settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué significa que no es bueno que el hombre esté solo (Génesis 2:18)?

Respuesta


Era hermoso. Los ángeles se quedaron atónitos al contemplar el universo que Dios había creado, lleno de lunas, galaxias y un planeta llamado Tierra. La Tierra había estado "sin forma y vacía" (Génesis 1:2), pero ahora florecía con vida: plantas verdes, criaturas vivientes, grandes océanos y, como toque final de brillantez, el Creador formó un hombre al que llamó Adán. La creación era perfecta en todos los aspectos menos en uno. El hombre estaba solo; fue lo único para lo que Dios dijo que "no era bueno" (Génesis 2:18). Adán no estaba físicamente solo, ya que tenía animales e incluso comunión con su Creador. Sin embargo, Dios sabía que eso no era suficiente. El hombre necesitaba a alguien como él, alguien al mismo nivel que viera, experimentara y aprendiera lo mismo que él. Así que Dios creó la pareja perfecta para el hombre. Creó a la mujer (versículo 22).

Es interesante que, antes de que Dios creara a la mujer, primero le trajo a Adán todas las criaturas vivientes que había hecho. Le dio a Adán la tarea de ponerles nombre, para que Adán tuviera un trabajo productivo y un propósito de vida (Génesis 2:19-20). No obstante, al ponerles nombre a todos los animales, a Adán se le hizo evidente que no había nada comparable a él. Cabe mencionar que los primates formaron parte de ese proceso para ponerles nombre, y Adán no encontró una pareja adecuada entre lo que algunos llaman "nuestros parientes más cercanos". Claramente, desde el principio hubo una clara distinción entre la humanidad y el reino animal.

Algunos pueden preguntarse por qué Adán se sentía solo cuando tenía a Dios como compañero. La palabra traducida "solo" también puede significar "separado" o "segregado". Adán estaba en una categoría para él solo, y Dios sabía que esto no era bueno. Los animales habían sido creados "macho y hembra". Cada uno tenía una pareja. El macho y la hembra fueron diseñados para complementarse. Las parejas de machos y hembras de la misma especie experimentan la vida de la misma manera y benefician al mundo gracias a sus cualidades particulares. Los instintos de cada género son diferentes, y fueron diseñados para trabajar juntos con el fin de propagar la especie (Génesis 1:22).

Lo mismo ocurre con los hombres y las mujeres, y por eso Dios dijo: "No es bueno que el hombre esté solo". Nuestros cuerpos fueron diseñados para complementarse en el proceso reproductivo, y las diferencias psicológicas y emocionales de cada género potencian las fortalezas del otro. A pesar de las opiniones actuales, los hombres y las mujeres están diseñados de forma única incluso en su ADN. No somos intercambiables, y el género no depende de nuestro estado de ánimo ni de nuestros sentimientos. Los hombres necesitan la perspicacia y el enfoque más suave de las mujeres, y las mujeres necesitan la fuerza y la racionalidad de los hombres.

Cuando Dios dijo que "no era bueno" que Adán estuviera solo, ya tenía un plan en mente. No creó a otro hombre para que lo acompañara. Las amistades entre personas del mismo sexo son importantes y satisfacen ciertas necesidades emocionales, pero cuando Dios juntó a dos humanos para que tuvieran mayor intimidad, creó dos géneros distintos. El instinto de buscar pareja es inherente a la mayoría de las personas. La sexualidad desempeña un papel, pero no es el panorama completo. La soledad que a menudo sienten los solteros no se puede calmar acumulando amigos del mismo sexo. Es el tipo de soledad que sintió Adán antes de que Dios creara a Eva.

Aunque es bueno permanecer soltero si ese es el plan de Dios para la vida de alguien, la mayoría de las personas no pueden hacerlo mientras se mantienen sexualmente puras. El apóstol Pablo no estaba casado y parecía creer que esa era una forma de vida mejor (1 Corintios 7:7, 28, 38). Es posible que haya estado casado en algún momento y que haya perdido a su esposa al morir, pero no podemos estar seguros. En cualquier caso, su dedicación total al ministerio le resultaba tan satisfactoria y absorbente que no necesitaba estar casado. Sin embargo, la mayoría de las personas sienten la misma necesidad que sintió Adán, y no es bueno que estén solas.

Cuando consideramos cómo llenar esa soledad, generalmente comenzamos a salir con alguien. Es muy importante que aprendamos y practiquemos la sabiduría a la hora de elegir un novio o una novia, porque esa persona puede acabar siendo un cónyuge. Tan malo como se siente estar solo, es muchísimo peor estar atrapado en un matrimonio terrible. La clase de intimidad que Dios desea para nosotros es la que tenían Adán y Eva cuando Dios los unió. Esta unión era un hombre y una mujer para toda la vida (Marcos 10:7-9).

Por lo tanto, cuando Dios dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo, quiso decir que Adán no podía alcanzar su pleno potencial por sí mismo. Necesitaba una esposa antes de poder ser padre. Necesitaba a alguien como él para tener compañía e intimidad. Necesitaba otra perspectiva de la vida, porque nadie puede verlo todo en todo momento. El matrimonio fue la solución de Dios para la soledad que sentía Adán, y sigue siendo Su solución para que no tengamos que vivir solos.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué significa que no es bueno que el hombre esté solo (Génesis 2:18)?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries