¿Por qué yo no debería cometer suicidio?


Pregunta: "¿Por qué yo no debería cometer suicidio?"

Respuesta:
Nuestros corazones están con aquellos que tienen pensamientos de terminar con sus propias vidas a través del suicidio. Si al momento ese es usted, debe experimentar muchas emociones, tales como sentimientos de desesperanza y desesperación. Usted puede sentirse como que está en el pozo más profundo, y duda de que haya alguna esperanza de que las cosas mejoren. A nadie parece importarle o entender de dónde viene usted. Simplemente, la vida no vale la pena vivirla… ¿o sí?

Si usted se toma unos pocos minutos y considera permitir que Dios verdaderamente sea Dios en su vida ahora mismo, Él va a probar justamente cuán grande es Él en realidad, "Porque nada hay imposible para Dios" (Lucas 1:37). Tal vez cicatrices de las heridas del pasado, han resultado en un abrumador sentido de rechazo o abandono. Eso puede conducir a la autocompasión, enojo, amargura, deseos de venganza, temores enfermizos que han causado problemas en algunas de sus relaciones más importantes.

¿Por qué no debería cometer suicidio? Amigo, no importa que tan mal estén las cosas en su vida, hay un Dios de amor que le está esperando, para que le permita guiarle a través de su túnel de la desesperación, y conducirlo hacia Su luz maravillosa. Él es su esperanza segura. Su nombre es Jesús.

Este Jesús, el inmaculado Hijo de Dios, se identifica con usted en su tiempo de rechazo y humillación. El profeta Isaías escribió de Él en Isaías 53:2-6, describiéndolo como un hombre que fue "despreciado y rechazado" por todos. Su vida estuvo llena de dolor y sufrimiento. Aunque el dolor que llevó no fue el suyo, sino el nuestro. Fue traspasado, herido y abatido por nuestros pecados. Por causa de Su sufrimiento, nuestras vidas pueden ser redimidas y restauradas.

¡Amigo, Jesucristo soportó todo esto, a fin de que todos sus pecados pudieran ser perdonados! Sepa que cualquier peso de culpa que cargue con usted, Él va a perdonarlo si humildemente lo recibe como su Salvador. "Invócame en el día de la angustia; te libraré, y tú me honrarás (Salmos 50:15). Nada de que usted alguna vez haya hecho, es demasiado malo como para que Jesús no lo perdone. Algunos de sus siervos escogidos en la biblia cometieron pecados graves, tales como asesinato (Moisés), adulterio (rey David), y abuso físico y emocional (apóstol Pablo). No obstante, encontraron perdón y una nueva vida abundante en el Señor. "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2ª Corintios 5:17).

¿Por qué no debería suicidarse? Amigo, Dios está dispuesto a reparar lo que se ha "roto", concretamente, la vida que tiene ahora, la vida que quiere terminar con el suicidio. En Isaías 61:1-3, el profeta escribió: "El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová…a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos… se les de gloria (la corona de la belleza) en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado" (Isaías 61:1-3).

Venga a Jesús, y permítale restaurar su gozo y eficacia, mientras confía en Él para comenzar una nueva obra en su vida. Él promete restaurar el gozo que ha perdido y darle un nuevo espíritu para sustentarlo. Su corazón quebrantado es precioso para Él: "Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios" (Salmos 51:12, 15-17).

¿Aceptaría al Señor como su Salvador y Pastor? Él va a guiar sus pensamientos y pasos, un día a la vez, a través de Su Palabra, la Biblia. "Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos" (Salmos 32:8). "Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y abundancia de salvación; el temor de Jehová será su tesoro" (Isaías 33:6). En Cristo, todavía va a tener luchas, pero ahora va a tener esperanza. Él es un "amigo más unido que un hermano" (Proverbios 18:24). Que la gracia del Señor Jesús esté con usted en su hora de decisión.

Si usted decide confiar en Jesucristo como su Salvador, diga a Dios en su corazón estas palabras. "Dios, te necesito en mi vida. Por favor perdóname por todo lo que he hecho. Pongo mi fe en Jesucristo, y creo que Él es mi Salvador. Por favor límpiame, sáname, y restaura el gozo en mi vida. Gracias por Tu amor hacia mí y por la muerte de Jesús en mi lugar".

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué yo no debería cometer suicidio?

Suscríbete a la pregunta de la semana