados con pasión para alcanzarlos. Muchas organizaciones prósperas comenzaron cuando una persona veía una necesidad.

• Si usted tiene las habilidades del idioma, conviértase en un traductor de la biblia.

• Deje de poner excusas por causa del miedo o la pereza. Si Dios lo está llamando, Él lo sustentará.

• Evalúe sus propios talentos, dones y recursos para ver lo que podría ser útil para difundir el evangelio a aquellos que no han sido alcanzados. (Ejemplos: licencia de piloto, habilidades organizativas, riqueza monetaria, experiencia mecánica, conocimientos médicos, etc.).

Cuando ascendió a los cielos, Jesús confió Su mensaje a un puñado de personas. Él pudo haber viajado más lejos de lo que viajó durante Su ministerio terrenal. Pudo haber hecho los viajes misioneros que Pablo hizo. Pudo haber enviado ángeles para predicar el evangelio en todas partes. Pero no hizo ninguna de esas cosas. Por el contrario, Él ha confiado el mensaje más importante en el mundo a unas pocas personas falibles. Con todo, ese mensaje ha cambiado el mundo porque esas personas llenas del Espíritu estaban dispuestas a darlo todo. Cuando cada persona que afirma seguir a Cristo también está dispuesta a darlo todo, podemos disminuir el problema de las personas no alcanzadas para la gloria de Dios.

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué gran parte del mundo está aún sin evangelizar?

Suscríbete a la pregunta de la semana