¿Por qué Jesús le ordenó a las personas que no dijeran a los demás los milagros que Él hizo?



 

Pregunta: "¿Por qué Jesús le ordenó a las personas que no dijeran a los demás los milagros que Él hizo?"

Respuesta:
Después de sanar a un leproso, (Marcos 1:41-42) "Jesús entonces le encargó rigurosamente, y le despidió luego, y le dijo: Mira, no digas a nadie nada..." (Marcos 1:43-44). En nuestra opinión, parecería que Jesús quería que todos supieran acerca del milagro, pero Jesús sabía que la difusión sobre estos milagros podrían obstaculizar su misión y desviar la atención pública de su mensaje. Marcos registró que esto fue exactamente lo que sucedió. En la emoción de este hombre sobre su milagrosa sanidad, Él desobedeció. Como resultado, Cristo tuvo que mover su ministerio fuera de la ciudad y hacia las regiones desérticas (Marcos 1:45) "de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a Él de todas partes".

Además, Cristo, aunque había limpiado al leproso, aun así, le exigió que fuera obediente a la ley de la tierra, ir inmediatamente al sacerdote, y que no se demorara y se detuviera a hablar acerca de su sanidad. También era posible que si él no iba pronto, hombres malpensados irían antes que él, persuadirían al sacerdote y evitarían que su declaración de la sanidad fuera verdad, por haber sido hecha por Jesús. Era aún más conveniente que el sacerdote declarara que era una sanidad verdadera, y no que los judíos pudieran sospechar respecto a que fuera un verdadero milagro.

Por último, Jesús no quiso que la gente se enfocara en los milagros que Él realizó, sino en el mensaje que proclamó y la muerte que iba a sufrir. Lo mismo ocurre hoy en día. Dios prefiere que nos centremos en el milagro sanador de la salvación a través de Jesucristo, en lugar de centrarnos en otras sanidades y/o milagros.


Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué Jesús le ordenó a las personas que no dijeran a los demás los milagros que Él hizo?